Obama cambió de opinión sobre Siria, ahora necesita explicar por qué

Nota del editor: William McCants detalla lo que debería incluirse en el discurso del presidente Obama esta noche sobre la derrota del Estado Islámico en Siria e Irak (ISIS). Sugiere que el presidente sea claro sobre la amenaza que representa ISIS y sea realista sobre la dificultad de destruirlos, y explique cómo evitar que grupos similares surjan después de su derrota.



Hoy hace un año, el presidente Obama se dirigió al público estadounidense. En su discurso, el presidente explicó por qué Estados Unidos debería atacar a Siria para castigar a su gobernante por ignorar la advertencia de Obama de no usar armas químicas. Pero un público estadounidense cansado de la guerra se resistió y el presidente finalmente decidió no emprender acciones militares. Hoy, el presidente volverá a abogar por una acción militar dentro de Siria y esta vez el público estadounidense lo apoya. Pero en lugar de iniciar ataques contra un estado soberano, contemplamos extender una guerra de semanas contra un insurgente pretendiente a la estadidad.

El Estado Islámico ha existido por un tiempo y, a pesar de compartir la ideología yihadista global que pide la destrucción de Estados Unidos, el presidente y el público estadounidense no estaban demasiado preocupados por él anteriormente. Lo que cambió los cálculos del presidente y los del público son las acciones del Estado Islámico este verano. El grupo se apoderó de grandes extensiones de territorio en Irak, lo que llevó al presidente a lanzar ataques aéreos para detener su avance sobre la capital de nuestros aliados en Bagdad. Cuando el grupo respondió decapitando a periodistas estadounidenses, el apoyo estadounidense a la acción militar en su contra se disparó.





Puede que el presidente Obama tenga el viento a su favor ahora, pero la lucha contra el Estado Islámico será larga, lo que significa que el apoyo público disminuirá. Para garantizar que el público continúe apoyando la guerra contra el Estado Islámico, esto es lo que Obama debería hacer esta noche:

1. Comuníquese con el pueblo estadounidense sobre la naturaleza de la amenaza.

El Estado Islámico amenaza a nuestros aliados en Oriente Medio, no a Estados Unidos. Como han dicho el presidente y sus jefes de inteligencia, el Estado Islámico aún no ha apuntado a Estados Unidos. Incluso si lo hiciera, al grupo le costaría muchísimo superar nuestras defensas. Nuestras medidas defensivas son mucho más fuertes de lo que eran el 11 de septiembre, y hay un océano que nos separa de Europa y Asia, lo que hace que sea mucho más difícil para los posibles atacantes ingresar a este país sin ser detectados. En contraste, el Estado Islámico y otros rebeldes sunitas casi derrocaron al gobierno en Bagdad y operan cerca de las fronteras de Jordania y Arabia Saudita, dos de nuestros aliados más cercanos en la región a quienes nos hemos comprometido a proteger.



2. Haga hincapié en lo difícil que será destruir realmente al Estado Islámico.

A pesar de los avances del Estado Islámico en Irak, su base de poder real está en Siria, que Estados Unidos no puede destruir solo con el poder aéreo. No hay apoyo público para poner las botas estadounidenses sobre el terreno, por lo que necesitamos un proxy capaz; hasta ahora no hay uno. Podríamos construir un poder a partir de las fuerzas rebeldes existentes, algo que Obama se ha mostrado reacio a hacer debido a los extremistas entre ellos. O podríamos construir una nueva fuerza desde cero fuera de Siria, lo que llevaría años. De cualquier manera, nos comprometemos a una guerra larga y costosa librada por hombres brutales en nuestro nombre.

3. Explique cómo nos aseguramos de que no vuelva a suceder.

La contrainsurgencia de Assad, la competencia intramuros de nuestros aliados del Golfo, la despreocupación de Turquía hacia los militantes que cruzan su frontera hacia Siria y las donaciones privadas externas a los extremistas contribuyeron al surgimiento del Estado Islámico. Obama tendrá que presentar un plan, incluso en líneas generales, de cómo la administración se asegurará de que otro grupo no ocupe su lugar una vez que Estados Unidos y sus aliados se deshagan de él.

Diga lo que diga el presidente Obama, no podrá convencer a los escépticos que están en contra de la intervención militar en Siria. Pero dado que una vez estuvo entre ellos, al menos debería presentar un caso convincente de por qué cambió de opinión.