La larga despedida de George W. Bush

Hoy George Bush jr pronunciará su último discurso sobre el Estado de la Unión, en un país que ya no puede soportarlo y que, a la espera de elegir al nuevo presidente, ya ha elegido al leitmotif : cambio.



El Estado de la Unión es un momento importante en la vida política de Estados Unidos. En Italia no hay equivalente; más bien se puede comparar con el discurso que el Presidente de la Comisión Europea pronuncia ante el Pleno del Parlamento Europeo en la sesión de enero. Sin embargo, los poderes del presidente de la Comisión no son ni mucho menos comparables a los del presidente estadounidense. En el Estado de la Unión, el presidente de Estados Unidos, capitalizando lo que ya ha hecho, esboza su visión de futuro, anunciando así lo que hará. A diferencia de lo que ocurre en el maletero, hogar del político-político de discursos y proclamas a menudo eludidos por la falta de atención de los ciudadanos, en los EE. UU. Los votantes eligen a sus representantes sobre la base de las soluciones concretas que proponen a sus problemas, y luego recompensan o sancionarlos con su voto. Por ello, tradicionalmente los medios de comunicación prestan gran atención a este acontecimiento que este año transcurre bajo un relativo silencio. De hecho, toda la atención se dirige hacia las primarias en Carolina y Florida en vista del 5 de febrero, cuando habrá votaciones en 22 estados.

Además, lo que Bush dirá hoy corre el riesgo de ser casi irrelevante, porque el presidente ahora es un pato cojo con las alas atadas, tanto por razones institucionales como políticas. Según la 22ª Enmienda a la Constitución de los Estados Unidos, ratificada en 1952, no puede ser candidato por más de dos mandatos consecutivos. Bush hijo, como antes Eisenhower, Reagan y Clinton, es institucionalmente un presidente del pasado en una nación que se pregunta quién será el próximo. Clinton aprovechó para burlarse de sí mismo con el famoso video en el que se desempeñaba como mesero de su esposa. En el caso de Bush, sin embargo, una serie de variables políticas ayudan a arrinconarlo aún más.





Primero, lo último elecciones de mitad de período (las elecciones parciales celebradas cada dos años) vieron a los demócratas recuperar la Cámara, un evento interpretado como un deseo de cambio expresado por los votantes. En segundo lugar, el hecho de que el vicepresidente Dick Cheney no se postulara para las elecciones presidenciales ha significado que, por primera vez desde 1952, los juegos estén completamente abiertos en ambos partidos. No es casualidad que la carrera por las primarias haya comenzado mucho antes de lo habitual, en la primavera de 2007.

Pero ya en el momento de su reelección, Bush hijo comenzaba con una pierna coja. Si bien Eisenhower, Reagan y Clinton fueron reelegidos con cómodas mayorías y un buen nivel de apreciación (alrededor del 70%), el nivel de apreciación de Bush en 2001, calculado combinando el porcentaje de votos populares obtenidos, el voto electoral y la aprobación de la obra hecho, fue el más bajo entre los presidentes desde la posguerra hasta hoy (alrededor del 50%). A pesar del pico de consenso obtenido tras el atentado a las Torres Gemelas, al inicio del segundo mandato (2005) el consenso de que disfrutaba Bush era incluso menor que en 2001, para seguir decayendo a partir de la primavera de 2007. Tanto es así que en ranking de Revista Time de 2007 no se incluyó en la lista de las 50 personas más influyentes ...



En estas condiciones, la mejor estrategia hubiera sido la prudencia, virtud en la que Bush hijo, sin embargo, no parece sobresalir. En el discurso sobre el estado de la Unión en 2005, al comienzo del segundo mandato, Bush propuso audaz y optimista esencialmente los mismos objetivos que el primer mandato, esbozando una visión optimista del futuro: la libertad y la promoción de la democracia a nivel internacional. .en el mundo; a nivel nacional, esencialmente la reforma (reducción de leyes) de Seguridad Social , inmigración, educación.

Pero la optimista visión del futuro no se ha hecho realidad. A pesar de las recientes mejoras en la situación en Irak, el tema es ahora tabú en Estados Unidos, mientras que la situación económica es muy gris, a pesar de los recientes recortes de tipos de interés decididos por la Fed.

Por lo tanto, el discurso de Bush de hoy probablemente se centrará todavía en algunas cuestiones de política exterior (Oriente Medio, Irán e Irak) y en cuestiones de política nacional como la inmigración y la cuestión de las hipotecas. Pero sobre todo Bush intentará vender el plan de estímulo económico destinado a evitar la recesión y sobre el que ya ha llegado a un acuerdo en el Congreso, tanto que debería ser aprobado por ambas cámaras esta semana. Pero con esto difícilmente podrá salvar el perfil de esta presidencia en declive que ya ha llegado a su etapa terminal.