La serpenteante trayectoria de las relaciones turco-rusas

Turquía y Rusia tienen una historia de siglos entretejida por eras de conflicto y cooperación poco entusiasta. En los últimos años, los dos países se han acercado más bajo el liderazgo cada vez más autoritario del presidente turco Erdogan y el presidente ruso Vladimir Putin. En septiembre, Turquía rechazó las advertencias de la OTAN y finalizó un acuerdo para comprar sistemas avanzados de misiles de defensa aérea S-400 de Rusia, una medida que Erdogan calificó como una cuestión de seguridad nacional de Turquía. Rusia, Turquía e Irán también buscan una cooperación más profunda en Siria, donde a pesar de los intereses en conflicto, los tres están negociando el fin del conflicto en sus propios términos. Finalmente, y después de una breve interrupción en 2016 debido a las tensiones políticas, la Corporación Estatal de Energía Atómica de Rusia (Rosatom) está lista para construir una planta de energía nuclear de $ 20 mil millones en el sur de Turquía, que algunos estiman que estará operativo en 2023.



Muchos de estos movimientos son pragmáticos e instrumentales. Turquía, como muchas naciones europeas, depende en gran medida de Rusia para sus necesidades energéticas. En Siria, Turquía y Rusia necesitan la cooperación mutua para lograr sus intereses de seguridad. Geopolíticamente, Turquía utiliza su relación con Rusia como palanca frente a sus socios europeos y de la OTAN, mientras que Putin ve a Turquía como una brecha que puede introducir en la OTAN y la solidaridad transatlántica. Sin embargo, ¿hasta dónde llegará su cooperación táctica para unir a los dos países en una asociación estratégica más profunda?

Los académicos de Brookings, Kemal Kirişci y Pavel Baev, abordan esta cuestión y muchas más en su nuevo artículo, Una asociación ambigua: la trayectoria serpenteante de las relaciones turco-rusas en la era de Erdogan y Putin. El 19 de septiembre, el Centro de Estados Unidos y Europa convocó a Kirişci y Baev, junto con expertos Hacha del universo de la Universidad de Nueva York y Naz Durakoğlu , asesora principal de políticas de la senadora Jeanne Shaheen, para discutir el documento. En una conversación que moderé, cada uno brindó sus puntos de vista sobre la situación de las relaciones turco-rusas y las implicaciones de su trayectoria incierta para Estados Unidos y la UE.





cuántos días dura el ciclo lunar

Una relación desconcertante

Según los panelistas, la creciente cooperación entre Rusia y Turquía es desconcertante dados sus intereses nacionales marcadamente divergentes.

La esfera de la energía, en particular, destaca varias contradicciones. La seguridad nacional de Turquía depende de su capacidad para diversificar sus fuentes de energía, pero Turquía ha tomado medidas en los últimos años que han aumentado su dependencia de la energía y la tecnología rusas. En 2003, la finalización del gasoducto Blue Stream aumentó las exportaciones de gas ruso a Turquía, que ahora representa más del 50 por ciento de los recursos totales de gas de Turquía. Más recientemente, Erdoğan ha señalado su aprobación para el gasoducto TurkStream, que, como destaca el documento, entregará 15,75 mil millones de metros cúbicos de gas a Turquía y al sureste de Europa para 2020. La decisión de Erdoğan de otorgar a Rosatom los derechos para construir la central nuclear de Akkuyu en el sur de Turquía también es controvertido: como señalan Baev y Kirişci, le daría a Rusia el control sobre una parte significativa de la producción de electricidad de Turquía. En contraste con los objetivos de diversificación de Turquía, ambos proyectos agravarán la dependencia de Turquía de la energía rusa.



Otra área desconcertante de cooperación entre los dos es Siria y sus respectivas campañas antiterroristas, ya que Turquía y Rusia mantienen intereses directamente en conflicto sobre la trayectoria de Siria y el futuro del Islam político en la región. Primero, la intervención de Rusia en la guerra civil siria en septiembre de 2015 para apoyar al régimen de Assad chocó fundamentalmente con la prioridad de Turquía de sacar a Assad del poder. Rusia también muestra suficiente preocupación sobre la cuestión de los kurdos en Siria para exponer la vulnerabilidad de Estados Unidos en esta tensión con Turquía, pero no lo suficiente como para sofocar la desconfianza de Erdogan. A pesar de la vehemente desaprobación de Erdogan, Moscú ha cultivado lazos con el Partido de la Unión Democrática Siria (PYD), una fuerte facción kurda que opera en Siria, y ha redactó una nueva constitución siria que otorga una autonomía significativa a las regiones kurdas.

En Moscú, Baev y Kirişci argumentan que Putin estableció una conexión directa entre la hostilidad de Erdogan hacia el régimen de Assad en Siria y su adopción del Islam radical. Rusia es el hogar de la comunidad musulmana más grande de Europa, que comprende casi el 15 por ciento de la población rusa. Putin respeta la religión y su papel en la sociedad rusa, pero percibe el Islam político como una verdadera amenaza a la seguridad nacional. Por lo tanto, Putin desconfía mucho del apoyo y las conexiones de Erdogan con los grupos islámicos radicales en Siria y tiene interés en que esta ideología fracase en toda la región.

En este contexto ya tenso, las relaciones se deterioraron dramáticamente luego del derribo por parte de Turquía de un avión de combate ruso en noviembre de 2015, lo que llevó a Rusia a imponer sanciones a Turquía e iniciar una campaña de propaganda mordaz contra Erdogan. Sin embargo, las sanciones se levantaron (aparte de las aplicadas a los tomates turcos) y las relaciones se normalizaron después de que Erdogan se disculpara por el incidente en junio de 2016. Rusia, Turquía e Irán, a pesar de sus intereses en competencia, han profundizado desde entonces su cooperación en Siria, lanzando el formato de Astana. a principios de 2017 para promulgar un alto el fuego y negociar el fin del conflicto sirio. Los tres ahora están trabajando juntos para implementar zonas de desescalada en todo el país.



¿Cómo se pueden explicar estos movimientos contradictorios y desconcertantes? Una lente a través de la cual entender su cooperación es ideológica, ya que ambos líderes mantienen una desconfianza mutua en las intenciones occidentales.

luna llena durante el dia

¿Un eje de los excluidos?

Erdogan y Putin consideran que los instrumentos occidentales de promoción de la democracia están dirigidos directamente a sus propios regímenes. Erdogan cree que el clérigo con sede en Estados Unidos Fethullah Gülen estuvo detrás del golpe de julio de 2016 que intentó expulsarlo del poder. De manera similar, Putin ve el apoyo estadounidense a los actores de la sociedad civil y los activistas por la democracia en Rusia y en los países vecinos como opuesto a su poder. A medida que los líderes democráticos en Occidente se vuelven cada vez más cautelosos ante el orden autoritario de Erdogan y los descarados actos de agresión de Putin, los dos líderes se han acercado el uno al otro. Como ilustración de su vínculo más profundo, Putin condenó de inmediato el intento de golpe de estado de 2016 contra Erdogan, a diferencia de los líderes de las capitales occidentales.

Sin embargo, el hilo anti-occidental que atraviesa las narrativas de ambos líderes es diferente en aspectos fundamentales e importantes. Kirişci destacó que en Moscú, Putin y la élite rusa ven a Rusia como el cierto y civilización europea conservadora, que contrasta con la identidad liberal y posmoderna de Europa occidental. Ankara, por otro lado, que tiene una larga historia de tradiciones compartidas con Europa, comenzó a alejarse ideológicamente de Occidente después de la Primavera Árabe. Según escriben Baev y Kirişci, los líderes turcos elogiaron los levantamientos populares como una 'gran restauración' de la civilización islámica y esperaban la formación de un 'cinturón de la Hermandad Musulmana', que se extendía por Túnez, Libia, Egipto y Siria. Desde entonces, Erdogan ha intentado reorientar a Turquía como líder de una civilización islámica emergente en el Medio Oriente.



Durante el evento, Evren Balta también señaló que, aunque Erdogan y Putin se encuentran en la cima de gobiernos con fuertes tradiciones estatistas en las que las herramientas de la burocracia y el estado se utilizan para implementar la voluntad del líder, ninguno de los dos países debe considerarse un actor unitario. Para comprender las muchas contradicciones inherentes a las relaciones turco-rusas, debemos mirar dentro de la caja negra del autoritarismo a las coaliciones políticas en competencia e intereses que están dando forma a la trayectoria de esta relación. De hecho, la confluencia de varios regímenes, intereses personales y de facciones puede explicar por qué Turquía y Rusia han buscado cooperación en asuntos económicos, energéticos y relacionados con la seguridad en los que sus intereses nacionales divergen.

La confluencia de varios regímenes, intereses personales y de facciones puede explicar por qué Turquía y Rusia han buscado cooperación en asuntos económicos, energéticos y relacionados con la seguridad donde sus intereses nacionales divergen.

Los hechos no mienten

A pesar de su colaboración intermitente, los hechos fríos y duros desmienten una cooperación más profunda entre los dos, particularmente a expensas de las relaciones de Turquía con Occidente. El documento destaca que la inversión extranjera directa (IED) rusa en Turquía constituye solo el 3 por ciento de toda la IED en Turquía entre 2007 y 2015, mientras que la IED originada en los estados miembros de la UE durante este tiempo representó un 73 por ciento sustancialmente mayor. La UE es también el principal socio comercial de Turquía, y Turquía exporta bienes de mayor valor a Estados Unidos que a Rusia, donde la mayoría de las exportaciones de Turquía son agrícolas. En general, como declaró Naz Durakoğlu en el evento: Cuando Turquía mira a Europa, hay un fuerte vínculo económico. Cuando Turquía mira a Estados Unidos, existe un fuerte vínculo de seguridad. Cuando Turquía mira a Rusia… este vínculo no es en absoluto concreto. Y no se puede construir sobre algo que no tenga una base sólida.



Los cuatro panelistas coincidieron en que el camino más próspero de Turquía se encuentra en Occidente.

Por estas razones, entre otras, los cuatro panelistas coincidieron en que el camino más próspero de Turquía se encuentra en Occidente. Baev argumentó que las bases institucionales de Turquía en la arena transatlántica dan a Occidente más influencia para influir en la trayectoria de Turquía. Con los adversarios, dijo Baev, no hay mucho espacio para la influencia ... se trata más de contener. De hecho, Rusia es ahora un adversario acérrimo de Occidente con claras intenciones de desestabilizar a Estados Unidos y fragmentar la solidaridad dentro de la Unión Europea y la OTAN. Por lo tanto, si Occidente busca limitar la cooperación entre estos dos líderes autoritarios, debería hacerlo a través de su relación de la OTAN con Turquía.

¿Cuánto tiempo duró la trata de esclavos?

Turquía, por su parte, no se está haciendo ningún favor con respecto al desarrollo de vínculos más fuertes con Occidente (donde se satisfacen la mayoría de sus necesidades económicas y de seguridad). Durakoğlu advirtió a los políticos turcos que parecen estar invirtiendo mucho en la tolerancia de Occidente, tanto en la forma en que conducen sus asuntos internos como en sus asuntos con Rusia. Explicó que Ankara haría bien en recordar que el apoyo de Occidente, aunque esencial, no es incondicional. Para ilustrar este punto, algunos en el Congreso de los EE. UU. Han reconocido que la compra por parte de Turquía de los misiles S-400 a Rusia puede haber violado las sanciones de EE. UU. A Rusia promulgadas el mes pasado, por lo que que activa automáticamente la imposición de sanciones en Turquía.

Mírate bien en el espejo

Sin embargo, las tensiones no solo son impulsadas por los líderes de Turquía, y la principal línea divisoria entre Occidente y Turquía radica en la cuestión kurda. Para mantener la lealtad de Ankara a la OTAN y a sus asociaciones en Europa y Estados Unidos, Occidente debe reconocer la amenaza de seguridad muy real que Ankara percibe del apoyo estadounidense a las fuerzas kurdas en la región. Es en este mismo tema que Occidente puede empujar a Turquía más hacia la órbita de Rusia, a pesar de las diferencias fundamentales en sus intereses nacionales.

Finalmente, para inhibir una mayor cooperación entre Turquía y Rusia, Kirişci argumentó en el evento que los líderes occidentales deben mirarse en el espejo. La deriva estratégica en Occidente, agravada por el cuestionable compromiso del presidente Trump con la asociación transatlántica y la decisión del Reino Unido de abandonar la UE, ha tenido efectos dañinos en la propia trayectoria de Turquía. A diferencia de la década de 1990, cuando Estados Unidos y la UE involucraron a Turquía como parte de sus esfuerzos por fortalecer el orden internacional liberal, hoy su compromiso con los principios liberales y con Turquía es menos evidente. Kirişci advirtió: Cuando se vuelve ambiguo acerca de su compromiso de defender el orden internacional liberal, comienza a ver que los países que son parte integrante de ese orden se alejan.