La vivienda como centro de salud, servicios comunitarios y movilidad ascendente

Existe un creciente reconocimiento de que, para que las personas y los vecindarios sean saludables y exitosos, los diferentes sectores deben trabajar juntos y que las inversiones en un sector pueden generar dividendos en otros. La vivienda, por ejemplo, se entiende cada vez más como un determinante importante del éxito en la vida, que afecta la salud, el acceso a la educación y la oportunidad de movilidad ascendente.



La condición y la ubicación de la casa de una familia pueden afectar aspectos como la salud respiratoria y el estrés tóxico entre los niños, lo que puede tener efectos duraderos en las personas a lo largo de sus vidas. La disponibilidad de buenos servicios sociales, redes sociales positivas y oportunidades laborales pueden determinar si una familia logra el Sueño Americano o no.

En Vivienda como eje para la salud, los servicios comunitarios y la movilidad ascendente (PDF), Stuart Butler y Marcela Cabello exploran las formas en que la vivienda puede afectar la vida y el éxito de las personas, y cómo varía el efecto para los diferentes segmentos de la población. Sin embargo, los autores encuentran que en muchos casos hay una serie de políticas y otros problemas que obstruyen la capacidad de la vivienda para cumplir este propósito vital.





En su informe, los autores ofrecen cuatro recomendaciones para fortalecer el papel que juega la vivienda para el bienestar individual:

  1. Mejorar la recopilación, el intercambio y la evaluación de datos. Los centros basados ​​en viviendas y otras colaboraciones comunitarias se ven obstaculizadas por su capacidad para desarrollar y compartir datos, así como por las debilidades en las técnicas para medir la efectividad. Mejorar las técnicas y los procesos podría ayudar a paliar estos obstáculos.
  2. Mejorar la coordinación presupuestaria y la experimentación de financiación. Maximizar el rendimiento de las inversiones en iniciativas basadas en viviendas requiere un presupuesto flexible, así como planificación y coordinación entre agencias. Esto requiere liderazgo político y reformas de políticas a nivel federal, estatal, municipal y local.
  3. Experimente con diferentes modelos para organizar y gestionar los servicios basados ​​en la vivienda. Establecer y operar programas multisectoriales dentro de un centro impone grandes responsabilidades al personal de administración. Dependiendo de la comunidad y la etapa de desarrollo del centro de vivienda, los diferentes modelos de gestión para vincular el hogar y los servicios pueden ser los más apropiados.
  4. Fortalecer las alianzas vivienda-salud. Varios sistemas hospitalarios han emprendido importantes asociaciones entre vivienda y salud. Algunas podrían describirse como respuestas a restricciones financieras, como el uso de iniciativas de vivienda para cumplir con los requisitos de beneficios comunitarios en hospitales sin fines de lucro. Otros son buenos ejemplos filantrópicos de ciudadanos del hospital ayudando a su comunidad local. Y otros son nuevos modelos de negocio creativos. Estas asociaciones podrían tener una serie de beneficios para la comunidad, y los gobiernos deberían considerar la mejor manera de expandirlas y apoyarlas.

Lea el reporte completo aqui .