Francia y Europa: una relación ambivalente

La relación de Francia con Europa es paradójica. Por un lado, Francia ha sido durante mucho tiempo un firme defensor de la idea de una Europa unida. Aristide Briand, Jean Monnet y Robert Schuman fueron los padres fundadores de la integración europea. Este entusiasmo también proviene de las dimensiones intelectual, idealista y universal de la filosofía francesa. Pero Francia también es un país con una larga historia como estado-nación y una experiencia temprana con el poder global. Incluso cuando la posición de Francia dentro de Europa se debilitó durante el siglo XIX como resultado del creciente poder de Alemania, Francia pudo mantener su importancia en la arena mundial. Encontró consuelo en sus aventuras coloniales y en 1914 era el segundo imperio colonial más grande del mundo. E incluso cuando la Guerra Fría obligó a Europa a depender de Estados Unidos, Francia se apresuró a demostrar su independencia y peso durante la presidencia de Charles de Gaulle.



Desde la disolución del bloque soviético y la reunificación de Alemania, el lugar de Francia en el centro de Europa se ha visto amenazado. La reacción de Francia fue intensificar sus intentos de lograr la integración europea, especialmente mediante la promoción de la moneda única. Francia decidió también ayudar a crear una Europa política (Europa puissance) promoviendo la Política Exterior y de Seguridad Común (PESC) y relanzando una política europea común de seguridad y defensa (PESD), junto con el Reino Unido, en 1998 St. Cumbre de Malo.

Tres lecciones sobre el enfoque francés de Europa se derivan del pasado y se aplican al presente. En primer lugar, el concepto de Europa es popular en Francia y muchos lo perciben como una forma de evitar tanto los conflictos de la historia europea como los problemas del equilibrio de poder en Europa.





Ver artículo completo (PDF — 87 kb) Obtenga Adobe Acrobat Reader