¿Quieres salvar el planeta? Invertir en la educación de las niñas

A estas alturas, la mayor parte del mundo ha oído hablar de Malala, la niña paquistaní que recibió un disparo de los talibanes y sobrevivió. Desde entonces, ha estado alzando la voz, desde los pasillos de las Naciones Unidas hasta los sets de programas de entrevistas nocturnos, en nombre de los 63 millones de niñas que no asisten a la escuela en todo el mundo y la gran mayoría de las niñas en edad escolar en el mundo en desarrollo que lo harán. no llegar a terminar la secundaria. La suya es una lucha moral, una lucha para que todas las niñas del mundo obtengan lo que se merece, la oportunidad de ir a la escuela.



Pero en las duras discusiones de los formuladores de políticas sobre presupuestos ajustados y prioridades en competencia, la lucha por la educación de las niñas debe apelar tanto al corazón como a la cabeza. Un libro reciente Lo que funciona en la educación de las niñas: evidencia de la mejor inversión del mundo , detalla las 10 razones principales por las que la educación de las niñas es una inversión tan rentable y qué soluciones funcionan mejor para solucionar el problema. Rara vez los responsables de la formulación de políticas obtendrán tanto por su dinero. La educación de las niñas salva la vida tanto de las madres como de sus hijos, mejora los salarios de las mujeres y la nutrición de las familias, reduce la incidencia del matrimonio infantil, así como el VIH / SIDA y la malaria, empodera a las mujeres y contribuye al crecimiento económico, e incluso puede ayudar abordar el cambio climático.

A pesar de una gama tan amplia de beneficios, el mundo no ha asumido la educación como una propuesta de inversión seria. Por ejemplo, desde la reciente cumbre sobre el cambio climático en París, se prometió financiamiento a los países en desarrollo para el cambio climático con un objetivo publicitado de al menos $ 100 mil millones por año. La ayuda extranjera a los proyectos de educación es de aproximadamente $ 13 mil millones anuales, mucho menos de los $ 39 mil millones necesarios para que todas las niñas y los niños terminen la escuela secundaria.





cuántos días en un año solar

Proponemos una solución que hasta ahora ha sido pasada por alto por la comunidad internacional. El potencial de la educación de las niñas para ayudar a abordar el cambio climático es quizás la razón para invertir en la educación de las niñas que ha recibido la menor atención. Pero si los responsables de la formulación de políticas pueden vincular los dos, tiene un enorme potencial para beneficiar a ambos temas.

¿Por qué fue importante la carrera espacial?

El argumento es algo como esto: una de las estrategias más efectivas para frenar las emisiones globales de carbono es frenar el crecimiento de la población. Por ejemplo, en los Estados Unidos, las emisiones de carbono de una sola persona son aproximadamente 20 veces las reducciones que cada uno de nosotros podría esperar lograr al ser más conscientes de nuestra huella de carbono, cambiar a autos eléctricos y usar bombillas LED. La desaceleración del crecimiento de la población también es mucho más barata que otras estrategias para abordar el cambio climático, como la inversión en energía con bajas emisiones de carbono, ya sea en energía solar, nuclear o biocombustibles.



Una de las mejores formas de frenar el crecimiento de la población es educar a las niñas hasta la escuela secundaria. La diferencia entre una mujer sin años de escolaridad y con 12 años de escolaridad es de casi cuatro a cinco hijos por mujer. Y es precisamente en aquellas áreas del mundo donde las niñas están teniendo más dificultades para educarse donde el crecimiento de la población es más rápido. La ONU proyecta que la población mundial crecerá de 7.300 millones en la actualidad a 9.700 millones para 2050, principalmente en países en desarrollo, incluidas regiones como el África subsahariana. Pero una investigación reciente muestra que si la educación de las niñas continúa expandiéndose, ese número sería 2 mil millones menos para 2045.

pues, que hace falta hacer? Ya es hora de que los responsables de la formulación de políticas establezcan el vínculo entre la educación y el cambio climático, no solo en la teoría, sino en sus decisiones de financiación y programación. Los primeros están luchando por conseguir fondos; el último para intervenciones probadas. La escolarización primaria y secundaria de las niñas uniría las dos cosas. Si se pudiera dedicar una octava parte de la ayuda climática a más educación, se duplicaría la ayuda extranjera para la educación y podría conducir a una ampliación mucho más rápida de la educación de las niñas y, en última instancia, ayudar a salvar el planeta al mismo tiempo. Una propuesta de ganar-ganar que sin duda Malala aprobaría.