Del Consenso de Washington al Latinoamericano

La crisis del COVID-19 ha afectado dramáticamente a América Latina. La región se ha convertido en los últimos meses en el epicentro de la pandemia, y experimentará una contracción de la actividad económica del 9,1 por ciento según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) de la ONU o del 9,4 por ciento según la Internacional Monetaria. Fondo.



quien es el capitán cocinero

No solo es la peor recesión regional de su historia, sino también la peor del mundo después de Europa Occidental. Como resultado, en el escenario más pesimista, que es el más probable ahora, CEPAL estima que los niveles de pobreza aumentarán del 30 al 36 por ciento de la población; es decir, afectará a otros 36 millones de latinoamericanos.

La crisis también ocurre después de lo que me he referido como un media década perdida: cinco años de muy mal desempeño económico, durante los cuales la región creció apenas un 0,2 por ciento anual. Este es el peor desempeño en cinco años desde el final de la Segunda Guerra Mundial. El lento crecimiento ha estado acompañado de crisis políticas en varios países y un debilitamiento de las tendencias democráticas, que han sido uno de los puntos fuertes de América Latina desde la década de los ochenta.





El lento crecimiento desde 2015 también interrumpió la reducción de la pobreza y las mejoras en la distribución del ingreso que se habían producido desde 2002-03, una de las mejores tendencias que había experimentado la región en las últimas décadas, aunque aún dejaba a la región como una de las peores distribuciones del ingreso. en el mundo. Debido a la crisis del COVID-19, la media década perdida se convertirá en una década perdida, 2015-2024, que puede ser incluso peor que la vivida por la región durante la crisis de la deuda de los años ochenta.

Además de las tendencias anteriores adversas, la crisis actual sigue a tres décadas de desempeño económico insatisfactorio: de 1990 a 2019, América Latina apenas creció a un 2,7 por ciento anual, que es la mitad de la tasa de 5,5 por ciento alcanzada en 1950-1980, el período de industrialización dirigida por el estado.



Una razón fundamental del escaso crecimiento de largo plazo ha sido la desindustrialización prematura que ha experimentado la región, en el sentido de que se ha producido en niveles de renta per cápita inferiores a aquellos a los que se inició este proceso en los países desarrollados. . También ha tenido lugar con niveles muy bajos de inversión en investigación y desarrollo: solo el 0,67 por ciento del PIB, menos de un tercio de los niveles de la OCDE. En ambos casos, las tendencias contrastan abiertamente con las de Asia oriental. China, por ejemplo, invierte en investigación y desarrollo más del 2 por ciento del PIB, un nivel bastante cercano al de la OCDE.

Todas estas tendencias adversas requieren un replanteamiento profundo del modelo de desarrollo que ha seguido América Latina desde las reformas de mercado que se adoptaron a fines de la década de 1980 o principios de la de 1990 en la mayoría de los países. Por ello, un grupo de 31 académicos y ex funcionarios públicos latinoamericanos y españoles se propuso proponer lo que llamamos la Consenso Latinoamericano 2020, es decir, una alternativa al Consenso de Washington que sirvió de marco a las reformas de mercado, cuyos resultados han sido claramente insatisfactorios. El nuevo Consenso fue publicado por el Instituto Iberoamericano de la Universidad de Salamanca.

Contiene 18 recomendaciones, que resumiré como cinco grandes objetivos de desarrollo.



El primero es el énfasis en el desarrollo social y, especialmente, en la reducción de la desigualdad. , que es el mayor problema de América Latina. Requiere el desarrollo de una educación y salud de calidad, la ampliación de los sistemas de protección social, la promoción del empleo formal, la formación laboral de calidad y la lucha contra las desigualdades de género.

El segundo es un gran impulso para la diversificación productiva y exportadora. con un contenido tecnológico cada vez mayor apoyado en políticas industriales ambiciosas, una de las áreas que se convirtió en un no-no bajo las reformas de mercado (la mejor política industrial es no tener política industrial, se argumentó). Esto requiere un esfuerzo paralelo para incrementar significativamente las inversiones en investigación y desarrollo, el apoyo a empresas innovadoras y la construcción de mejor infraestructura, incluida la tecnológica, que se ha vuelto aún más importante con la crisis del COVID-19. Y debe ir acompañado de un avance continuo en el sector agropecuario, uno de los puntos fuertes de América Latina, y un fuerte apoyo a las micro, pequeñas y medianas empresas, que son las grandes generadoras de empleo.

El tercero es una política macroeconómica fuerte y, en particular, unas finanzas públicas saneadas, que también deben basarse en sistemas tributarios progresivos que contribuyan a mejorar la distribución del ingreso de la región. También requiere una gestión macroeconómica anticíclica más sólida, que debería reducir la intensidad de los ciclos económicos que han sido muy fuertes en la región desde la década de los ochenta. El espacio fiscal limitado ha sido una fuerte restricción para manejar la crisis actual.



El cuarto es una apuesta decidida por los acuerdos internacionales, incluyendo los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas, las agendas para combatir el cambio climático y la defensa de la biodiversidad. También implica un mayor impulso a los acuerdos regionales, lo que requiere la despolitización de los procesos actuales, lo que es una de las principales causas de las crisis periódicas que han experimentado los procesos de integración regional en las últimas décadas.

Por último, pero no menos importante, proponemos el fortalecimiento de las instituciones del sector público , y especialmente, un compromiso firme y renovado con la democracia, que es fundamental, en palabras del Consenso, para converger hacia un conjunto de valores compartidos y un sentimiento de ciudadanía de pertenencia a la sociedad.

En el contexto de anteriores tendencias adversas, la crisis del COVID-19 obliga a América Latina a repensar profundamente su modelo de desarrollo. El Consenso Latinoamericano 2020 es un punto de partida para este debate.



cuando es el invierno