Deseos de cumpleaños de Malala: educación equitativa y empoderamiento de los jóvenes

El 12 de julio marca el Día de Malala en las Naciones Unidas , defendiendo no solo la lucha de un joven por la educación de las niñas, sino también el poder de los movimientos juveniles en todo el mundo. Parece apropiado que Malala Yousafzai celebre su cumpleaños número 16 en la ONU, casi nueve meses después de sufrir una herida de bala en la cabeza por parte de los talibanes en respuesta a su defensa en Pakistán por la educación de las niñas. Su cumpleaños coincide con su primer discurso público y está movilizando un importante compromiso juvenil en la ONU.Desde el ataque, su historia ha llegado a representar la lucha por una educación equitativa y la lucha que las niñas soportan y superan para obtener las mismas oportunidades que los niños. Promover la educación para todos es una lucha mundial, como se vio la semana pasada con un terrible ataque en la escuela en Nigeria. La importancia de esta ocasión no solo refleja el impacto de Malala, sino también el poder de los jóvenes para hacer avanzar los problemas que influyen directamente en sus medios de vida y su futuro.




Discurso de Malala Yousafzai en la Asamblea de la Juventud de las Naciones Unidas, 12 de julio de 2013:


Malala, que cumple 16 años, es similar a muchas celebraciones culturales para la mayoría de edad de las niñas, como la Quinceañera en la tradición latinoamericana o el Bat Mitzvah en el judaísmo. Sin embargo, incluso antes de estos importantes ritos de iniciación, muchas niñas luchan por ser educadas o ya se han visto privadas de esa oportunidad. Algunos trabajan durante años para ayudar a mantener a su familia o se ven obligados a contraer matrimonio a temprana edad. Una de cada siete niñas de países en desarrollo se casa antes de cumplir 15 años.





Los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) han atraído la atención internacional sobre estos temas y han mejorado las condiciones para las niñas, pero necesitamos un compromiso duradero. El 1 de julio, en el segmento de alto nivel de la reunión del Consejo Económico y Social de la ONU, El secretario general Ban Ki-Moon instó a un mayor progreso sobre los ODM, en particular haciendo referencia al logro de la educación primaria universal y oportunidades equitativas para las mujeres. En 2011, se negó a 65 millones de niñas la oportunidad de completar la escuela primaria y la escuela secundaria inferior, y Malala Day refuerza el hecho de que aún es necesario avanzar.
Las niñas se están uniendo porque su educación ha cambiado el destino de sus futuros. Por cada año adicional de escuela que completa una niña, sus ingresos futuros pueden aumentar en 10 a 20 por ciento . Cuando las niñas reciben educación, aumentan el potencial de contribuir a la vitalidad económica de su familia y empoderan a la próxima generación de niñas para que luchen por las mismas oportunidades. Algunas estimaciones incluso muestran que un aumento del 1 por ciento en el nivel nacional de educación de la mujer puede fomentar un aumento del 0,3 por ciento en el crecimiento económico.
Pero el movimiento por la educación de las niñas no es solo una cuestión de niñas. Los niños ven que sus madres y hermanas no reciben las mismas oportunidades y saben que ellos también pueden desempeñar un papel en la promoción del cambio. Por ejemplo, a través de un programa llamado Brothers Join Meena, ahora hay 40.000 boy scouts en Baluchistán, Pakistán, que se han unido a UNICEF para ayudar a mejorar las cuestiones de género consultando a las comunidades locales sobre la necesidad de educar a las niñas. Este programa ha provocado un aumento en las tasas de alfabetización femenina allí, así como un aumento en las tasas de inmunización y una reducción de las enfermedades transmitidas por la falta de higiene. Similar, Promundo , con sede en Brasil, se centra en trabajar con hombres y niños para transformar las normas de género y crear diálogos sobre la identidad masculina. Su trabajo involucra a la comunidad masculina y muestra cómo los hombres pueden contribuir a la conversación sobre equidad de género. Cada vez más a través de estas iniciativas, los responsables de la formulación de políticas reconocen la importancia de incluir tanto a los niños como a las niñas al abordar las cuestiones de género.
En tercer lugar, los jóvenes son el futuro y están tomando la iniciativa para promover su éxito educativo. El 12 de julio, el Global Education First Youth Advocacy Group (YAG) convocará a 500 jóvenes para que los jóvenes tomen el control de la ONU. . Para movilizar a las personas a nivel internacional, el YAG ayudó a desarrollar un llamado a la acción en torno a la educación titulado, La resolución de la juventud: la educación que queremos . Los compromisos con el documento provinieron de casi 40 países, y el YAG tiene la intención de compartirlo con los líderes mundiales en el Día de Malala. Con los ODM que expirarán en menos de 1,000 días, el YAG busca asegurar que los derechos y el liderazgo de los jóvenes se incorporen en el marco de desarrollo internacional post-2015. La extensión de este movimiento juvenil no es solo un fenómeno de la ONU, sino algo en lo que los propios jóvenes pueden inspirar y provocar un cambio global.
Si bien aún se considera el progreso que se ha logrado, el surgimiento de Malala en el escenario mundial no significa una victoria. Las niñas siguen siendo objeto de opresión, desventaja y violencia mientras luchan por romper las barreras de género. La historia de Malala coloca este tema en el primer plano de la agenda de desarrollo internacional y cautiva nuestra atención. Con una población juvenil movilizada y líderes mirando en la ONU, no olvidemos el camino por delante. Mediante esta acción colectiva encauzada, debemos reconocer el mayor poder de los jóvenes para promover el cambio y, a su vez, amplificar sus voces.