¿Un nuevo reino de Saud?

El Reino de Arabia Saudita está experimentando un proceso de cambio en sus estructuras sociales, económicas y políticas que no se había visto desde su fundación en 1932. El Príncipe Heredero Mohammed Bin Salman y un grupo de asesores cercanos, con la ayuda de un ejército de consultores multinacionales y banqueros de inversión, han estado impulsando esta transformación.



El príncipe Mohammed y su equipo buscan reestructurar la economía saudita, disminuyendo su dependencia del petróleo y creando más oportunidades socioeconómicas para el pueblo saudí. En 2016, se lanzó Saudi Vision 2030, que proporciona un plan ambicioso para lograr estos objetivos y más. ¿Cuáles son las diversas dimensiones de estas reformas en curso y cuáles son sus perspectivas y desafíos? ¿Qué impacto tendrán en las relaciones Estado-sociedad en Arabia Saudita? Más importante aún, ¿son estas reformas parte de un programa genuino de construcción de la nación, o son un vehículo para que el príncipe Mohammed solidifique su poder en las próximas décadas?

Diversificación: es más fácil decirlo que hacerlo





madre de elizabeth i

Arabia Saudita ha intentado crear una economía diversificada durante más de cuatro décadas, aunque con un éxito limitado. Desde principios de la década de 1970, Arabia Saudita ha aplicado nueve planes de desarrollo quinquenales sucesivos (1970–74 a 2010–15) que buscaban transformar su economía petrolera relativamente subdesarrollada en una más diversificada.

En el centro de los planes de desarrollo había cinco objetivos clave. En primer lugar, el liderazgo saudí buscó mejorar el nivel de vida y la calidad de vida de la población saudí. A continuación, el gobierno saudí planeó diversificar la base económica del país y reducir su dependencia de la producción y exportación de petróleo crudo. Otros objetivos importantes eran desarrollar el capital humano del reino, así como aumentar el papel del sector privado en la economía nacional. Finalmente, los planes quinquenales tenían como objetivo lograr un camino de desarrollo equilibrado entre las vastas regiones del reino.



Podría decirse que Arabia Saudita ha logrado el mayor progreso hacia el objetivo de mejorar los medios de vida de los ciudadanos sauditas, ya que casi todas las métricas socioeconómicas han mostrado un desarrollo notable. Además, los programas de obras públicas han transformado la infraestructura del reino mediante la construcción de aeropuertos, carreteras, puentes, hospitales y escuelas en todo el país.

El capital humano del reino también se ha desarrollado, pero los trabajadores extranjeros siguen siendo parte integral de la economía a pesar de los años de políticas de saudización que exigen que un mayor porcentaje de los trabajos del país vayan a los ciudadanos. Como resultado, mientras que el sector privado de Arabia Saudita sigue creciendo, el número de saudíes que trabajan en él sigue siendo relativamente bajo, con un 70 por ciento estimado de la fuerza laboral actualmente empleada por el sector público.

Mientras tanto, los esfuerzos de diversificación han tenido menos éxito, ya que el petróleo y las industrias relacionadas con el petróleo aún representan aproximadamente el 90 por ciento de las ganancias de exportación del reino, el 87 por ciento de los ingresos presupuestarios y el 42 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) en 2017. Los precios del petróleo, que pasaron de un máximo de 115 dólares por barril en 2013 a menos de 40 dólares por barril a finales de 2015, afectaron duramente a las finanzas públicas de Arabia Saudita. La combinación de precios más bajos del petróleo y una población en rápido crecimiento ha dado mayor urgencia a los políticos saudíes que buscan reformas radicales.



El documento Visión 2030 en sí no está detallado, pero se incluyen más detalles en el Programa Nacional de Transformación 2020 (NTP) y el Programa de Balance Fiscal 2020 (FBP), ambos también lanzados en 2016. El NTP busca reducir la fuerza laboral del servicio civil en 20 por ciento en los próximos dos años y aumentar la eficiencia general del sector público. Como parte del NTP, el gobierno ha establecido el Centro Nacional para la Gestión del Desempeño, Adaa, que significa desempeño en árabe, para monitorear e informar sobre el progreso de la reforma del sector público. El PNT también incluye un fuerte imperativo de aumentar el papel del sector privado en la economía.

El gobierno lanzó el Programa de Eliminación de Obstáculos al Sector Privado para identificar trámites burocráticos innecesarios que pueden impedir el crecimiento del sector privado. Además, el gobierno estableció una autoridad para las pequeñas y medianas empresas para apoyar el desarrollo de dichas empresas mediante capacitación, financiamiento y promoción. El estado también ha implementado una serie de reformas regulatorias y legales que están diseñadas para estimular un mayor crecimiento en la economía. Estos incluyen leyes actualizadas de competencia, empresa, insolvencia, franquicias, solicitudes de visa de negocios aceleradas y una ley de hipotecas comerciales.

En términos de política fiscal, el gobierno no ha sido menos ambicioso. El FBP y el presupuesto de 2017 establecieron un agresivo programa de consolidación fiscal. Según el FMI, el gobierno tenía como objetivo reducir el déficit fiscal al 7,7 por ciento del PIB para 2017, equilibrar el presupuesto para 2019 y generar un superávit fiscal para 2020. La clave para lograr estos objetivos es un aumento esperado de los ingresos no petroleros, incluida la inversión extranjera, el aumento del turismo y nuevos impuestos y tarifas.



Usando la ubicación estratégica del reino, Vision 2030 implica la creación de una ciudad futurista y un centro logístico que se extiende entre las fronteras del noroeste de Arabia Saudita con Jordania y Egipto. La ciudad, llamada Neom, está diseñada para hacer de Arabia Saudita un centro regional clave para el comercio y la inversión.

El reino también espera atraer inversiones en el sector de la minería no petrolera, como en oro, fosfatos y uranio. Además, Visión 2030 exige aumentar el número de peregrinos que viajan a La Meca para las peregrinaciones de Hajj y Umrah. Además, se espera que Arabia Saudita imponga impuestos a los productos del tabaco y las bebidas carbonatadas, introduzca un impuesto al valor agregado (IVA), aumente las tasas de recaudación de los trabajadores expatriados, aumente los precios de la energía y el agua y agregue una variedad de impuestos y tasas más pequeños.

Gastar o no gastar



Un aspecto clave de Saudi Vision 2030 es cómo financiarlo. El plan es crear un fondo soberano de $ 2 billones, el más grande del mundo, compuesto por el actual Fondo de Inversión Pública (PIF) de Arabia Saudita, que absorbería los ingresos de la venta del 5 por ciento de Saudi ARAMCO, además de los de varios otras iniciativas de privatización que aún no están claras.

La estatal ARAMCO, o la Saudi Arabian Oil Company, es el mayor productor de petróleo del mundo y quizás su empresa más valiosa. Tiene sus raíces en 1933, cuando Arabia Saudita otorgó permiso al gigante estadounidense Standard Oil para buscar petróleo. La resultante California-Arabian Standard Oil Co., o CASOC, finalmente encontró oro líquido cerca de Dhahran en 1938. CASOC cambió su nombre a Arabian-American Oil Co., o ARAMCO, en 1944, y la potencia continuó descubriendo el mundo campo petrolífero en tierra más grande en el este de Arabia Saudita.

La demanda y los ingresos del petróleo se dispararon después de la Segunda Guerra Mundial, y en 1950, el gobierno saudí, después de amenazar con nacionalizar la industria, negoció el Acuerdo 50/50, reclamando la mitad de los ingresos de ARAMCO. Después de que Arabia Saudita lideró la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) en la imposición de un embargo de petróleo contra los partidarios occidentales de Israel durante la Guerra de Octubre de 1973, el reino rápidamente compró importantes participaciones en ARAMCO, antes de tomar el control total en 1980. El nombre actual, Arabia ARAMCO, fue decretado en 1988.

Históricamente, el PIF de Arabia Saudita, establecido en 1971, realizó inversiones de bajo perfil en industrias locales que el gobierno quería desarrollar. Esto ha cambiado bajo el príncipe heredero, y el fondo ahora invierte de manera más agresiva en una amplia gama de empresas y proyectos tanto a nivel nacional como internacional, incluida una participación de $ 3,5 mil millones en Uber. Durante la visita del presidente Donald Trump a Riad en mayo de 2017, el PIF firmó un Memorando de Entendimiento (MOU) con Blackstone, la firma de capital privado de EE. UU., Para proporcionar la mitad del capital para un fondo de infraestructura de $ 40 mil millones.

Durante la Conferencia de la Iniciativa de Inversión Futura en octubre de 2017 celebrada en el Hotel Ritz de Riyadh (que un mes después albergaría a príncipes y empresarios detenidos que fueron arrestados en una purga anticorrupción), el PIF anunció una asociación de $ 45 mil millones con SoftBank de Japón para crear un fondo de tecnología, y también firmó un memorando de entendimiento con Virgin Group para invertir mil millones de dólares en Virgin Galactic. Durante la conferencia, también se anunció la ciudad futurista de Neom.

El PIF es ahora fundamental para los planes de diversificación del gobierno. A medida que aumenta su valor, continuará aumentando sus inversiones a nivel nacional, regional e internacional, con el objetivo de crear una nueva e importante fuente de ingresos. Con ese fin, la venta de una participación en ARAMCO es parte integral de la implementación de Vision 2030, ya que aumentaría drásticamente el valor del PIF y lo convertiría en un gigante de la inversión global. Sin embargo, quedan una serie de cuestiones clave que deben abordarse antes de que se lleve a cabo la venta.

En primer lugar, valoración: ¿cuánto vale el 5 por ciento de ARAMCO? El príncipe Mohammed y sus asesores han propuesto una valoración de ARAMCO en 2 billones de dólares, pero los inversores la han valorado en tan solo 400.000 millones de dólares. Según el Instituto de Estudios Energéticos de Oxford, como ARAMCO no posee las reservas de petróleo y solo tiene el monopolio de la extracción de las reservas, el valor de la empresa se basa en el precio global del petróleo. La ganancia por barril a su vez depende del nivel de impuestos y regalías que ARAMCO paga al gobierno.

El hecho de que el gobierno pueda aumentar los impuestos en una etapa posterior aumenta el riesgo soberano, lo que afectará negativamente la valoración de ARAMCO.

En segundo lugar, ¿debería el reino incluir a ARAMCO en una bolsa de valores como estaba previsto, u ofrecer la participación a la venta como una cotización privada para inversores institucionales? Dado que es probable que sea una de las cotizaciones más grandes jamás emprendidas, es posible que requiera una gran cantidad de divisas, ya que es poco probable que la bolsa de valores saudita pueda absorberla en su totalidad. De acuerdo con la Economista , una cotización en un mercado extranjero como Estados Unidos expondría a la empresa a mayores obligaciones, como cumplir con los estándares de la Comisión de Cambios y Seguridad de Estados Unidos sobre contabilidad de reservas, incluso si las reservas pertenecen al gobierno saudí. Tales obligaciones también obligarían a ARAMCO a abrir sus libros públicamente y adherirse a una multitud de pautas de transparencia, lo que los saudíes se mostrarían reacios a hacer.

En tercer lugar, la actual crisis del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG), que enfrenta a Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos, Baréin y Egipto con Qatar, ha generado preocupaciones sobre la estabilidad regional y es probable que tenga un impacto negativo en el clima general de inversión. Cuando se le preguntó sobre el impacto de la crisis en los planes de diversificación de Arabia Saudita, el príncipe Mohammed se mostró optimista y descartó la situación de Qatar como un pequeño problema que no tendrá ningún impacto.

Algunos analistas no están de acuerdo y predicen que es probable que la continuación de la crisis del CCG tenga un efecto negativo sobre la inversión extranjera en todos los estados del CCG. Además, el clima de inversión saudí puede haber empeorado a corto plazo por los recientes arrestos de varios príncipes y magnates empresariales. Si bien estos arrestos se llevaron a cabo bajo la apariencia de esfuerzos anticorrupción, la naturaleza arbitraria y opaca de la represión significa que los inversionistas extranjeros serán muy cautelosos a la hora de celebrar acuerdos comerciales con entidades o empresarios sauditas que pueden caer en desgracia en cualquier etapa posterior y ser objeto de ataques extrajudiciales.

Por todas estas razones y más, los saudíes han sido cautelosos en su enfoque para incluir a ARAMCO. A enero de 2018, no se ha tomado ninguna decisión sobre dónde cotizar, pero según algunos informes, el gobierno está considerando cotizar en la bolsa de valores nacional combinada con una colocación privada para inversores institucionales. Un enfoque de este tipo que evita una cotización extranjera indicaría que los saudíes están ansiosos por mantener los libros del gigante petrolero cerrados al escrutinio que enfrentaría en un mercado extranjero.

Costo político de las reformas

Un pilar del contrato social saudí ha sido la asignación de rentas petroleras a la población a cambio de lealtad y fidelidad al clan Saud. Una debilidad clave de Visión 2030 es su falta de enfoque en las posibles consecuencias políticas de las reformas económicas.

El plan parece asumir que sus ramificaciones serán soportadas fácilmente por la población saudí. Sin embargo, el FMI postula que el posible fracaso de las reformas para producir crecimiento económico y, en última instancia, puestos de trabajo en el sector privado para los saudíes, puede provocar un aumento del desempleo y las presiones sociales o un aumento del empleo público, lo que tendría implicaciones fiscales negativas. Si el gobierno se vuelve incapaz de mantener su nivel actual de pagos a la población, es casi seguro que esto resultará en un aumento de la insatisfacción pública.

A medida que se apliquen más medidas de austeridad, es probable que el contrato social entre la población y el gobierno se vea sometido a una tensión sin precedentes. Según un informe de Chatham House, una renegociación efectiva del contrato social es fundamental si el gobierno quiere asegurar la aceptación del público de los cambios socioeconómicos que está intentando realizar.

Esta renegociación ya se está desarrollando. Si bien es poco probable que Arabia Saudita se democratice pronto, la recalibración de su acuerdo autoritario puede significar mayores vías para involucrar al público en la toma de decisiones y una mayor transparencia y responsabilidad.

Siete años después de los levantamientos árabes, el caos ha provocado que algunos de los países de la región se vean afectados por los cambios producidos en 2011. En consecuencia, el argumento de Arabia Saudita a favor de la estabilidad tiene una fuerte influencia.

El gobierno se presenta como un baluarte contra la inestabilidad regional. También ha alentado el discurso hipernacionalista, que fue evidente en las celebraciones del Día Nacional de 2017, y su retórica con respecto a la actual crisis del CCG. Según el Instituto de los Estados Árabes del Golfo, este impulso para reforzar la identidad saudí es parte de un esfuerzo a largo plazo de los estados del Golfo que tiene como objetivo aumentar el sentido de pertenencia nacional, donde la lealtad al estado tiene prioridad sobre la tribu, la región o secta.

El arresto de varios príncipes y magnates empresariales sauditas en noviembre de 2017, además de ayudar al príncipe Mohammed a consolidar su poder, también está diseñado para mostrar a la población que el rey Salman y su hijo se toman en serio la lucha contra la corrupción, por muy selectiva que sea esta lucha.

En general, el gobierno necesita aumentar sus niveles de transparencia y apertura. Si bien todas estas nuevas instituciones de supervisión y presentación de informes son admirables, siguen siendo organismos gubernamentales. Para que Visión 2030 tenga una oportunidad de éxito, debe haber participación de los actores de la sociedad civil y más libertad de prensa. Ha sucedido exactamente lo contrario, ya que el gobierno ha tomado medidas enérgicas contra la disidencia y ha encarcelado a muchos de sus críticos, incluidos varios periodistas y escritores.

Barreras para la transformación: educación y formación

Como resultado del impulso del gobierno para aumentar el empleo de los saudíes en el sector privado, las empresas se enfrentan a dificultades sustanciales para contratar y retener el talento local adecuado. La educación y la formación siguen siendo cuestiones clave, ya que el sistema educativo saudí, a pesar de pasar por una multitud de reformas, todavía no puede proporcionar suficientes graduados que puedan y estén dispuestos a trabajar en el sector privado.

Los trabajadores sauditas exigen salarios más altos y un desempeño deficiente en el sector privado, lo que crea una serie de problemas para las empresas multinacionales que operan en el país que necesitan cumplir con sus cuotas de saudización. Para 2030, se espera que la mitad de la población saudita sea menor de 25 años. Educar, capacitar y colocar a esos jóvenes en trabajos económicamente productivos es uno de los mayores desafíos que enfrentan los responsables políticos saudíes en la próxima década.

Las importantes inversiones en educación durante las últimas dos décadas han llevado a un fuerte aumento en las cifras de matrícula universitaria, convirtiendo al reino en un líder regional en términos de logros educativos. Sin embargo, la calidad de la educación saudita sigue siendo un tema clave. La educación primaria y secundaria ha estado históricamente sesgada hacia las materias religiosas a expensas de las materias STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas).

con que frecuencia un

En las clasificaciones globales de Tendencias en Estudios Internacionales de Matemáticas y Ciencias (TIMSS) de 2015 que tienen lugar cada cuatro años, los estudiantes sauditas se ubicaron en el décimo percentil más bajo tanto en matemáticas como en ciencias. Al igual que en otros países árabes, el sistema educativo saudita fomenta la memorización sobre el desarrollo de habilidades de pensamiento creativo y resolución de problemas.

A nivel universitario, el aumento de la inversión ha llevado a un aumento en el número de graduados, pero la economía saudí es cada vez más incapaz de absorberlos en la fuerza laboral. El crecimiento económico sostenido durante las últimas dos décadas ha aumentado de hecho el número de puestos de trabajo de cuello blanco en el sector privado. Sin embargo, muchos de estos nuevos puestos están siendo cubiertos por expatriados.

Mujeres sauditas: la lucha por la igualdad continúa

En el Informe sobre la brecha de género de 2016 del Foro Económico Mundial, Arabia Saudita ocupó el puesto 141 , solo por delante de Siria, Pakistán y Yemen. El sistema de tutela masculina en el reino sigue siendo un obstáculo importante hacia la igualdad. Las mujeres sauditas necesitan la aprobación de su tutor masculino para acceder a la atención médica, casarse, viajar, trabajar o abrir un negocio.

Durante las últimas décadas, Arabia Saudita ha logrado un progreso increíble en términos de educación de la mujer y actualmente más de la mitad de todos los graduados universitarios son mujeres. A pesar de este avance, la tasa de desempleo de las mujeres es del 32,7 por ciento. Las mujeres sauditas continúan enfrentándose a formidables barreras culturales y regulatorias de entrada al mercado laboral. Las mujeres tienden a trabajar en un número limitado de sectores, como la salud y la educación. También existen restricciones en los lugares de trabajo de género mixto, lo que limita aún más las opciones de empleo para las mujeres.

El documento Visión 2030 establece que el objetivo es aumentar la participación de las mujeres en la fuerza laboral del 22 por ciento al 30 por ciento. El fin de la prohibición de conducir para las mujeres sauditas es un paso hacia el logro de ese objetivo y señala la voluntad del gobierno de perseguir la liberalización socioeconómica y enfrentar la presión del establecimiento religioso y los elementos más conservadores de la sociedad. Además del fin de la prohibición de conducir, el gobierno ha tomado medidas para eliminar una serie de restricciones a las mujeres en los últimos años, incluida la posibilidad de acceder a algunos servicios públicos y asistir a eventos deportivos en estadios. La siguiente fase de la lucha por los derechos de la mujer en el reino es desmantelar el sistema de tutela masculina. Esta será la verdadera prueba de fuego para los modernizadores sauditas en el gobierno.

Neom: sueños del desierto

El plan para construir Neom, una ciudad operada por inteligencia artificial, tripulada por robots saudíes naturalizados e impulsada por el sol, es ciertamente ambicioso, pero el plan plantea más preguntas que respuestas.

Para empezar, además de los robots, ¿quién construirá y trabajará en la ciudad? El gobierno saudí ya se esfuerza por convencer a los sauditas de que trabajen en el sector privado, y la ejecución de un plan de esta magnitud ciertamente requerirá, al menos en el corto y mediano plazo, una oleada de consultores y contratistas extranjeros para construir y luego operar una ciudad así. .

En segundo lugar, los sectores industrial y tecnológico de Arabia Saudita no tienen la capacidad para emprender tal empresa, lo que significa que habrá que importar toda la tecnología y el equipo necesarios.

En tercer lugar, los costos de construcción y mantenimiento de una ciudad de este tipo pueden fácilmente consumir gran parte de los montos recaudados de la OPI de ARAMCO y otras iniciativas generadoras de ingresos, y no hay garantía de que la ciudad genere los tipos de retornos necesarios para atraer inversiones externas.

Estos megaproyectos urbanos han tenido resultados mixtos en Arabia Saudita. Las seis Nuevas Ciudades Económicas anunciadas en 2005 aún no se han poblado y, como resultado, no están funcionando como se esperaba. El más avanzado de ellos en términos de desarrollo e infraestructura, la Ciudad Económica del Rey Abdullah (KAEC), no ha podido atraer el número proyectado de residentes, empresas o inversores. Hasta ahora, nada sobre Neom muestra que pueda tener un destino diferente.

¿Un príncipe con un plan o un plan con un príncipe?

En el centro del impulso de Arabia Saudita hacia la reforma y la Visión 2030 está el príncipe Mohammed, quien fue ascendido a príncipe heredero en junio de 2017 en lo que se consideró un golpe incruenta contra un príncipe veterano respetado y poderoso, Mohammed Bin Nayef. ¿Es Saudi Vision 2030 un intento histórico de reformar el reino, o es un vehículo para que un joven y ambicioso príncipe se convierta en rey y gobierne Arabia Saudita durante las próximas décadas?

Es probable que la verdad esté en algún punto intermedio. La combinación de precios más bajos del petróleo y cambios demográficos ciertamente ha aumentado la presión sobre los responsables políticos saudíes para que intenten abordar estos problemas antes de que lleguen a un punto crítico en una etapa posterior. Con ese fin, el príncipe Mohammed es el príncipe adecuado en el momento adecuado para intentar impulsar algunas de estas reformas tan necesarias. Sin embargo, si el plan se estanca o no logra alcanzar sus ambiciosos objetivos, es probable que la marca Prince Mohammed se vea contaminada, a nivel nacional, regional e internacional.

La cohesión interna de la familia real saudí sigue siendo un problema a la luz de los movimientos del príncipe Mohammed para consolidar el poder, más recientemente al destituir al príncipe Mutaib Bin Abdullah del mando de la Guardia Nacional de Arabia Saudita y arrestarlo con varios otros príncipes, tecnócratas y empresarios.

Si bien tales movimientos pueden agradar al príncipe Mohammed para el público saudí como un luchador contra la corrupción, internamente pueden aumentar el resentimiento de la realeza saudí por el meteórico ascenso del príncipe Mohammed. Si Vision 2030 se estanca o no logra algunos de sus objetivos declarados, es probable que el príncipe enfrente una mayor oposición interna de las élites descontentas resentidas por su meteórico ascenso y las purgas en curso.

La velocidad implacable a la que el príncipe Mohammed y su equipo intentan rehacer Arabia Saudita es motivo de preocupación. Según Masood Ahmed, director del FMI para Oriente Medio y África del Norte, la transformación de las economías exportadoras de petróleo no es una tarea fácil y será un proyecto a largo plazo. Requerirá un impulso sostenido de reformas y una comunicación bien pensada. El reino estaría mejor servido si persiguiera planes de reforma que avancen a un ritmo más lento pero más sostenible.

Arabia Saudita se enfrenta a una serie de obstáculos estructurales a largo plazo en la educación y el empleo, que pueden llevar generaciones para superarlos por completo. Hacerlo requerirá una fuerte voluntad política, flexibilidad, la voluntad de reevaluar los objetivos a lo largo del camino y la aceptación pública de las reformas, ya que tardarán años en dar sus frutos. El tiempo dirá si el príncipe Mohammed tiene la paciencia o la aptitud para una transformación lenta pero sostenida del reino.