Lo que Obama no entiende sobre Israel y el Medio Oriente

A continuación se muestra una entrevista con Martin Indyk por Nahum Barnea, escribiendo para Yediot Ahronoth.



No hay heridas tan graves como las infligidas por alguien que te ama: su dolor es exacto. Su dolor arde. En medio de la campaña electoral en los Estados Unidos, este mes se publicó un libro completo sobre los logros y fracasos de la política exterior de la administración ( Curvando la historia: la política exterior de Barack Obama ). Los capítulos de Medio Oriente fueron escritos por Martin Indyk, quien se desempeñó dos veces como embajador de Estados Unidos en Israel y fue uno de los miembros principales del equipo del proceso de paz. Hace cuatro años, apoyó a Hillary Clinton. Después de que ella perdió las elecciones primarias del Partido Demócrata, se alistó en la campaña electoral de Obama. Lo elogió mucho ante audiencias de judíos estadounidenses e israelíes.

No esta vez. El capítulo que escribió presenta una larga serie de errores colosales del presidente de los Estados Unidos, en parte debido a la inexperiencia, principalmente debido a la incomprensión del escenario árabe-israelí, el temperamento inadecuado y las concepciones erróneas. Obama no mostró ningún interés particular en el cambio de régimen y la democracia en el mundo árabe. Irónicamente, es la única área que ha cambiado durante su mandato.





Indyk, de 61 años, se desempeña hoy como vicepresidente de Brookings Institution, uno de los grupos de expertos políticos más importantes de Estados Unidos. Sus oponentes dirán que está enojado con Obama por no nombrarlo para un puesto en su administración. Parece que está mucho más enojado por la oportunidad perdida. Obama recibió el Premio Nobel de la Paz, pero no trajo la paz.

La conclusión necesaria de leer los capítulos que escribiste, le dije, es ir a votar por Mitt Romney, el candidato republicano. Vale la pena conversar con eso, dijo. Indyk visitó Israel esta semana. El miércoles, nos sentamos en el balcón del hotel King David en Jerusalén y buscamos juntos a los culpables.



Obama fue un presidente de proporciones épicas desde el primer día, comenzó Indyk. No se puede esperar menos de un primer presidente afroamericano. Desde su primer día en la Casa Blanca, puso al Medio Oriente en el primer lugar de su agenda política. Desafortunadamente para él, su participación personal solo empeoró las cosas.

La visión que presentó fue grandiosa, la promesa enorme. Pero su actitud fría, analítica y distante no se adaptaba al clima de Oriente Medio. Los líderes de Oriente Medio, israelíes y árabes por igual, confían en las relaciones personales que desarrollan con el presidente. Obama no desarrolla relaciones personales. Es su personaje.

No hay ningún argumento de que con respecto al conflicto árabe-israelí, el primer mandato de Obama haya sido un completo fracaso, dije. Prometió traer la paz, pero no pudo reanudar las negociaciones que tenían lugar de forma regular durante la era Bush. El mundo árabe no le creyó. Los israelíes no confiaban en él. La pregunta es cómo se divide la responsabilidad entre las partes, cuánto Obama es responsable y cuánto Netanyahu y Abu Mazen son responsables o quizás los cambios en el mundo árabe.



donde nació magallanes

En mi experiencia, dijo, se necesitan tres para bailar el tango en el Medio Oriente: un líder israelí y un líder árabe que estén listos para asumir riesgos y un presidente estadounidense que esté dispuesto a invertir su tiempo y prestigio para convencerlos de que los apoyará si asumen los riesgos. No hubo tal disposición, ni Netanyahu ni Abu Mazen la tienen. Hay mucha culpa para todos.

Pregunté en qué se diferenciaba el enfoque de Obama del de los presidentes Clinton y Bush.

lluvia de meteoritos 21 de octubre

Clinton trató de convencer a los israelíes de que él era uno de ellos, que los entendía y se sentía como ellos. Al mismo tiempo, trató de convencer a los árabes de que se estaba tomando en serio la solución de sus problemas.



Obama adoptó un enfoque opuesto. No sería Clinton, no sería Bush. Bush, dijo Obama, estaba cerca de Israel. Eso no ayudó a Estados Unidos ni a Israel: Israel no obtuvo la paz que tanto necesitaba y las relaciones de Estados Unidos con el mundo árabe se arruinaron. Tomaré otro camino.

No entendía a los árabes. En lo que respecta al conflicto, los árabes no creen que Estados Unidos esté de su lado. Su alianza es con Israel. Esperan que el presidente obtenga concesiones de Israel, debido a sus estrechas relaciones con él.

Tampoco entendía a los israelíes. Brindó a Israel ayuda y cooperación en materia de seguridad en una extensión y profundidad hasta ahora desconocidas en administraciones anteriores. Netanyahu y Barak lo admiten. No entendió que los israelíes necesitan simpatía, un abrazo. En el momento en que les hizo sentir que no le importaba, que su corazón no estaba con ellos, perdió la capacidad de afectar a la opinión pública. Y en el momento en que perdió el apoyo de la opinión pública, perdió el gobierno. Netanyahu lo entendió: cuando se enfrentó al presidente Clinton, en su primer mandato, perdió terreno en las urnas; cuando se enfrentó a Obama, se disparó.



En un caballo alto

El punto de inflexión fue el discurso de Obama en la Universidad de El Cairo en junio de 2009. Yo estuve allí. Después del discurso, hablé con los asesores cercanos de Obama, Ram Emanuel y David Axelrod. Les dije que los israelíes se tomaron mal el discurso. La comparación entre el Holocausto y el sufrimiento palestino los enfureció. El hecho de que Obama eligiera hablar en El Cairo pero no visitar Jerusalén dañó su honor.

Los dos se miraron en silencio, como para decir, sabíamos que pasaría, le advertimos pero se negó a escuchar. Con el paso del tiempo, se hizo público el hecho de que Obama mismo escribiera el discurso, en contra del consejo de todos sus asesores.

Antes de El Cairo llegó Riad, dijo Indyk. Obama exigió que Netanyahu congelara la construcción de asentamientos. Netanyahu dijo que si Arabia Saudita da algo, ayudaría. Obama decidió aterrizar en Riad de camino a El Cairo. Los saudíes estarían de acuerdo en acoger a varios prisioneros yemenitas detenidos en Guantánamo; harían un gesto público de buena voluntad hacia Israel para ayudar a Obama a asegurar la congelación de los asentamientos. La reunión no se preparó adecuadamente. Para su consternación, el rey Abdullah respondió negativamente a ambas solicitudes.

Marruecos, Qatar y los emiratos del Golfo, que estaban dispuestos a responder con gestos de buena voluntad a la decisión israelí de congelar los asentamientos, se retractaron tras la negativa saudí. Obama perdió su capacidad para influir en los árabes. Y luego vino el discurso de El Cairo, y Obama perdió su capacidad para influir en los israelíes.

La exigencia de congelar los asentamientos no era nueva: los presidentes anteriores lo habían hecho y en ciertos momentos los israelíes cumplieron. Obama exigió que no se tome en consideración el crecimiento natural. Fue una nueva demanda. Luego le dio a George Mitchell autoridad plenipotenciaria para negociar un compromiso [que produciría menos que un congelamiento total de los asentamientos]. Al hacerlo, puso a Abu Mazen en una posición imposible: no podría haber estado de acuerdo por menos de lo que Obama había exigido. Obama, se quejó Abu Mazen, me puso en un caballo alto. No tengo forma de librarme de eso.

Así es como opera Obama. Primero, establece una meta de gran alcance. Luego busca un compromiso. Al final, ningún lado está contento.

La misma dinámica estaba en acción cuando los palestinos intentaron convertirse en miembros de pleno derecho de la ONU. Un discurso de Obama los llevó a creer que Estados Unidos apoyaría este paso, pero cuando Abu Mazen fue a la ONU, los estadounidenses [dijeron que] emitirían un veto.

Los gobiernos de Oriente Medio, dije, se tomaron con dureza la traición de Obama a Mubarak.

Se debió a la actitud distante de Obama, dijo Indyk, su distanciamiento. Cuando tuvo lugar la revolución en Túnez, se dio cuenta de que era un acontecimiento importante y de que era importante que Estados Unidos estuviera en el lado correcto de la historia. Creo que su juicio fue correcto: Mubarak no tenía ninguna posibilidad de sobrevivir. Pero la forma en que lo hizo, humilló a un aliado. Señaló a cada líder del Medio Oriente que si se mete en problemas con su gente, estará solo.

En Bahréin hizo lo contrario. Aprendió su lección. Además, el rey saudí le dijo que si actuaba en Bahréin como lo había hecho con Mubarak, Arabia Saudita rompería las relaciones con Estados Unidos.

en que año la reina victoria se convirtió en reina

En Libia, dije, prefería liderar desde atrás.

La decisión fue correcta, dijo Indyk, la redacción era miserable. Además, los rusos y los chinos afirmaron que Estados Unidos los había descarriado en el Consejo de Seguridad. Se negaron a cooperar con Estados Unidos en Siria.

¿Tiene la intención de votar por Romney ?, le pregunté.

Indyk se rió. Estás distorsionando el mensaje, dijo. Votaré por Obama. ¿Por qué? Porque hay otros temas además del Medio Oriente; porque su corazón está en el lugar correcto; porque espero que si tiene otra oportunidad de hacer avanzar la paz, lo hará de otra manera.

Más de lo que esperabas

¿Obama atacará a Irán ?, pregunté.

No se puede descartar, dijo Indyk. En mi opinión, las posibilidades de que Obama ordene un ataque militar son mayores que las posibilidades de que Romney lo haga. Obama cree que tiene una misión: quiere crear un orden mundial liderado por Estados Unidos y la no proliferación es fundamental para eso. Romney no tiene tales ambiciones.

Pero me convenciste de que hay una gran brecha entre la retórica y las acciones de Obama, dije. Me convenciste de que después de diez años y dos guerras, la opinión pública estadounidense no está preparada para abrir otro frente en el Medio Oriente.

Está haciendo una comparación injusta, dijo. En el tema iraní, no se trata de una visión abstracta sino de política. Obama está convencido de que una bomba iraní desencadenaría una carrera armamentista en el Medio Oriente que derribaría el Tratado de No Proliferación Nuclear. Es cierto que la opinión pública estadounidense no vería la acción militar con buenos ojos. Por eso Obama lo ordenará, si lo hace, después de las elecciones.

Netanyahu y Barak no creen en las negociaciones con Irán, dije.

como se llama la luna de agosto

La respuesta israelí debe ser escéptica, independientemente de lo que se acuerde exactamente allí, dice. Cuando otros están negociando en su lugar, tiene todas las razones para sospechar que se está vendiendo.

Si, al final, los iraníes acuerdan transferir el uranio enriquecido a otro país y desmantelar la instalación militar, será más de lo que esperaba. No tendrá más remedio que declarar una victoria y regresar a casa, a las negociaciones con los palestinos. […]

Reproducido con permiso del editor.