Audiencia sobre ¿Habrá una comunidad económica africana?

Nota del editor: El 9 de enero, Amadou Sy testificó ante el Subcomité de África, Salud Global, Derechos Humanos Globales y Organizaciones Internacionales de la Comunidad Económica Africana.



Presidente Smith, miembro destacado Bass y miembros del Subcomité, quisiera aprovechar esta oportunidad para agradecerles por convocar esta importante audiencia para discutir el progreso de África hacia el establecimiento de una comunidad económica. Agradezco la invitación a compartir mis puntos de vista en nombre de la Iniciativa de Crecimiento de África en la Brookings Institution.

La Iniciativa de Crecimiento de África en la Institución Brookings ofrece investigación de alta calidad sobre temas de crecimiento económico y desarrollo desde una perspectiva africana para informar mejor la investigación de políticas. Recientemente me uní a AGI desde el Fondo Monetario Internacional, donde dirigí o participé en varias misiones a África durante los últimos 15 años.





¿Por qué es importante la comunidad económica africana?

Señor presidente, antes de que comencemos a responder la pregunta principal, ¿habrá una comunidad económica africana? Es importante analizar las razones por las que una África integrada regionalmente es beneficiosa para las naciones africanas, así como para los Estados Unidos.

A pesar de su notable desempeño económico durante la última década, África necesita crecer más rápido para transformar su economía y crear los recursos necesarios para reducir la pobreza. Durante los últimos 10 años, el PIB real de África subsahariana creció un 5,6 por ciento anual, una tasa mucho más rápida que la economía mundial, que creció un 3,2 por ciento. A esta tasa del 5,6 por ciento, la región debería duplicar el tamaño de su economía en unos 13 años. Sin embargo, África sigue siendo vulnerable tanto a riesgos internos como los conflictos armados como a riesgos externos como la volatilidad de los precios de las materias primas. Más importante aún, esta tasa de crecimiento aún esconde importantes disparidades entre países y no alcanza el nivel necesario para lograr la transformación estructural que países como China han logrado. [1]



Dado que África es la región menos integrada del mundo, la integración económica es una palanca política que puede ayudar a incrementar y sostener su crecimiento. África es un continente enorme, tan grande como EE. UU., México, China, India, Japón, Europa occidental y oriental combinados, pero sigue siendo un mosaico de 54 países de varios tamaños, seis de los cuales no tienen salida al mar. África representa el 1.8 por ciento de las importaciones mundiales de bienes y el 3.6 por ciento de las exportaciones mundiales y estas tasas son más bajas en el sector de servicios. [2] La fragmentación política, económica y geográfica de África crea una serie de obstáculos al comercio, la inversión y el funcionamiento de las cadenas de suministro. Como resultado, África es la región más cara del mundo para comerciar. El comercio intrarregional es el más bajo del mundo y, durante una década, se ha mantenido obstinadamente en alrededor del 10 por ciento (ahora un poco más de un 12 por ciento), en comparación con el 30 por ciento de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático y el 60 por ciento en toda la Unión Europea.

Los beneficios esperados de una mayor integración económica para el continente incluyen economías de escala a medida que se abren nuevos mercados, menores costos de transacción y, de manera más general, un menor costo de hacer negocios dentro de la región. Sin embargo, para que se obtengan estos beneficios, los países africanos deberán mejorar su infraestructura, incluida la energía, las comunicaciones y los enlaces de transporte. Las empresas africanas necesitan innovar y diversificar sus productos para conquistar los mercados vecinos. Los gobiernos africanos deben resolver una serie de problemas fronterizos, como los malos entornos aduaneros y las largas demoras en las fronteras. En la actualidad, cuesta más de tres veces enviar un automóvil desde Abidján, Côte d’Ivoire a Addis Abeba, Etiopía (5.000 dólares), que enviarlo desde el Japón a Côte d’Ivoire (1.500 dólares). Sin embargo, sobre todo, los gobiernos africanos necesitan construir rápidamente un mecanismo eficaz de prevención y resolución de crisis, ya que los conflictos armados, además de sus costos humanitarios, pueden causar pérdidas permanentes a sus economías.

La unión monetaria también puede contribuir a la integración regional, pero requiere una gestión cuidadosa de los desafíos que la acompañan, como lo ilustra la reciente crisis en la Unión Europea. Una moneda común puede ahorrar en varios tipos de costos de transacción y beneficiarse de las economías de escala. Pero una moneda común también significa que los responsables de la formulación de políticas pierden un importante instrumento de política, su política monetaria nacional, y por lo tanto pierden la capacidad de responder a algunos choques, especialmente aquellos que los impactan de manera diferente a otros países de la unión monetaria (los llamados choques asimétricos ). Una forma de reducir esos costos es mediante el uso de la movilidad laboral, la flexibilidad de precios y salarios y las transferencias fiscales. Además, dado que los países africanos enfrentan diferentes shocks en relación con sus términos de intercambio (por ejemplo, algunos son exportadores de petróleo y otros son importadores de petróleo), será importante crear instituciones monetarias sólidas, como un banco central común independiente, y un sistema fiscal disciplinado. políticas, especialmente para los miembros más grandes. La integración financiera también puede contribuir a la integración regional. Pero una lección de la crisis europea es que cuando el capital fluye de los miembros más ricos a los miembros más pobres de una unión monetaria, el crédito debe utilizarse para financiar el capital productivo y aumentar la productividad. De lo contrario, es probable que se produzca una brusca reversión de los flujos de capital.



Los países africanos tienen economías pequeñas. Por ejemplo, el PIB de Kenia es menor que el de Madison, WI (Figura 1). La integración regional debería ayudar a atraer más inversiones extranjeras, incluso de EE. UU., Con la esperanza de beneficiarse de las economías de escala. En 2012, los países miembros de la Comunidad de África Oriental (EAC) combinados habrían sido el 80º mercado de exportación de bienes más grande de los Estados Unidos en 2012, con exportaciones de bienes estadounidenses a la EAC por valor de $ 965 millones. Presumiblemente, la EAC en su conjunto tendría una clasificación más alta como socio comercial porque trabajar con toda la región reduce los costos de transacción para los exportadores estadounidenses en comparación con tener que tratar con cada país miembro por separado. Cuando se considera a los miembros de la CAO por separado, Kenia ocupó el puesto 98 en el mercado de exportación más grande de EE. UU. Y Ruanda, el 148.

y testimonio 1

La hoja de ruta para una comunidad económica africana

Sr. Presidente, esperando que sus países se beneficien de la integración regional, 51 jefes de estado y de gobierno firmaron el Tratado de Abuja en 1991. El tratado, que entró en vigor en 1994, estableció una hoja de ruta hacia una Comunidad Económica Africana que se completará en 2028 La hoja de ruta incluyó seis etapas a partir de la creación de bloques regionales (las Comunidades Económicas Regionales o CER) (Etapa I) y el fortalecimiento de la integración intrarregional y la armonización entre los bloques (Etapa II). Las cuatro etapas restantes planificadas para el establecimiento consecutivo de áreas de libre comercio y uniones aduaneras en cada bloque (etapa III), la creación de una unión aduanera continental (etapa IV), la creación de un mercado común africano (etapa V) y, finalmente, el establecimiento de una unión monetaria económica africana y un parlamento (Etapa VI) (la Figura 2 enumera los años que quedan para las Etapas III-VI). Si bien la primera etapa se ha completado, la segunda etapa, que se suponía que estaría finalizada en 2007, no está completamente terminada porque el progreso de los bloques regionales y los países dentro de ellos ha sido desigual.



y testimonio 2

El Tratado de Abuja se basa en ocho componentes básicos, las CER, para lograr su objetivo de establecer la Comunidad Económica Africana. Aunque se superponen, las CER pueden clasificarse geográficamente como: la Unión del Magreb Árabe (AMU / UMA) en el norte, la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO) en el oeste, la Comunidad de África Oriental (EAC) y la Autoridad Intergubernamental sobre Desarrollo (IGAD) en el este, la Comunidad de Desarrollo de África Meridional (SADC) en el sur, el Mercado Común para África Oriental y Meridional (COMESA) en el sureste, la Comunidad Económica de Estados de África Central (ECCAS) en el centro, y la Comunidad de Estados Sahel-Saharianos (CENSAD) (que incluye países al norte de la República Democrática del Congo, Comoras y Santo Tomé y Príncipe, pero excluye Argelia y Etiopía) (ver Mapa 1).

Además de la integración prevista de los bloques regionales, la Unión Africana ha puesto en marcha una serie de programas e iniciativas de integración [3]. Al igual que con los bloques regionales, estos programas se encuentran en varios niveles de avance e implementación. Estados Unidos, sin embargo, apoya algunos de estos programas. En particular, USAID ha asignado recursos a través de su Programa Feed the Future en apoyo al Programa de Desarrollo Integral Agropecuario (CAADP). El Proyecto de Redes de Laboratorios de Salud Pública de África Oriental (EAPHLNP), que es un proyecto financiado por el Banco Mundial, se está implementando en colaboración con la Secretaría de la EAC y el Centro de Estados Unidos para la Prevención y el Control de Enfermedades (CDC) y otros socios. El objetivo del proyecto es “establecer una red de laboratorios de salud pública accesibles, eficientes y de alta calidad para el diagnóstico y la vigilancia de la tuberculosis (TB) y otras enfermedades transmisibles.



primera fase de la luna

y testimonio 3

y testimonio 4

Progreso hacia la comunidad económica africana

Señor Presidente, la integración regional se está produciendo en toda África, pero el progreso hacia las etapas del Tratado de Abuja se está produciendo a diferentes velocidades. Las comunidades económicas con instituciones preexistentes han tenido más éxito en mantener y establecer uniones monetarias. Además, la implementación de la moneda única en África es poco probable, pero es posible alguna expansión de las instituciones monetarias existentes. [4] En última instancia, la integración regional no se limita al establecimiento de una unión monetaria y un enfoque en la libertad de movimiento de los otros factores de producción puede ayudar a construir economías de escala.

Las ocho Comunidades Económicas Regionales (CER) tienen diferentes niveles de avance en los componentes de la integración regional, p. libertad de movimiento de capitales y bienes, unificación de monedas y movilidad laboral. En pocas palabras, cuatro CER están progresando considerablemente en la integración regional y cuatro se están quedando atrás. A partir de 2013, la Comunidad de África Oriental (CAO) parece haber logrado el mayor progreso en general hacia las etapas del Tratado de Abuja (ver Anexo, Cuadro 1).

Incluso dentro de los grupos regionales, el progreso de los países individuales hacia el logro de los objetivos de convergencia es desigual. La diversidad de países dentro de un mismo bloque regional es a veces muy pronunciada. Por ejemplo, la República Centroafricana es el único país de la CEMAC que no exporta petróleo y actualmente atraviesa un conflicto armado. Otros países como Burundi en la CAO y Costa de Marfil, Guinea, Guinea Bissau, Liberia y Togo en la CEDEAO están todos clasificados como países frágiles por el FMI. Los países con diferentes clasificaciones económicas favorecen políticas diferentes. Además de la variación de la clasificación económica, existe una superposición significativa de miembros entre las CER. Esto es un problema porque los países que pertenecen a más de un bloque regional pueden tener dificultades para priorizar sus políticas.

Libertad de circulación de capitales y bienes: reducción de las barreras arancelarias al comercio

En particular, la EAC lanzó una unión de mercado común en todos sus estados miembros en 2010 (después de tener cinco años para adaptarse a los procedimientos aduaneros unificados). Los miembros de la CAO también están avanzando con la fecha límite de 2015 para tener una moneda única y, en general, parecen haber hecho el mayor progreso en los objetivos primarios de convergencia de políticas macroeconómicas entre los estados miembros (véase el cuadro 2 del anexo). La CAO ha duplicado su comercio intrarregional en los últimos cinco años y el PIB regional se ha cuadriplicado en los últimos diez años. [5] Sin embargo, en medio de los muchos éxitos de la CAO, el reciente aislamiento percibido de Burundi y Tanzania ha erosionado la cohesión del grupo.

Siguiendo el ritmo de la CAO, COMESA lanzó su unión aduanera en 2009. La SADC y la CEDEAO están trabajando en el nivel de construcción de sus Zonas de Libre Comercio (TLC); las dos CER han fijado 2013 (originalmente 2010) y 2015 como sus respectivas fechas para el lanzamiento de una unión aduanera. La transición de un TLC a una unión aduanera única plantea un desafío para la SADC. Según la secretaría de la SADC, el retraso en la convergencia a la unión aduanera se debe a la dificultad de fusionar los once aranceles externos de las CER en un solo arancel externo común. [6] La EAC, COMESA y SADC también están trabajando hacia una zona de libre comercio tripartita para reducir el efecto tazón de espagueti de la membresía superpuesta. En general, ha habido cierto interés y movimiento en África subsahariana hacia una reducción de la duplicación y superposición.

Las cuatro CER que están rezagadas en cuanto a las seis etapas del Tratado de Abuja son la CEEAC, la CENSAD, la AMU y la IGAD. La ECCAS ha intentado poner en marcha una zona de libre comercio, pero, según la Situación de la integración de la Unión Africana en África VI , está teniendo problemas con la implementación.

Unificación de la moneda: camino de la Unión Monetaria Africana

A pesar de la crisis que azotó la zona euro de la Unión Europea en 2012, la región de África sigue avanzando en la unificación de las monedas monetarias. Sin embargo, el mayor progreso hacia una unión monetaria se ha logrado en áreas que tienen un precedente histórico de monedas únicas que se establecieron durante el período colonial: Unión Económica y Monetaria de África Occidental (UEMAO), ECCAS y EAC. Si bien la EAC no tiene actualmente una moneda única, los países de África oriental gobernados en el pasado por el Reino Unido (Kenia, Uganda, Tanganica y Zanzíbar) utilizaron el chelín de África Oriental, pero luego divergieron después de la independencia. Si bien es probable que algunas uniones monetarias existentes puedan expandirse para incluir a nuevos miembros, es poco probable que se forme una unión monetaria en África para 2028.

Nigeria crea en este momento uno de los mayores impedimentos potenciales para la viabilidad de una unión monetaria única en África Occidental debido al tamaño de la economía nigeriana en comparación con los países de la CEDEAO. Por ejemplo, toda la WEAMU tiene un PIB de aproximadamente $ 75 mil millones, mientras que Nigeria solo tiene un PIB de $ 260 mil millones (en 2013 USD). Nigeria es un importante exportador de petróleo, mientras que muchos otros países de África occidental lo importan.

Mantener la disciplina fiscal en los estados individuales es un desafío serio ya que los presupuestos están controlados por políticos y están sujetos a la extracción de rentas, especialmente antes de las elecciones. En estas condiciones, la construcción de instituciones monetarias y fiscales sólidas es un requisito previo para el éxito de la unión monetaria. Dicho esto, la integración regional no se limita a las uniones monetarias, y se puede servir mejor si se centra en los otros componentes que ayudan a las naciones africanas a obtener acceso a las economías de escala, por ejemplo, la libertad de movimiento de los factores de producción.

seis esposas de henryviii

Movilidad laboral: Protocolo sobre el estado de la libertad de circulación

Además de reducir las barreras comerciales a bienes y dinero, el Tratado de Abuja de la Unión Africana tiene planes para mejorar la movilidad de la mano de obra en toda la región. El objetivo final de la Comunidad Económica Africana es que los ciudadanos de todas las naciones de África tengan el derecho a cruzar fronteras y el derecho a establecer negocios en todos los países de la AEC. Al igual que con las Etapas I-VI del Tratado de Abuja, el desarrollo del protocolo de movilidad laboral, es decir, las visas REC para todo el país, también avanza a diferentes ritmos. La mayoría de las CER han establecido el marco legal para permitir el movimiento de personas, pero la inseguridad, la actividad ilegal y la infraestructura vial han retrasado la implementación.

En el ámbito de la movilidad laboral, la CEDEAO es la que más ha avanzado. La CEDEAO otorga visas de 90 días a los miembros y tiene un pasaporte regional para facilitar el movimiento de los miembros de la CEDEAO. Benin, Ghana, Guinea, Liberia, Níger, Nigeria y Senegal se han convertido al pasaporte de la CEDEAO. [7] Según se informa, el pasaporte de la EAC está en manos de un pequeño número de personas dentro de la EAC, pero está programado que esté listo para su implementación completa en 2016. [8] Los miembros de SADC y COMESA ofrecen visas de 90 días a los miembros, mientras que los miembros de CEMAC tienen planes de implementar una visa de 90 días. Ruanda adoptó una política de puertas abiertas y comenzó a emitir visas de entrada a todas las naciones africanas, no solo a los miembros de la EAC o COMESA, en enero de 2013. [9]

Además del progreso en estos tres componentes de la integración regional, hay esfuerzos regionales para armonizar las reglas de origen, mejorar el transporte, construir infraestructura y comprometer más fondos para el sector agrícola. [10]

Desafíos para la integración regional

Señor Presidente, los gobiernos africanos deberán abordar una serie de desafíos a fin de alcanzar el objetivo de una Comunidad Económica Africana para 2028. En particular, los encargados de formular políticas africanas deberían redoblar sus esfuerzos para:

calendario lunar noviembre 2016
  • Mantener la paz y la seguridad regionales: Los conflictos armados en curso en el continente, como en Sudán del Sur y la República Centroafricana, descarrilan los esfuerzos de integración económica regional. No solo infligen importantes costos humanos y económicos a los países, sino que también provocan la destrucción de la infraestructura. Los efectos secundarios de estas crisis tienen efectos a corto y largo plazo tanto en los países de origen como en sus vecinos. A la espera de un mecanismo continental más sólido de prevención y resolución de crisis, las CER como la IGAD en Sudán del Sur y la ECCAS en la República Centroafricana desempeñan un papel importante en la resolución de conflictos armados a través de la mediación o las operaciones de mantenimiento de la paz.
  • Fortalecer las instituciones comunes: La integración regional, especialmente la monetaria, requiere instituciones independientes con la experiencia pertinente. Los gobiernos de los países miembros deberían establecer un mecanismo de financiación sostenible para instituciones comunes como las secretarías y comisiones de las CER. Además, las instituciones comunes deben poder monitorear y evaluar el proceso de integración de manera oportuna y poder aplicar sanciones a los países que no respeten sus obligaciones regionales. La integración regional a menudo implica compensaciones entre costos a corto plazo, como la pérdida de ingresos aduaneros, y ganancias a largo plazo, como el acceso a mercados más grandes, lo que a menudo provoca retrasos en la integración. Un mecanismo de compensación puede brindar incentivos a los gobiernos para que sigan comprometidos con la agenda de integración.
  • Agilizar las prioridades de integración regional: El amplio alcance de los programas regionales existentes muestra que hay mucho esfuerzo hacia la integración regional, pero que los miembros tienen prioridades variadas. Las dificultades para financiar una gama tan amplia obstaculizan la velocidad de la integración regional. Centrarse en un número reducido de prioridades máximas, como la construcción de infraestructura y el aumento del comercio regional, aceleraría la integración. Además, muchos países africanos pertenecen a más de una CER, lo que conduce a ineficiencias cuando las políticas entre diferentes CER no están armonizadas. La armonización de políticas reduciría tales ineficiencias.Implicaciones para los Estados Unidos

Señor Presidente, como usted sabe, Estados Unidos realiza esfuerzos continuos para apoyar la integración regional. El Estrategia de Estados Unidos hacia el África subsahariana (Junio ​​de 2012) incluye la promoción de la integración regional como una forma de acelerar el crecimiento económico inclusivo. Señala que una mayor integración regional africana crearía mercados más grandes, mejoraría las economías de escala y reduciría los costos de transacción para el comercio local, regional y mundial. La estrategia también dice que EE. UU. Trabajará con las CER, a través de gobiernos nacionales y programas como la Iniciativa de Inversión y Comercio Comunitario de EE. UU. Y África Oriental que reducen las barreras al comercio y los flujos de inversión en todo el continente. Para hacerlo, EE. UU. Promoverá la facilitación del comercio, la modernización de las aduanas y la armonización de estándares; apoyar la coherencia regulatoria y la transparencia; mejorar la infraestructura que fortalece el comercio regional y el acceso a los mercados globales; y explorar formas de eliminar los impedimentos para el funcionamiento eficiente de las cadenas de suministro en la región.

Luego de dos audiencias para explorar el potencial económico del África subsahariana, el Subcomité de Asuntos Africanos de Relaciones Exteriores del Senado estableció una hoja de ruta para el compromiso económico de Estados Unidos con África. [11] La hoja de ruta recomienda que EE. UU. Apoye los esfuerzos liderados por África para mejorar el clima empresarial en el continente y eliminar las barreras al comercio. En particular, recomienda mejorar la integración económica regional, principalmente mediante un mayor apoyo a los tres centros comerciales regionales financiados por USAID. Las iniciativas estadounidenses actuales para apoyar la integración regional en África deben ser elogiadas.

Señor Presidente, para que los esfuerzos de Estados Unidos para apoyar la integración regional en África tengan un mayor impacto en la vida de los africanos y aumenten las oportunidades de comercio con Estados Unidos, sugiero un compromiso más profundo. He esbozado dos programas actuales que deberían expandirse más allá de la EAC y otros esfuerzos bilaterales a CER adicionales.

Señor Presidente, recomiendo las siguientes acciones para apoyar la integración regional:

  • Ampliar Comercio África a otras REC: Comercio de África, que se anunció durante la visita del presidente Obama a África en 2013, es una iniciativa que busca incrementar el comercio interno y regional dentro de África y expandir los lazos económicos entre África, Estados Unidos y otros mercados globales. Sin embargo, la iniciativa se centra únicamente en la Comunidad de África Oriental (EAC) y tiene como objetivo duplicar el comercio intrarregional en la EAC y aumentar las exportaciones de la EAC a los Estados Unidos en un 40 por ciento. Aunque en principio Comercio África se extenderá a otras CER, es conveniente expandir la iniciativa rápidamente. Como mínimo y en espera de su inclusión en el programa, estas CER podrían desarrollar capacidades adaptándose a los estándares de armonización asociados a la iniciativa. Podría establecerse una hoja de ruta para que las CER se unan a la iniciativa.
  • Expandir Poder África para incluir proyectos regionales y apoyar el esfuerzo continental para mejorar la infraestructura: Durante su visita de 2013 a África, el presidente Obama también anunció Poder África - una iniciativa para duplicar el número de personas con acceso a la energía en el África subsahariana y agregar más de 10,000 megavatios (MW) de capacidad de generación de electricidad. La iniciativa es un buen ejemplo de cómo los gobiernos africanos, el sector privado y otros socios, como los bancos multilaterales, pueden abordar la gran brecha de infraestructura de África. Sin embargo, la iniciativa se centra solo en seis países (Etiopía, Ghana, Kenia, Liberia, Nigeria y Tanzania). La iniciativa podría coordinarse con iniciativas regionales y continentales para abordar la brecha de infraestructura, incluida la energía. Por ejemplo, el Programa para el desarrollo de la infraestructura en África (PIDA), una colaboración de la Comisión de la Unión Africana, la Nueva Alianza para el Desarrollo Africano y el Banco Africano de Desarrollo, también tiene como objetivo abordar la gran brecha de infraestructura de África. Esto es importante ya que los proyectos regionales podrían beneficiarse de economías de escala y sentar las bases para un mercado energético regional. De manera más general, la Poder África El modelo, aunque aún no se ha probado, tiene el potencial de ser útil para proyectos de infraestructura más allá del sector eléctrico.
  • Fortalecer las Secretarías y Comisiones de REC: Las CER africanas se beneficiarían de la financiación y el desarrollo de capacidades, como el diseño, la implementación y el seguimiento. La creación de instituciones sólidas ayudaría a sentar las bases para una integración económica más rápida y de mejor calidad y, potencialmente, para la integración monetaria. Estados Unidos podría coordinarse con la Unión Africana y las comunidades económicas regionales para alentar a las instituciones multilaterales como el FMI y el Grupo del Banco Mundial a intensificar su apoyo a la integración regional en África. Dado que las naciones africanas carecen de representación en estas instituciones de gobernanza global, la presión de los EE. UU. Sobre las multilaterales podría aumentar considerablemente el apoyo a las CER.

y testimonio 5

Fuentes: ARIA VI (2013), SIA IV (2013) * La UEMAO ya tiene una moneda única, el CFA, pero está programada para fusionarse con la Zona Monetaria de África Occidental una vez que se haya establecido, la moneda es el Eco.

y testimonio 8


Otras lecturas

Unión Africana. (2013). Situación de la integración en África IV . Comisión de la Unión Africana. Obtenido de http://ea.au.int/en/content/status-integration-africa-sia-iv-2013

Fondo Monetario Internacional. (2012). La Comunidad de África Oriental después de diez años: profundización de la integración. Ed. Davoodi, H. Fondo Monetario Internacional: Washington, D.C. Obtenido de http://www.imf.org/external/np/speeches/2012/022812.htm

Masson, P. R. y Pattillo, C. A. (2005). La geografía monetaria de África . Prensa de la Institución Brookings.

cuántos días en un año en Venus

Sy, Amadou (2010). Mercados de valores gubernamentales en la Unión Económica y Monetaria de África Occidental: una revisión. Examen del desarrollo africano , vol. 22, número 2, páginas 292-302

Sy, Amadou. (2006). Integración financiera en la Unión Económica y Monetaria de África Occidental. Documento de trabajo del FMI WP / 06/214. Fondo Monetario Internacional: Washington, D.C.

Comisión Económica de las Naciones Unidas para África. (2013). Armonización de políticas para transformar el entorno comercial. Evaluación de la integración regional en África VI . UNECA: Addis Abeba. Obtenido de http://www.uneca.org/publications/assessing-regional-integration-africa-vi


[1] Trece países, los llamados milagros del crecimiento, han logrado un crecimiento sostenido alto y rápido en el período de posguerra. Incluyen Brasil; China; Hong Kong, China; Indonesia; Japón; la República de Corea; Malasia; Malta; Omán; Singapur; Taiwán, China; Tailandia; y solo un país africano, Botswana. Ver Informe sobre el crecimiento: estrategias para un desarrollo sostenible e inclusivo (2008)­­­­, Banco Mundial, http://go.worldbank.org/FC797ZNZP0

[2] Unión Africana, Estado de la integración en África, 2013, http://ea.au.int/en/content/status-integration-africa-sia-iv-2013.

[3] Ejemplos de estos incluyen: el Programa para el Desarrollo de Infraestructura en África (PIDA); el Programa Integral de Desarrollo Agrícola de África (CAADP); Instituciones financieras africanas (incluido el Banco Central Africano, el Fondo Monetario Africano y el Banco Africano de Inversiones); la Carta Africana de Estadísticas (AEC) y la Estrategia para la Armonización de las Estadísticas en África (SHASA); el Área de Libre Comercio Continental (CFTA), el Impulso del Comercio Intraafricano (BIAT); y el Programa de Integración Mínima (MIP).

[4] Para obtener más información, consulte Masson y Pattillo (2005), The Monetary Geography of Africa, Brookings Press.

[5] Hoja informativa de la Casa Blanca: Trade Africa, 1 de julio de 2013, http://www.whitehouse.gov/the-press-office/2013/07/01/fact-sheet-trade-africa

[6] SADC, Uniones aduaneras, 2012 http://www.sadc.int/about-sadc/integration-milestones/customs-union/

[7] Comisión Económica para África de las Naciones Unidas, Evaluación de la integración regional en África VI, 2013.

[8] Ibíd.

[9] Dirección General de Inmigración y Emigración de Ruanda, 2013, https://www.migration.gov.rw/

[10] Para obtener más información sobre el desarrollo de estos esfuerzos, consulte AU 2013, El estado de la integración regional en África VI.

[11] Senador estadounidense Chris Coons, Embracing Africa's Economic Potential, 7 de marzo de 2013, http://www.coons.senate.gov/embracing-africas-economic-potential