SOBRE JAPÓN: La conspiración que no lo es

En dos ocasiones el mes pasado, me contaron de una conspiración. Dice así. ¿Por qué los estadounidenses presionan tanto a Japón para que se ocupe enérgicamente del problema de los préstamos en mora? La respuesta es que saben que una resolución final de los préstamos en mora provocará la quiebra de algunos bancos y muchos prestatarios. Cuando eso suceda, los inversores estadounidenses podrán comprar estos bancos y empresas a bajo precio. Entonces, el consejo de los estadounidenses es parte de una conspiración para aumentar el control de Estados Unidos sobre la economía japonesa.



Me hubiera reído Pero en ambas ocasiones, escuché esta historia de un ejecutivo japonés de nivel medio a superior, uno como funcionario de una importante organización empresarial japonesa y el otro como asesor senior (komon) de una gran institución financiera japonesa. Ambos parecían creer firmemente en lo que decían. Y dado que parecían creerlo, entonces tal vez esta estúpida teoría merezca una discusión en lugar de una simple risa.

Los estadounidenses como yo, que hemos abogado por un esfuerzo mucho más vigoroso para solucionar el problema de los préstamos en mora, no tienen absolutamente ningún interés en quién compra los activos de las empresas en quiebra en Japón. En su mayor parte, estas personas trabajan para el gobierno, universidades, centros de estudios o el Fondo Monetario Internacional. En su mayoría son macroeconomistas que han estudiado problemas similares en otros países o ex funcionarios del gobierno de los Estados Unidos que experimentaron el problema bancario estadounidense de la década de 1980. Japón no es de ninguna manera el único país que se ha enfrentado a graves problemas de préstamos en mora, y la solución se comprende bastante bien. Estas personas hablan desde el convencimiento del análisis y la experiencia, y nada más. Como economistas, no les importa nada quién compra empresas obligadas a declararse en quiebra en Japón.





Supongamos que los estadounidenses u otros extranjeros compran empresas japonesas en quiebra, como ya lo han hecho algunos. ¿Qué hay de malo con eso? Si creen que pueden obtener ganancias comprando una empresa quebrada a un precio adecuado y reestructurandola, ¿por qué no dejar que lo hagan? De esto se trata la economía. Cuando las empresas japonesas comenzaron a comprar activos en los Estados Unidos en la década de 1980, surgió una alarma nacionalista similar, y algunas personas temieron que Japón estuviera comprando Estados Unidos. En ese momento, expuse el mismo argumento a otros estadounidenses: si las empresas japonesas sentían que podían hacer un mejor trabajo dirigiendo una empresa estadounidense en particular, que lo hicieran.

En el caso de Japón, los extranjeros pueden estar en una buena posición para reactivar algunas empresas en quiebra porque tienen una amplia experiencia en hacerlo en otros lugares. La reestructuración real generalmente implica una reconfiguración brutal de la empresa, incluida la eliminación de muchos empleados, el cierre de fábricas y la salida de algunas líneas de negocio. A menudo, los propietarios japoneses se muestran reacios a emprender una acción tan enérgica pero necesaria. Renault, por ejemplo, ha llevado a cabo una seria reestructuración en Nissan que aparentemente la dirección de Nissan no había podido realizar. Ripplewood compró el Banco de Crédito a Largo Plazo en quiebra, transformándolo en algo parecido a una institución financiera eficiente y prudente (que no lo era antes).



El problema final con esta teoría de la conspiración es la presunción de que solo los extranjeros estarán interesados ​​en comprar los activos a bajo precio de las empresas en quiebra. ¿Dónde están los inversores japoneses? ¿Por qué son tan tímidos? Hace uno o dos años, Mita Corporation quebró; hoy es una división de Kyocera. Seguramente Kyocera no es la única firma japonesa que puede ver una oportunidad en algunas de las próximas quiebras. Indiqué anteriormente que quizás las empresas extranjeras tienen alguna ventaja en la reestructuración de empresas en quiebra, pero en general la teoría de la conspiración indica una falta de confianza en sí mismos poco realista.

La realidad es que la inversión extranjera en Japón es muy baja. Medidas por los activos totales o por las ventas totales, las empresas de propiedad extranjera en Japón constituyen, por un amplio margen, una participación más pequeña del sector empresarial que en cualquier otra nación industrial importante. Incluso una ola de inversiones extranjeras en los próximos años solo comenzaría a llevar a las empresas de propiedad extranjera al nivel que es común en otros países.

La solución al problema de los préstamos en mora será sin duda dolorosa, mucho más dolorosa de lo que cualquier funcionario del gobierno ha admitido hasta ahora, quizás porque no prevé un esfuerzo verdaderamente vigoroso para eliminar estos préstamos y forzar a los prestatarios a la quiebra. Los inversionistas extranjeros ciertamente están interesados ​​en comprar algunas de las instituciones financieras y empresas que fracasan en el proceso. Déjelos hacerlo. Déles la bienvenida como inversores útiles en lugar de temerlos como forasteros amenazantes. A pesar de los temores y las quejas expresadas por algunos en la década de 1980, creo que los estadounidenses están ampliamente satisfechos con la inversión japonesa en Estados Unidos; revirtió algunas empresas adquiridas y creó nuevos puestos de trabajo. Los extranjeros pueden desempeñar el mismo papel en Japón. E incluso una ola de tales inversiones no dejaría a los extranjeros en control de Japón en ningún sentido significativo.