Pronóstico de elecciones: intenciones de los votantes frente a expectativas

Abstracto



La mayoría de los encuestadores basan sus proyecciones electorales en preguntas sobre las intenciones de los votantes, que preguntan: Si la elección se celebrara hoy, ¿por quién votaría? Por el contrario, investigamos el valor de las preguntas que sondean las expectativas de los votantes, que normalmente preguntan: Independientemente de por quién planee votar, ¿quién cree que ganará las próximas elecciones? Demostramos que las encuestas sobre las expectativas de los votantes arrojan sistemáticamente pronósticos más precisos que las encuestas sobre las intenciones de los votantes. Un modelo estructural a pequeña escala revela que esto se debe a que estamos encuestando a partir de un conjunto de información más amplio y los votantes responden como si hubieran encuestado a veinte de sus amigos. Este modelo también proporciona una interpretación racional de por qué los pronósticos de los encuestados están correlacionados con sus expectativas. También mostramos que podemos usar las encuestas de expectativas para extraer pronósticos electorales precisos incluso a partir de muestras extremadamente sesgadas.

I. Introducción





Desde el advenimiento de las encuestas científicas en la década de 1930, los encuestadores políticos han preguntado a las personas por quién pretenden votar; de vez en cuando, también han preguntado quién creen que ganará. Nuestra tarea en este artículo está muy atrasada: preguntamos cuál de estas preguntas arroja pronósticos más precisos. Es decir, evaluamos el poder predictivo de las preguntas que sondean a los votantes intenciones con preguntas que sondean su Expectativas . A juzgar por la atención prestada por los encuestadores, la prensa y las campañas, la sabiduría convencional parece ser que las encuestas sobre las intenciones de los votantes son más precisas que las encuestas sobre sus expectativas.

Sin embargo, existen buenas razones para creer que preguntar acerca de las expectativas produce una mayor comprensión. Los encuestados pueden poseer mucha más información sobre la próxima carrera política que la que se probó en la pregunta de intención de voto. Como mínimo, conocen su propia intención de voto actual, por lo que el conjunto de información que alimenta sus expectativas será al menos tan rico como el capturado por la pregunta de intención de voto. Más allá de esto, también pueden tener información sobre las intenciones de voto actuales, tanto el candidato preferido como la probabilidad de votar, de sus amigos y familiares. También tienen cierto sentido de la probabilidad de que la intención expresada hoy cambie antes de que finalmente se convierta en una votación el día de las elecciones. Nuestra investigación está motivada por la idea de que la información más rica incluida en estos datos de expectativas puede producir pronósticos más precisos.



Encontramos evidencia sólida de que las encuestas que sondean las expectativas de los votantes arrojan predicciones más precisas de los resultados de las elecciones que las preguntas habituales sobre por quién pretenden votar. Al comparar el desempeño de estas dos preguntas solo cuando se les hacen exactamente a las mismas personas en exactamente la misma encuesta, efectivamente diferenciamos la influencia de todos los demás factores. Nuestro conjunto de datos principal consiste en todas las carreras de colegios presidenciales electorales a nivel estatal desde 1952 hasta 2008, donde se formulan tanto la pregunta de intención como de expectativa. En los 77 casos en los que la pregunta de intención y expectativa predice diferentes candidatos, la pregunta de expectativa elige al ganador 60 veces, mientras que la pregunta de intención solo elige al ganador 17 veces. Es decir, el 78% de las veces que estos dos enfoques no están de acuerdo, los datos de las expectativas eran correctos. También podemos evaluar la precisión relativa de los dos métodos evaluando hasta qué punto cada uno puede ser informativo para pronosticar el porcentaje de votos final; encontramos que confiar en las expectativas de los votantes en lugar de en sus intenciones produce aumentos sustanciales y estadísticamente significativos en la precisión de los pronósticos. Un promedio ponderado de manera óptima pone más del 90% de peso en los pronósticos basados ​​en expectativas. Una vez que se conocen los resultados de una encuesta de las expectativas de los votantes, queda muy poca información adicional en las encuestas habituales de intenciones de voto. Nuestros hallazgos siguen siendo sólidos para corregir una serie de sesgos conocidos en los datos de intenciones de los votantes.

El mejor desempeño de los pronósticos basados ​​en preguntar a los votantes sobre sus expectativas en lugar de sus intenciones, varía un poco, dependiendo del contexto específico. La pregunta sobre las expectativas funciona particularmente bien cuando: los votantes están integrados en redes sociales heterogéneas (y, por lo tanto, informativas); cuando no confían demasiado en información común; cuando se trata de pequeñas muestras (cuando la información adicional obtenida al preguntar sobre las intenciones contrarresta el gran error de muestreo en las encuestas de intenciones); y en un momento del ciclo electoral en el que los votantes están lo suficientemente comprometidos como para saber lo que piensan sus amigos y familiares.

hecho extraño del día

Nuestros hallazgos también hablan de varias líneas de investigación existentes dentro de la previsión electoral. Ha surgido una literatura que documenta que los mercados de predicción tienden a producir pronósticos más precisos que las encuestas (Wolfers y Zitzewitz, 2004; Berg, Nelson y Rietz, 2008). Más recientemente, Rothschild (2009) actualizó estos hallazgos a la luz de las elecciones presidenciales y senadores de 2008, mostrando que los pronósticos basados ​​en los mercados de predicción arrojaron pronósticos sistemáticamente más precisos de la probabilidad de que Obama gane en cada estado que los pronósticos basados ​​en encuestas de intención agregadas. compilado por Nate Silver para el sitio web FiveThirtyEight.com. Una hipótesis para este desempeño superior es que debido a que los mercados de predicción piden a los comerciantes que apuesten por los resultados, efectivamente hacen una pregunta diferente, provocando las expectativas en lugar de las intenciones de los participantes. Si es correcto, esto sugiere que gran parte de la precisión de los mercados de predicción podría obtenerse simplemente encuestando a los votantes sobre sus expectativas, en lugar de sus intenciones.



Estos resultados también hablan de la posibilidad de producir pronósticos útiles a partir de muestras no representativas (Robinson, 1937), un tema de importancia renovada en la era de los teléfonos celulares costosos y los paneles de encuestas en línea baratos. Las encuestas sobre las intenciones de voto dependen fundamentalmente de poder sondear a secciones representativas del electorado. Por el contrario, encontramos que las encuestas sobre las expectativas de los votantes aún pueden ser bastante precisas, incluso cuando se extraen de muestras no representativas. La lógica de esta afirmación proviene de la diferencia entre preguntar sobre las expectativas, que pueden no diferir sistemáticamente entre los grupos demográficos, y preguntar sobre las intenciones, que claramente sí lo hacen. Una vez más, la conexión con los mercados de predicción es útil, ya que Berg y Rietz (2006) muestran que los mercados de predicción han arrojado pronósticos precisos, a pesar de contar con un grupo no representativo de comerciantes autoseleccionados, en su mayoría blancos, masculinos, con altos ingresos y con altos ingresos.

Si bien los pronosticadores políticos han ignorado virtualmente las preguntas que sondean las expectativas de los votantes, han despertado cierto interés por parte de los psicólogos. En particular, Granberg y Brent (1983) documentan las ilusiones, en las que la expectativa de las personas sobre el resultado probable se correlaciona positivamente con lo que quieren que suceda. Por lo tanto, las personas que tienen la intención de votar por los republicanos también tienen más probabilidades de predecir una victoria republicana. Esta misma correlación también es consistente con los votantes que prefieren al candidato que creen que ganará, como en el caso de los efectos del carro, o que obtienen utilidad al ser optimistas. Reinterpretamos esta correlación a través de una lente racional, en la que los encuestados conocen con certeza su propia intención de voto y tienen conocimiento sobre las intenciones de voto de sus amigos y familiares.

Nuestro enfoque alternativo al pronóstico político también proporciona una nueva narrativa del flujo y reflujo de las campañas, que debería informar la investigación en ciencia política en curso sobre qué eventos realmente importan. Por ejemplo, durante la campaña de 2004, las encuestas sobre las intenciones de los votantes sugirieron un electorado volátil cuando George W. Bush y John Kerry intercambiaron el liderazgo varias veces. Por el contrario, las encuestas sobre las expectativas de los votantes mostraron consistentemente que se esperaba que Bush ganara la reelección. Asimismo, en 2008, a pesar de la volatilidad en las encuestas sobre las intenciones de los votantes, se esperaba que Obama ganara en las últimas 17 encuestas de expectativas tomadas durante los últimos meses de la campaña. Y en las primarias republicanas de 2012, las encuestas sobre las intenciones de los votantes en diferentes puntos mostraron que Mitt Romney estaba detrás de Donald Trump, luego Rick Perry, luego Herman Cain, luego Newt Gingrich y luego Rick Santorum, mientras que las encuestas de expectativas lo mostraban consistentemente como el probable ganador.



Creemos que nuestros hallazgos brindan sugerencias tentadoras de que métodos similares podrían ser útiles en otros dominios de pronóstico. Los investigadores de mercado formulan variantes de la pregunta sobre la intención del votante en una variedad de contextos, haciendo preguntas que provocan su preferencia por un producto sobre otro. Asimismo, los índices de confianza del consumidor se basan en parte en las intenciones de compra declaradas de los consumidores, más que en sus expectativas sobre las condiciones de compra de su comunidad. La misma idea que motivó nuestro estudio —que las personas también tienen información sobre los planes de los demás— probablemente también sea relevante en estos otros contextos. Por tanto, parece plausible que la investigación mediante encuestas en muchos otros dominios también pueda beneficiarse de prestar más atención a las expectativas de las personas que a sus intenciones.

El resto de este artículo procede de la siguiente manera. En la Sección II, describimos nuestro primer corte de los datos, ilustrando el éxito relativo de los dos enfoques para predecir el ganador de las elecciones. En las Secciones III y IV, nos enfocamos en evaluar sus respectivos pronósticos de la participación de votos bipartidistas. Inicialmente, en la Sección III proporcionamos lo que llamamos pronósticos ingenuos, que siguen la práctica actual de los principales encuestadores; en la sección IV producimos pronósticos estadísticamente eficientes, teniendo en cuenta los conocimientos de los científicos políticos modernos y sofisticados. La Sección V proporciona pronósticos fuera de la muestra basados ​​en las elecciones de 2008. La sección VI extiende la evaluación a una fuente de datos secundaria que requirió una investigación sustancial de archivos para compilar. En la Sección VII, proporcionamos un pequeño modelo estructural que ayuda a explicar el mayor grado de precisión obtenido de las encuestas de expectativas de los votantes. La Sección VIII caracteriza el tipo de información que se refleja en las expectativas de los votantes, argumentando que es en gran medida idiosincrásica, más que el tipo de información común que podría provenir de los medios de comunicación. La sección IX evalúa por qué las expectativas de las personas están correlacionadas con sus intenciones. La Sección VI utiliza este modelo para mostrar cómo podemos obtener pronósticos basados ​​en expectativas sorprendentemente precisos con muestras no representativas. Luego concluimos. Para ser claros sobre la estructura del argumento: en la primera parte del artículo (hasta la sección IV) simplemente presentamos dos tecnologías de pronóstico alternativas y las evaluamos, mostrando que los pronósticos basados ​​en expectativas superan a los basados ​​en encuestas tradicionales basadas en intenciones. Presentamos estos datos sin tomar una posición sólida sobre el motivo. Pero luego, en secciones posteriores, trataremos de evaluar qué explica este mejor desempeño. Debido a que esta evaluación se basa en modelos, nuestras explicaciones se basan necesariamente en supuestos auxiliares (que detallamos).

En este momento, comenzamos con nuestra comparación más simple y transparente de la capacidad de pronóstico de nuestros dos enfoques en competencia.



Descarga el artículo completo (PDF)