La debacle económica en el noreste de Asia: legados económicos, políticos y sociales

Resumen ejecutivo



Con la devaluación del baht tailandés en julio de 1997, la crisis económica y financiera asiática se extendió por Asia oriental devastando gran parte de la historia de éxito económico de la región. Dos años más tarde, la depresión económica persiste en el noreste de Asia, a pesar de un regreso impresionante en algunos países como Corea del Sur y Taiwán, relativamente poco afectado. La tasa de desempleo de Japón alcanzó el 4,9 por ciento en junio de 1999, el nivel más alto registrado desde que se inició la estadística en 1953; el desempleo en Corea del Sur se disparó del 2,1 por ciento en octubre de 1997 al 8,7 por ciento en febrero de 1999; Las gigantescas industrias estatales de China están despidiendo a decenas de miles en un esfuerzo por mantenerse competitivas. La poca esperanza que pudo haber tenido el Lejano Oriente de Rusia de integrarse de manera más beneficiosa en el milagro económico de Asia oriental está ahora en suspenso indefinidamente. Mientras tanto, la confianza de los consumidores está bajando en la región, y los inversores solo regresan con cautela.

Quizás lo más importante, pero considerado con menos frecuencia, son los efectos políticos y sociales a largo plazo de la crisis. La agitación social y política en Indonesia se destaca como el ejemplo más obvio, pero la crisis también afectó la política y la cohesión social de otros en la región: ha habido protestas y cambios políticos en Malasia, la oposición llegó al poder en Corea del Sur, política En Japón aparecieron divisiones y en China se introdujeron dolorosas medidas de reforma. Incluso mientras la región se recupera económicamente, estos efectos políticos y sociales bien pueden tener el mayor impacto en los gobiernos, economías y sociedades de la región.





En este informe, los siete autores, todos analistas de políticas o profesionales que se especializan en el noreste de Asia, analizan críticamente los legados económicos, políticos y sociales de la crisis, y ofrecen recetas de políticas razonadas a medida que sus gobiernos siguen caminos variados para hacer frente a su largo plazo. réplicas de término.

China: Si bien no siente los efectos inmediatos de la crisis, China enfrenta problemas relacionados que se avecinan a medida que sus industrias de exportación luchan por competir, la inversión extranjera cae y el delicado sector bancario del país se ve sometido a una presión cada vez mayor. El crecimiento económico sólido y constante, el gasto público, la introducción de servicios de reempleo y la dependencia de enormes reservas de divisas se destacan como políticas para proteger a China de los peores efectos de la crisis.



Japón: El país sigue sumido en la peor recesión económica de su historia de posguerra. La recesión ha tenido un efecto devastador en la psique japonesa y amenaza con volver a Japón aún más hacia adentro y cuestionar los principios de la globalización y los mercados libres. Las reformas tan necesarias se verán obstaculizadas por los efectos paralizantes de la crisis misma, así como por la fragilidad que dominará la escena política japonesa en el futuro previsible.

Corea: Considerado como una historia de éxito económico, el país experimentó un tremendo revés como resultado de la crisis. Políticamente divididos, los líderes surcoreanos han logrado importantes avances, pero la reestructuración industrial sigue siendo lenta y el desempleo es alto y puede aumentar. El gobierno de Kim Dae-jung debe intensificar sus esfuerzos en áreas clave: evitar la politización del proceso de reforma, abordar con firmeza los intereses industriales creados, ampliar los programas de asistencia pública y mantener un consenso nacional a favor de la reforma.

Rusia: El Lejano Oriente ruso, que ya se encuentra económicamente rezagado con respecto a gran parte del resto de Rusia, y mucho menos del Este de Asia, ahora se enfrenta a un futuro económico aún más oscuro a raíz de la crisis. Las esperanzas de renovadas inversiones de Japón y Corea son prematuras. De cara al futuro, las mejores esperanzas del Lejano Oriente ruso deberían apostar por la integración política y económica con Asia Oriental a través de la permeabilidad de China y los puertos chinos en los mares de China Oriental y Meridional.



Taiwán: Los indicadores económicos muestran que Taiwán pudo evitar lo peor de la tormenta financiera. Además, los desarrollos en el frente social y político brindan más evidencia de que la gente de Taiwán respondió al caos regional de una manera única y en gran medida beneficiosa. Tras haber instituido reformas fiscales, económicas y políticas durante los últimos 10 a 15 años, y apoyándose en grandes reservas de divisas, Taiwán ha podido minimizar el impacto económico negativo de las crisis financieras asiáticas y mantener el mejor historial de desempeño en la región.

China

Fondo



La crisis ha afectado a China, aunque todavía no tan directamente. Tres puntos principales resumen la situación de China a raíz de la crisis financiera asiática. Primero, en términos de comercio, debido a que las principales exportaciones de China enfrentan una escasez de demanda en el país, es difícil superar la contracción de los mercados extranjeros. Las exportaciones son cruciales para el crecimiento económico y el empleo de China; lamentablemente, la región afectada por la crisis representa alrededor del 60 por ciento de las exportaciones de mercancías de China. Con la reducción de la demanda de la región, en el primer semestre de 1998, las exportaciones de China al sudeste asiático, Japón y Corea cayeron un 12,9 por ciento, un 4,3 por ciento y un 30,2 por ciento, respectivamente.

Las exportaciones chinas se enfrentan a una competencia cada vez mayor de las economías afectadas de la región, especialmente debido a la apreciación del renminbi chino (RMB) frente a otras monedas afectadas; alrededor del 15 por ciento de los productos de exportación de China se superponen con las exportaciones de las economías afectadas. La presión competitiva de las economías con monedas devaluadas se ha intensificado y puede aumentar en el futuro. La tasa de crecimiento de las exportaciones mensuales de China ha disminuido de manera constante y registró un crecimiento negativo en agosto de 1998, con una tasa de crecimiento negativa sin precedentes del 9,2 por ciento en octubre de 1998.

En segundo lugar, la crisis afectó negativamente la capacidad de China para atraer inversión extranjera, un factor crítico detrás del crecimiento económico de China. Las empresas de capital extranjero son la parte más dinámica de la economía china, representan aproximadamente el 50 por ciento de las exportaciones y emplean a unos 18 millones de trabajadores. Debido a que alrededor del 80 por ciento de la inversión extranjera de China provino de la región afectada por la crisis, muchos proyectos en curso enfrentaron dificultades financieras. Tanto la inversión contraída como la realizada de la región afectada por la crisis se redujo en aproximadamente un 11 por ciento en los primeros diez meses de 1998. La inversión de Japón disminuyó en un 25 por ciento en los primeros nueve meses de 1998, el cuarto año consecutivo de disminución de la inversión japonesa en China. Además, China puede tener menos interés en proyectos orientados a la exportación debido a la relativa apreciación del RMB.



El financiamiento internacional indirecto también se ha visto afectado. En 1997, se recaudaron unos 4.000 millones de dólares estadounidenses en capital extranjero mediante la venta de acciones (principalmente en Hong Kong) y bonos en el extranjero. La crisis financiera que golpeó a la bolsa de valores de Hong Kong afectó especialmente a las fichas rojas chinas. Varios planes de empresas chinas para cotizar acciones en el extranjero se han pospuesto o cancelado, mientras que las calificaciones crediticias internacionales de los grandes bancos de China se han reducido.

En tercer lugar, el RMB resistió la presión para devaluar. Aunque el gobierno chino anunció que el RMB no se devaluaría, existen serias dudas. Los líderes y economistas chinos están de acuerdo en que una devaluación del RMB tendría poco efecto en las exportaciones de China, pero podría causar un ciclo de depreciación de la moneda regional, lo que dañaría la recuperación de las economías afectadas. Pero hay que pagar un precio para mantener el valor del RMB. Aunque la devaluación puede hacer poco para mejorar las exportaciones, afectaría negativamente a las importaciones. Por lo tanto, la expansión de la demanda externa tendrá que sacar a la economía de tiempos difíciles. En los primeros diez meses de 1998, hubo un superávit de 38.400 millones de dólares EE.UU. en el comercio de mercancías, un aumento del 7,8 por ciento con respecto al mismo período de 1997. Pero sin una confianza adecuada en el RMB, algunas empresas orientadas a la exportación mantienen divisas extranjeras ilegalmente. Como resultado, las reservas de divisas crecieron mínimamente, de 140.000 millones de dólares EE.UU. a principios de 1998 a unos 145.000 millones de dólares EE.UU. en 1999. Dado que el RMB no es convertible en la cuenta de capital, un cortafuegos eficaz se opone a la especulación financiera internacional. Con una gran reserva de divisas y un superávit comercial, el gobierno chino probablemente tenga suficientes recursos financieros para mantener el tipo de cambio del RMB al menos hasta principios de 2000, si no más allá.

En resumen, si bien China aún no se ha visto directamente afectada por lo peor de la crisis financiera asiática, ha tenido un efecto adverso en el crecimiento económico y la estabilidad social de China. La crisis afecta a la economía real a través del sector externo, pone de relieve la fragilidad del sistema bancario y agrava los problemas de desempleo. Con China experimentando una recesión en su ciclo económico y enfrentando la difícil tarea de reformar las instituciones sociales y económicas fundamentales, el efecto de la crisis podría ser aún más severo.

Respuesta de política

Ante el impacto de la agitación financiera regional, China tiene que desviar sus efectos adversos tanto como sea posible mientras hace lo que puede para ayudar a sus vecinos afectados por la crisis. Para hacerlo, China ha adoptado un conjunto complejo de políticas. Primero, como una importante fuerza política regional y la segunda economía más grande de Asia oriental, China cumple con sus obligaciones internacionales. China brindó asistencia por un total de 4.500 millones de dólares a través del Fondo Monetario Internacional (FMI) y canales bilaterales a países como Indonesia, Rusia, Tailandia y Corea del Sur. En segundo lugar, para evitar una espiral de devaluación regional, China anunció que mantendría el tipo de cambio actual del RMB, aunque China absorbió graves pérdidas económicas por la relativa apreciación de su moneda.

A nivel nacional, para evitar una posible crisis bancaria y el aumento del desempleo, China buscó un crecimiento económico constante e impulsó la reforma institucional. Dado que la demanda externa contribuyó al 30 por ciento del crecimiento de China en 1997, el país mantuvo un superávit comercial para evitar una recesión en su crecimiento económico. Deseando evitar la etiqueta proteccionista, China hizo poco por reducir las importaciones. Al ajustar la política de exportación para compensar los efectos adversos de la crisis, pero sin devaluar el RMB, el gobierno chino elevó la tasa de devolución del impuesto al valor agregado sobre ciertos tipos de bienes de exportación como textiles y acero del 9 por ciento al 11 por ciento.

Sin embargo, la demanda externa no es el camino hacia el crecimiento, a pesar del aumento de la devolución de impuestos del dos por ciento. Para lograr metas de crecimiento más altas del siete u ocho por ciento, el gobierno central ha adoptado medidas de política monetaria y fiscal para estimular la demanda interna. Por ejemplo, el banco central bajó las tasas de interés cuatro veces desde el inicio de la crisis a mediados de 1997. También se abolieron las cuotas de préstamos, una palanca importante del banco central para controlar la oferta monetaria, y se ha permitido a las empresas no estatales un mayor acceso a los recursos financieros. Como resultado, la oferta monetaria aumentó según lo planeado en los primeros diez meses de 1998, con M2, M1 y M0 creciendo en 16,3 por ciento, 13,5 por ciento y 10,7 por ciento, respectivamente.

Con el consumo estancado, el gobierno ha enfatizado la inversión para estimular la demanda agregada. A principios de 1998, los líderes estatales anunciaron un ambicioso programa de inversión en infraestructura, por un valor de 100.000 millones de RMB (aproximadamente 12.000 millones de dólares estadounidenses) para 1998-2000. Sin embargo, esta cantidad no puede satisfacer la demanda sustancial de fondos para proyectos, lo que se traduce en un aumento sustancial de la dependencia de los bancos. préstamos. A finales de octubre de 1998, los préstamos pendientes de todas las instituciones financieras alcanzaron los 8345.500 millones de RMB, un 17% más que el año anterior. Algunos cuestionan si estos proyectos de infraestructura pueden absorber los préstamos y predicen que muchos de estos préstamos se volverán en mora.

Otros sectores a los que se apunta la reforma son el sistema de vivienda, el sistema de circulación de cereales, las empresas estatales, el sistema de seguro médico y la reducción del tamaño del gobierno. Para asegurar la igualdad de competencia entre las diferentes empresas, las autoridades militares, policiales armadas y judiciales debían desprenderse de las actividades comerciales a fines de 1998. China también está en el proceso de eliminar la discriminación contra las empresas no estatales. Se lanzó una campaña contra el contrabando para mejorar el orden del mercado y evitar la filtración de tarifas.

Trascendencia

Como resultado de la crisis y de ciertas decisiones políticas chinas, han surgido otros desafíos serios. Por un lado, las reformas de la vivienda, los seguros médicos y la reducción del tamaño del gobierno pueden tener un efecto negativo en las expectativas de los consumidores. Los bancos pueden ser más cautelosos al otorgar préstamos en un período de transición para que los recortes de las tasas de interés no estimulen tanta expansión crediticia como se esperaba. Las empresas no estatales con poco o ningún historial crediticio todavía enfrentan dificultades para obtener préstamos. Por otro lado, la política de expansión también puede tener un efecto adverso sobre la reforma. Para apoyar el programa de inversiones masivas del gobierno, los principales bancos anunciaron un plan de préstamos expansivo, que parece contrario a la reforma bancaria.

Además, la relación entre los ingresos gubernamentales, tanto presupuestarios como extrapresupuestarios, y el PNB se redujo del 39,6 por ciento en 1979 al 16,8 por ciento en 1996, un nivel mucho más bajo que en la mayoría de los demás países del mundo. La crisis financiera asiática no ha ayudado a esta situación. Al carecer de fondos suficientes, el gobierno exige que las empresas estatales (EPE) compartan responsabilidades sociales, como contratar trabajadores adicionales y mantener la red de seguridad social actual de los trabajadores en forma de vivienda, seguro médico y pensiones. Las cargas financieras adicionales de las empresas estatales y las fallas en la gobernanza empresarial hacen que la mayoría de ellas corran en números rojos, un problema agravado aún más por la disminución de la demanda interna y el aumento de la competencia en el extranjero. El gobierno ha canalizado cada vez más subsidios a través del sistema bancario al sector estatal en crisis. Para evitar la quiebra, la tasa de apalancamiento de las empresas estatales de China se encuentra entre las más altas del mundo. Es preocupante que el mal desempeño financiero de las empresas estatales haya elevado la proporción de préstamos bancarios en mora a un nivel incluso más alto que el de Indonesia o Tailandia antes de la crisis financiera. Dado que los depósitos de los hogares son la principal fuente de financiamiento bancario, tal situación no puede sostenerse a menos que la gente común coloque con confianza sus ahorros ganados con tanto esfuerzo en los bancos. Una grave desaceleración del crecimiento económico podría iniciar una espiral descendente de la confianza que podría conducir a una devastadora crisis bancaria.

Finalmente, como parte del proceso de reestructuración y reforma, acelerado en parte por la crisis financiera, el liderazgo chino ha alentado a las empresas estatales a comenzar a despedir trabajadores por decenas de miles. Como resultado, el desempleo se está convirtiendo en uno de los problemas más graves en China. Un desempleo tan dramáticamente incrementado puede conducir a un malestar social más amplio más allá de los incidentes dispersos de acción de los trabajadores registrados en el pasado reciente. Con el danwei o unidad de trabajo que ofrece vivienda, cobertura médica y pensiones a los trabajadores de las empresas estatales, el desempleo o aceptar un trabajo en el sector no estatal puede significar perder el plato de arroz de hierro tan apreciado, especialmente en ausencia de una red de seguridad social alternativa de el estado. Al carecer de una red de seguridad social, el gobierno exige que algunas empresas estatales mantengan a los empleados despedidos como los llamados trabajadores despedidos (xia gang gongren) para evitar un aumento repentino del desempleo urbano, manteniendo así la estabilidad social. Los trabajadores despedidos continúan recibiendo un sustento básico sin ir a trabajar. La única forma en que las empresas estatales pueden soportar una carga tan pesada es mediante más subsidios bancarios, lo que a su vez ejerce una presión aún mayor sobre un sistema bancario ya frágil. El gobierno chino se dio cuenta de la fragilidad de la red de seguridad social y comenzó a establecer centros de servicios de reempleo en la mayoría de las ciudades. Estos centros están financiados por los gobiernos locales y pagan un seguro de desempleo a los trabajadores despedidos.

A pesar de estos problemas potenciales, las políticas de reforma fiscal y empresarial han funcionado bastante bien hasta ahora. Varios indicadores apoyan este punto de vista. En primer lugar, la inconvertibilidad del RMB en la cuenta de capital evita que los especuladores internacionales ataquen directamente la moneda china, que fue el detonante de los problemas financieros en varios países vecinos. En segundo lugar, la enorme reserva de divisas de China y los grandes superávits comerciales también mejoran la confianza de la moneda china y ayudan a resistir las presiones para devaluar. En tercer lugar, la población china ha mantenido una fuerte confianza en el sistema bancario: a fines de octubre de 1998, el ahorro general en el sector bancario aumentó a una tasa anual del 17,6 por ciento, y los depósitos de los hogares aumentaron un 17,1 por ciento. Esto sugiere una fuerte confianza de los consumidores en el sector bancario a pesar de las preocupaciones expresadas en la comunidad internacional. En cuarto lugar, otros indicadores, como la inversión en activos fijos, los préstamos y la producción de bienes de inversión crecieron en la segunda mitad de 1998. La producción industrial mostró cierta aceleración después de agosto de 1998. La tasa de crecimiento oficial de 1998 del 7,8 por ciento, aunque por debajo de las metas del gobierno, fue un logro impresionante en un momento de turbulencias económicas regionales.

Desde una perspectiva económica y social, China enfrenta su etapa más difícil desde el inicio de las reformas a principios de los años ochenta. El gobierno debe implementar reformas mientras la economía se encuentra en el lado negativo del ciclo económico. Si bien China probablemente pueda mantener el tipo de cambio del RMB y evitar una crisis bancaria, necesita mejorar la coordinación del desarrollo económico, la estabilidad social y las reformas institucionales. Se necesitan reformas a largo plazo para establecer un sistema financiero saludable y mantener un rápido desarrollo económico a largo plazo. La única forma de salir de los posibles problemas socioeconómicos es seguir adelante con las reformas. En este sentido, mantener la estabilidad socioeconómica de China es como andar en bicicleta: si el ciclista no mantiene su velocidad, se caerá.

Japón

Fondo

En 1998, la película Titanic fue el mayor éxito cinematográfico de Japón. Su éxito en medio de la peor situación económica de Japón desde el final de la Segunda Guerra Mundial podría deberse en parte al hecho de que millones de japoneses pudieron presenciar la difícil situación virtual de cientos de personas menos afortunadas en la pantalla y escapar, aunque solo sea por un tiempo. A pocas horas -la dura realidad social y económica fuera del teatro.

Para decirlo de otra manera, la situación socioeconómica actual de Japón es sombría. Si bien puede haber algunos puntos brillantes, como importaciones más baratas de Asia, en general la situación ha sido negativa. Japón se encuentra ahora en una recesión económica real (una recesión heisei), y la Agencia de Planificación Económica (EPA) admite que la recesión persistente de Japón es el resultado de la incapacidad del propio gobierno para hacer frente a la crisis bancaria de forma rápida y decisiva. Japón espera un crecimiento negativo del PIB durante dos años consecutivos en 1998 y 1999, una experiencia nueva para los japoneses contemporáneos; El crecimiento oficial del PIB registró un 2,8 por ciento negativo en 1998. La atmósfera lúgubre en la sociedad está impregnada de artículos de revistas sobre empresas quebradas y pérdidas masivas semana tras semana. La tasa de desempleo de Japón alcanzó el 4,9 por ciento en junio de 1999, el nivel más alto registrado desde que se inició la estadística en 1953. La tasa de creación de nuevas empresas en Japón en 1998 fue sólo de alrededor del 3,7 por ciento. Esto no solo está muy por debajo de la tasa de EE. UU. Del 13,8 por ciento, sino incluso más baja que la tasa de cierre de empresas de Japón.

Una mirada a otros indicadores económicos ofrece una ilustración básica de los problemas que enfrenta Japón a raíz de la crisis financiera asiática. En cuanto al comercio, elemento vital de la economía japonesa, la situación ha sido especialmente mala. Para empezar, las exportaciones japonesas a Asia han disminuido. La tasa de variación de las exportaciones a Asia fue tan baja como un 18,0 por ciento negativo para el año fiscal 1998 (abril de 1998 a marzo de 1999), muy inferior a la tasa de crecimiento negativa del 3,8 por ciento de las exportaciones al mundo en su conjunto. Las exportaciones a la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) cayeron de manera particularmente pronunciada: 26,4 por ciento. Las importaciones japonesas de Asia también disminuyeron. En el año fiscal 1998, las importaciones de Asia cayeron un 10,7 por ciento, mientras que las importaciones totales cayeron un 11,5 por ciento.

Desde una perspectiva social y política, ha habido un fuerte impacto en el pueblo japonés a raíz de la crisis. Ya se sentían pesimistas sobre su futuro cuando ocurrió la crisis asiática debido al estallido de la burbuja, las perspectivas para el envejecimiento de la población de la sociedad, el temor a un aumento del desempleo y la pérdida de confianza en las instituciones japonesas (como el sector financiero y la burocracia). De hecho, se podría decir que la crisis económica asiática conmocionó al pueblo japonés y tuvo un impacto psicológico mayor que sus efectos reales en la economía japonesa.

¿Qué hora es en Gran Bretaña ahora?

Además, la crisis ha afectado la percepción japonesa de la economía de mercado y la globalización. Existe la opinión generalizada de que la crisis económica asiática ilustra la volatilidad de los mecanismos del mercado, lo que daña el bienestar económico y social. Una práctica popular de los medios japoneses es retratar a los países asiáticos como víctimas de las fuerzas del mercado, y ciertamente la crisis presentó una lección sobre la gestión de las fuerzas del mercado, especialmente los movimientos de capital a corto plazo. Sin embargo, los líderes japoneses deben resistir los esfuerzos intervencionistas en este sentido, que retrasarían indebidamente los pasos críticos hacia la desregulación y la reforma estructural que tanto se necesitan en Japón.

Respuesta de política

cometa vs estrella fugaz

Los políticos japoneses deben abordar dos problemas inmediatos, uno en el extranjero y otro en casa. El primero se refiere a la asistencia en la recuperación de las economías asiáticas. Los japoneses siempre son susceptibles a los sentimientos de los vecinos asiáticos y sintieron una especie de culpa cuando la crisis financiera asiática golpeó a mediados de 1997. Los japoneses se sintieron responsables porque su economía juega un papel fundamental en la situación económica general de Asia (el PIB de Japón de 4 billones de dólares EE.UU. es el doble que el resto de las economías de Asia oriental juntas). Como resultado, el gobierno japonés ha tomado medidas serias para rescatar a Corea, Indonesia y Tailandia, ofreciendo apoyo por un monto de $ 43 mil millones en cooperación con los Estados Unidos y el FMI. En el otoño de 1998, Japón anunció además un paquete de $ 30 mil millones (el Plan Miyazawa) para apoyar las economías de países asiáticos seleccionados y ayudar a reestructurar los sectores financieros débiles de la región.

Algunos argumentan que Japón puede ayudar más estimulando su propio motor económico para aumentar las importaciones de la región. Sin embargo, el aumento de la demanda interna japonesa no será tan grande como se esperaba, y depender únicamente de la expansión japonesa no será suficiente para sacar adelante las economías regionales. La participación de Japón en las exportaciones asiáticas disminuyó a alrededor del 13 por ciento en 1995 desde el 20 por ciento en 1980, mientras que el peso del comercio intrarregional aumentó al 40 por ciento.

Dicho esto, el segundo objetivo político inmediato de Japón debe ser continuar con su reforma estructural. En resumen, los sistemas económicos y sociales japoneses están pasados ​​de moda para una época simbolizada por el rápido desarrollo de la tecnología de la información. El sistema japonés con características tales como empleo vitalicio y un sistema de clasificación de antigüedad, relaciones a largo plazo entre empresas con participaciones cruzadas y un sistema fiscal a favor de empresas más grandes funcionó bien para desarrollar las industrias manufactureras durante la era de recuperación. Sin embargo, el sistema es ineficaz e incluso perjudicial hoy en día, cuando la flexibilidad y la velocidad cuentan más. Una de las lecciones aprendidas de la crisis económica asiática debe ser controlar sabiamente el mecanismo del mercado, pero que Japón no debe desacelerar ni reconsiderar políticas de reforma estructural.

Sin embargo, estas medidas de política no se desarrollarán sin problemas y pueden tener algunos efectos negativos. Por ejemplo, a pesar de que Japón se embarcó en varios esfuerzos de reforma en la década de 1990 (reforma administrativa, reforma financiera, reforma política y reforma social), la crisis económica en Japón ahora ha provocado una reacción violenta. La reforma financiera, que preocupaba a todos los gabinetes recientes, ha dado paso, al menos temporalmente, a una serie de paquetes de estímulo keynsianos. La reforma administrativa parece haber perdido impulso y quedar ensombrecida por medidas económicas para combatir la recesión y medidas legislativas y fiscales para rescatar el sistema bancario. A corto plazo, la crisis actual ha exigido un papel más importante del gobierno, y el gran gobierno parece revitalizado. Lamentablemente, el esfuerzo de reforma y la crisis económica se produjeron simultáneamente a mediados de la década de 1990, lo que dificultó la reforma real por razones políticas y prácticas.

Las políticas de reforma también se ven obstaculizadas por el conflictivo sistema político de Japón. Tras las devastadoras derrotas electorales del Partido Liberal Democrático (PLD) en 1996 y 1998, Japón ahora no cuenta con un partido mayoritario fuerte. En busca de un liderazgo político más fuerte, los políticos han buscado una vez más un realineamiento de los partidos políticos. El primer ministro Obuchi y el liderazgo del PLD, aparentemente motivados por preocupaciones políticas, buscan construir alianzas con Ichiro Ozawa y su Partido Liberal. La pregunta es si esta es una señal bienvenida de acción rápida o vacilación ante las tremendas tareas que tenemos por delante. Como mínimo, no se trata de una reforma, sino de una reversión al sistema de 1955 orientado al PLD. Algunos podrían argumentar que hoy en día se necesitan políticas firmes, no luchas políticas internas. Pero la necesidad es la madre de la invención y la política es un juego de gobierno de la mayoría. Las medidas políticas audaces solo pueden ser tomadas por el poder de una mayoría, lo que significa que la construcción de coaliciones y consenso es aún más necesaria. Un ejemplo concreto del problema se refiere al proceso de operación de rescate del sistema bancario japonés. Se necesitaron dos meses completos antes de que la Dieta aprobara las medidas legislativas necesarias para ayudar al sector bancario a hacer frente al impacto de la crisis financiera asiática. Esto plantea serias dudas sobre la capacidad de los líderes de Japón para gestionar futuras crisis económicas.

Trascendencia

Dadas estas difíciles condiciones y respuestas vacilantes, los japoneses son justificadamente pesimistas sobre su futuro. Según una encuesta de opinión de Asahi de 1998, el 79 por ciento de los encuestados están preocupados por su futuro, un aumento del 10 por ciento con respecto al año anterior. Irónicamente, el 65 por ciento espera que el gobierno resuelva la crisis, pero el 63 por ciento no está seguro de su confiabilidad. Alrededor del 95 por ciento quiere reformar los sistemas políticos y económicos fundamentales de Japón.

Los japoneses han perdido la confianza en las instituciones sociales, económicas y políticas. El gran mito desapareció con las quiebras de empresas de renombre como Yamaichi Securities y Long Term Bank and Trust. La gente también ha perdido la confianza en un gobierno que no implementó rápidamente medidas fiscales en la década de 1990. La gente estaba profundamente decepcionada con la forma en que los líderes políticos gestionaron la recesión económica.

La crisis también ha puesto a la tan cacareada burocracia japonesa en el centro de atención. Los burócratas japoneses han sido duramente criticados en el país y en el extranjero como un obstáculo para la reforma, y ​​una serie de escándalos de corrupción en la burocracia asestaron un golpe devastador a su reputación. Su percepción sobre su papel ha cambiado considerablemente gracias especialmente al progreso de la globalización. Por ejemplo, en el Ministerio de Industria y Comercio Internacional, proteger las industrias y empresas existentes ya no significa mucho. Lo importante es crear un entorno en el que las empresas, independientemente de su nacionalidad y tamaño, consideren que vale la pena ubicarse en Japón. En el proceso de desregulación, es inevitable que los roles de los burócratas disminuyan aún más. Es una tendencia sólida que los políticos japoneses, en lugar de los burócratas, desempeñen un papel más importante en las decisiones políticas. Aun así, el papel de los burócratas sigue siendo importante porque las alternativas fuera del gobierno, como los think tanks, aún no están bien desarrolladas.

El activismo de la política exterior de Japón también podría verse afectado como resultado de la crisis financiera asiática. Como resultado de la disminución del grado de confianza entre los japoneses, Japón se ha vuelto más introspectivo. Los asuntos exteriores ya no son un tema principal de conversación. La disminución del ingreso nacional obligará a recortar el presupuesto nacional en todos los ámbitos durante los próximos años fiscales y, como consecuencia, la asistencia oficial para el desarrollo (AOD) será una de las primeras víctimas. Una discusión seria puede cuestionar la contribución anual de Japón a las Naciones Unidas, que ahora representa el 20 por ciento del presupuesto total de la ONU. Un influyente político japonés señaló recientemente que Japón solía pensar seriamente en cómo Japón debería hacer contribuciones al mundo como miembro responsable de la comunidad internacional. Ahora tenemos que pensar cómo debemos evitar ser un obstáculo para el mundo.

Por último, los problemas socioeconómicos de Japón, exacerbados por la crisis financiera asiática, dan un peso aún mayor a un problema social siempre problemático. El desafío más fundamental de Japón es el hecho de que su población está envejeciendo rápidamente mientras nacen menos niños. La tasa total de fecundidad (número medio de nacimientos por mujer) descendió rápidamente y se situó en torno a 1,39 en 1997. Como resultado de la baja fecundidad y la larga esperanza de vida (Japón tiene la esperanza de vida más alta del mundo), la población japonesa está envejeciendo a un ritmo que ningún otro país ha experimentado nunca. La proporción de la población de 65 años o más, que era del 7% a principios de la década de 1970, aumentó a alrededor del 15% en 1995. Se espera que alcance el 27,4% en 2025 y el 32,3% en 2050. La tasa media anual de aumento de la población japonesa es de alrededor del 0,2 por ciento hoy en día, y se volverá negativo después de 2007. En 2050, la población japonesa será de alrededor de 100 millones, disminuyendo en unos 27 millones. A medida que la población japonesa envejece, la gente tiende a no gastar dinero en prepararse para un futuro incierto. La tasa de ahorro sigue siendo alta incluso después de que el gobierno anunció una serie de paquetes de estímulo económico. Irónicamente, incluso frente a una economía deflacionaria, los japoneses, todavía aturdidos por el estallido de la burbuja, están más preocupados por ahorrar que por gastar.

Al final, Japón debe trabajar para hacer que sus sistemas e instituciones sociales, económicos y políticos sean mucho más flexibles y efectivos. Será un proceso largo. Incluso después de que haya pasado lo peor de la situación económica, los japoneses seguirán enfrentando un futuro incierto. Pero es de esperar que la crisis económica asiática, en la medida en que acelere las reformas para hacer frente a estos desafíos, pueda tener un lado positivo para Japón a largo plazo.

Corea

Fondo

Considerada como una historia de éxito económico, la República de Corea (o Corea del Sur) experimentó un tremendo revés cuando la crisis financiera asiática llegó a sus costas en noviembre de 1997. El PNB per cápita se desplomó de 10.307 dólares EE.UU. en 1997 a 6.823 dólares EE.UU. en 1998 a medida que se contraía el crecimiento económico. en un 5,8 por ciento en 1998. Los salarios reales cayeron más del 14 por ciento en un año y la tasa de desempleo se disparó del 2,1 por ciento en octubre de 1997 al 8,7 por ciento en febrero de 1999.

Políticamente, la crisis financiera asiática ayudó a precipitar el cambio de poder al partido de oposición en las elecciones presidenciales de diciembre de 1997, lo que llevó a Kim Dae-jung a la Casa Azul. Algunos han argumentado que fue la desagradable campaña de barro lo que asustó a los inversores asustados por la estabilidad política interna. De cualquier manera, después de la crisis, los surcoreanos buscaron una explicación. Al principio, los coreanos culparon al FMI oa los altos funcionarios del gobierno anterior. Pero al poco tiempo, se dieron cuenta de que las cosas no eran tan simples y pronto se dedicaron a buscar soluciones efectivas a la crisis.

Enfrentar esta crisis ha planteado profundas cuestiones económicas, sociales y políticas para el proceso de modernización y democratización de Corea del Sur. El liderazgo político debe equilibrar los aspectos gemelos de la crisis, definida en coreano como riesgo y oportunidad, para evitar el empeoramiento de las condiciones económicas y sociales. Para hacerlo, los líderes de Corea del Sur deberán presentar una visión coherente para el desarrollo futuro, acelerar la asistencia a los más afectados por la crisis, trabajar para construir un consenso con las voces políticas de la oposición y evitar la política en la búsqueda de una reforma institucional muy necesaria basada en cálculos económicos racionales.

Respuesta de política

A nivel gubernamental, el liderazgo recién elegido bajo Kim Dae-jung enfrentó cuatro desafíos políticos. El primero se refiere a echar la culpa de la crisis. Un grupo en el nuevo gobierno intentó culpar al anterior liderazgo de Kim Young-sam. Otro grupo abogó por la unidad nacional y se opuso a las acusaciones. Con el primer grupo ganando ventaja, a principios de 1998, el nuevo gobierno encarceló a dos altos funcionarios del gobierno anterior por administrar mal las políticas económicas. El gobierno actual celebró audiencias del Congreso políticamente rencorosas, en lugar de esfuerzos racionales para resolver problemas. Esta estrategia de señalar con el dedo podría haber aliviado el estrés psicológico de la gente hasta cierto punto y haber desviado la ira de la gente del nuevo gobierno, pero esta estrategia política sin precedentes y con dureza desencadenó dos efectos secundarios. Primero, los funcionarios del gobierno se volvieron pasivos e incluso reactivos al tomar iniciativas de política, ya que un error de política podría tratarse con severidad en el futuro. En segundo lugar, el nuevo gobierno perdió el apoyo político de los grupos asociados con el gobierno anterior.

El segundo desafío al que se enfrentó el nuevo gobierno fue el manejo de los grupos de intereses creados. Los grandes conglomerados de empresas familiares, conocidos como chaebols, se encuentran entre los intereses creados más difíciles de abordar. Los chaebols tienen una fuerte influencia sobre los medios de comunicación y pueden influir fuertemente en la opinión pública. A veces, su influencia proviene de su propiedad directa, pero en muchos casos surge de su posición como anunciantes dominantes y formadores de opinión pública. Los grupos Chaebol gozan de gran influencia entre políticos, burócratas, periodistas y académicos. Además, las fuerzas del mercado actúan favorablemente hacia los grupos chaebol. Incluso después de la crisis financiera, han estado relativamente bien financiados, lo que ha generado un aumento de los préstamos bancarios. Las industrias pequeñas y medianas han sufrido recortes de préstamos. Dado que el papel de los chaebols en la economía coreana es tan importante, incluso su sabotaje pasivo podría generar tremendas repercusiones para la economía en forma de aumento del desempleo y quiebras crecientes de las pequeñas y medianas industrias relacionadas con los chaebols como subcontratistas. Por ejemplo, las ventas combinadas de los cinco chaebols más grandes (Hyundai, Samsung, Daewoo, LG y SK) representaron el 37 por ciento de la producción bruta de Corea y sus exportaciones fueron el 44 por ciento de las exportaciones totales del país en 1998. Los chaebols ya no han crecido. demasiado grande para fallar, pero también demasiado grande para reformar. Mucha gente sostiene que esta puede ser la última y mejor oportunidad para reformar los chaebols. Hasta ahora, la reforma de los chaebol ha sido lenta.

El tercer desafío político para el nuevo gobierno es cómo aislar la reforma económica de la interferencia política y la intervención gubernamental excesiva. Por ejemplo, se estima que los préstamos bancarios en mora ascienden a unos 150 billones de wones o el 35 por ciento del PNB (alrededor de 150.000 millones de dólares). Como tal, la crisis financiera coreana implica ante todo una necesidad de nuevo capital. El gobierno recapitalizará la mayoría de los bancos para rescatarlos, pero en este proceso el gobierno podría terminar controlando los bancos. Existen relaciones similares entre bancos y corporaciones. La relación deuda-capital medio de las empresas coreanas es muy alta. La relación deuda-capital promedio de los 30 principales chaebol alcanzó el 802 por ciento en un momento del verano de 1998. En el proceso de reestructuración corporativa, más corporaciones quedarán inevitablemente bajo el control y la supervisión de los bancos. Por lo tanto, se acelerará el control directo del gobierno sobre los bancos y el control indirecto sobre las grandes corporaciones. Irónicamente, para superar la actual crisis económica, Corea debería avanzar hacia un sistema más orientado al mercado, pero en el camino debería pasar un período intermedio de mayor dominio gubernamental sobre la economía. La influencia del gobierno en el proceso de reforma del sector bancario y empresarial abrirá nuevas posibilidades de intervención y favoritismo político. El clientelismo político obstaculizará la reestructuración económica y podría provocar tensiones políticas. Separar la política y la reforma estructural será especialmente difícil en 1999 y más allá: el mayor debate político para el futuro -planes para cambiar a Corea del Sur de un sistema presidencial a uno estilo gabinete- probablemente obstaculizará el progreso de la reforma económica.

El cuarto desafío político es cómo construir un consenso nacional para lograr estas medidas de reforma tan necesarias. En este sentido, el primer objetivo debe ser superar un gobierno dividido a nivel ejecutivo y legislativo. El ejecutivo está dividido entre dos partidos, el del reformista Kim Dae-jung y el del tradicionalista Kim Jong-pil, líder del tercer gran partido. Comenzando como un partido minoritario en la legislatura, el nuevo gobierno logró convertirse en mayoría. Pero en el proceso, enfrentaron una fuerte resistencia del partido de oposición y críticas del público. A medida que se desvanece su período de luna de miel, el nuevo gobierno debe construir una amplia coalición política para la reforma a nivel ejecutivo, legislativo y nacional.

Trascendencia

El aumento del desempleo en Corea del Sur ha sido bastante dramático desde que comenzó la crisis. Antes de la crisis, la tasa de desempleo era relativamente estable, oscilando entre el dos y el tres por ciento. Pero desde entonces ha aumentado al siete y al ocho por ciento. Sin embargo, esta cifra no incluye a las personas desanimadas que abandonan el mercado laboral debido a las malas perspectivas laborales. Con esos trabajadores, la tasa asciende a al menos el 10 por ciento de la fuerza laboral total, más de 2 millones de personas. Es casi seguro que la tasa seguirá aumentando a medida que los chaebol y las empresas públicas comiencen su reestructuración y reducción. Los trabajadores manuales no calificados, los jefes de hogar de mediana edad, los hombres y los trabajadores temporales y diurnos son los más afectados por el desempleo.

En respuesta, el gobierno debería considerar cuidadosamente dos paquetes de políticas mejoradas. Uno está ampliando el programa de seguro de desempleo y el otro está ampliando el programa de asistencia pública. A pesar de que existe un programa de seguro de desempleo extendido, los beneficios por desempleo todavía cubren solo una pequeña fracción de los desempleados. Además, el programa inicial tendía a beneficiar a los trabajadores desempleados relativamente acomodados en industrias a gran escala. En junio de 1998, de los 1,5 millones de desempleados, sólo el 7 por ciento (alrededor de 105.000) recibía prestaciones por desempleo. Además, la duración del período de las prestaciones por desempleo es demasiado breve y el nivel de las prestaciones es insignificante. Para la mayoría de las personas desempleadas, los beneficios solo duran de dos a tres meses y el nivel mínimo de beneficios equivale aproximadamente al 70 por ciento del salario mínimo.

En segundo lugar, para aquellos que no están cubiertos por las prestaciones por desempleo, las únicas redes de seguridad social disponibles son los programas de asistencia pública, pero muy pocos trabajadores son elegibles. Debido a una estricta prueba de elegibilidad, en junio de 1998, sólo alrededor del 8,8 por ciento de los desempleados recibían asistencia pública. La única protección alternativa son las redes de seguridad privadas, es decir, los ahorros privados y la ayuda de familiares y amigos. Los trabajadores cubiertos ni por las prestaciones por desempleo ni por los programas de asistencia pública representaban alrededor del 85 por ciento de los desempleados en junio de 1998. Para reducir este problema, se debería explorar el siguiente paquete de políticas. Primero, la expansión de la cobertura del seguro de desempleo debe acelerarse y la duración de los beneficios debe extenderse significativamente a al menos seis meses o un año sin ninguna condición. En segundo lugar, se debe relajar la prueba de elegibilidad del programa de asistencia pública. En tercer lugar, un programa de obras públicas, como el propuesto para el presupuesto de 1999, debería recibir más atención. Por último, deberían crearse nuevos recursos administrativos e instituciones para hacer frente al desempleo, un problema relativamente nuevo y poco conocido para Corea del Sur.

Otro tema social importante está relacionado con la fuerza de los sindicatos en Corea del Sur y su disposición a aceptar la reestructuración industrial. Los líderes sindicales, incluidos los radicales, son muy prácticos. No están orientados a la ideología. Su principal objetivo es mejorar el nivel de vida de sus bases. Los miembros de base apoyan el sindicalismo económico, no el sindicalismo político. Por tanto, no es probable que los sindicatos se resistan con demasiada fuerza a la reestructuración industrial. Como se indica en la Tabla 1, la afiliación, la penetración y las disputas sindicales han disminuido considerablemente desde sus puntos más altos a fines de la década de 1980. No ha habido una desviación significativa de esta tendencia desde que comenzó la crisis financiera asiática. Actualmente, a los sindicatos les preocupa que la carga de la reestructuración pueda imponerse injustamente en forma de despidos masivos. Los sindicatos se quejan de que la reforma empresarial y del sector público avanza con demasiada lentitud y que las empresas y el gobierno no están compartiendo las cargas de la reestructuración. Los sindicatos aceptarán los despidos a regañadientes, si el reparto de la carga se distribuye de forma justa.

Para fomentar una mayor cooperación con los trabajadores, el gobierno debería reactivar la Comisión Tripartita. La Comisión se estableció en enero de 1998, y los trabajadores, la administración y el gobierno discutieron juntos formas de superar la crisis económica. Sin embargo, tras algunos acuerdos iniciales en febrero de 1998, la Comisión perdió impulso. Una reactivación de la Comisión marcaría un paso significativo hacia la inclusión política del trabajo, que es indispensable no solo para una reestructuración económica exitosa sino también para el avance de la democracia en Corea. Al seguir estos pasos, las relaciones industriales y laborales no deberían ser un gran obstáculo para la reestructuración de la economía coreana.

Cuadro 1: Indicadores de las relaciones laborales en Corea del Sur, 1980-1998

Año miembros del sindicato Tasa de membresía Conflictos laborales Número de huelguistas Días de trabajadores perdidos
1980 948,000 14.7 206 49,000 61,000
1985 1,004,000 12.4 265 29,000 64,000
1986 1,036,000 12.3 276 47,000 72,000
1987 1,267,000 13.8 3,749 1,262,000 6,947,000
1988 1,707,000 17.8 1,873 293,000 5,401,000
1989 1,932,000 18.6 1,616 409,000 6,351,000
1990 1,887,000 16.2 322 134,000 4,487,000
1991 1,803,000 15.9 234 175,000 3,271,000
1992 1,735,000 15.0 235 105,000 1,528,000
1993 1,667,000 14.2 144 109,000 1,308,000
1994 1,659,000 13.5 121 104,000 1,484,000
1995 1,615,000 12.7 88 50,000 393,000
1996 1,598,000 12.2 85 79,000 893,000
1997 1,484,000 11.2 78 44,000 445,000
1998 1,514,000 12.5 89 106,000 1,095,000

* Para las cifras de 1998: afiliación sindical no oficial, sino declaraciones de los sindicatos; conflictos laborales a septiembre de 1998. Fuente: Ministerio de Trabajo, República de Corea

Rusia

Fondo

La crisis económica asiática afecta indirectamente a Rusia, ya que el contagio financiero global exacerbó los tiempos económicos ya difíciles para el país. De muchas formas, los problemas económicos asiáticos influyen marginalmente en las consideraciones estratégicas y políticas más amplias de Rusia en sus relaciones con los actores clave de la región. En particular, para el Lejano Oriente de Rusia, la crisis económica asiática socava las escasas perspectivas que existían para que la región aprovechara la integración con las anteriormente florecientes economías de Asia y el Pacífico. En este contexto, la futura viabilidad social, política y económica del Lejano Oriente ruso dependerá en gran medida de sus vínculos con Japón y China y, en menor medida, con otras importantes economías de la región.

A pesar de la presencia de Rusia en el noreste de Asia como una superpotencia en el pasado reciente, los vínculos de Rusia con la región en el comercio, las finanzas, la información, la demografía y otras áreas económicas, con la excepción de China, son muy limitados. Las estadísticas básicas ilustran esto de manera convincente: en 1997, la participación de Rusia en el comercio total dentro de la región de Asia y el Pacífico era inferior al 1 por ciento; en 1992-1997, la inversión extranjera directa en el Lejano Oriente ruso fue de sólo 2.800 millones de dólares EE.UU.

Durante los últimos años, la economía y la sociedad rusas han experimentado una transformación problemática, desigual pero aún evolutiva y relativamente pacífica de su economía de planificación centralizada a un modelo económico orientado al mercado, con una participación cada vez mayor de la propiedad privada y corporativa. Esta transformación multidimensional no tiene precedentes en la historia, dada la enorme economía, la gran población, la diversidad étnica y territorial y el legado histórico e ideológico de Rusia. A fines del verano de 1998, el contagio financiero asiático llegó a Rusia, y esta transición evidentemente entró en una nueva fase crítica: el rublo se devaluó, lo que provocó un aumento abrupto de la inflación y el déficit presupuestario creció a niveles récord, empujando al gobierno a incumplimiento de la mayoría de sus obligaciones internas y externas.

Durante estos años de transición, Rusia ha dependido sustancialmente de los préstamos de Occidente. La ayuda financiera proporcionada ya sea a nivel bilateral o a través de instituciones financieras internacionales, resultó ser una forma esencial (si no la principal) de relaciones económicas entre las principales economías de mercado del mundo y Rusia. Teniendo en cuenta estos antecedentes, el impacto más negativo de la crisis financiera asiática en Rusia radica en el hecho de que la creciente introspección de las potencias económicas asiáticas afectadas en su mayoría por la crisis -Japón y Corea en particular- y su preocupación por la rehabilitación y la reestructuración doméstica disminuirá seriamente. su capacidad para ayudar a apoyar a Rusia como donantes financieros o inversores. Otros en la región también serán cautelosos como inversores dadas sus propias preocupaciones nacionales y regionales a raíz de la crisis.

Respuesta de política

A la luz de la situación financiera, los políticos rusos se enfrentan a numerosos desafíos políticos. Dos en particular se relacionan con los vínculos de Rusia con el este de Asia. Una implica responder de manera que deje la puerta abierta a mejores relaciones económicas y políticas con Japón. De todos los estados de Asia-Pacífico afectados por la crisis, Japón es potencialmente el más capaz de invertir y el más probable de beneficiarse (en una perspectiva a largo plazo) de una presencia económica en el Lejano Oriente de Rusia. Sin embargo, antes de la crisis financiera asiática, el gobierno japonés y las entidades comerciales ya se estaban absteniendo de realizar inversiones sustanciales y no eran muy activos en los programas de ayuda internacional para Rusia. La postura japonesa estuvo motivada en parte por las deudas de la ex Unión Soviética con los bancos comerciales japoneses, pero principalmente por obstáculos políticos, el escollo de la cuestión de los territorios del norte. La solución de este problema, sensible a ambos países, fue considerada por el gobierno japonés como un prerrequisito necesario para cualquier inversión sustancial o ayuda económica seria a Rusia.

En abril de 1993, Japón acogió la conferencia especial del G-7 sobre ayuda a Rusia durante la cual se comprometió la suma total de US $ 52,2 mil millones a través de varios canales, pero solo menos de la mitad de esta cifra (US $ 23,4) finalmente llegó a Rusia al final. de 1998. En el comunicado final de la cumbre, Japón evitó hacer referencia a los Territorios del Norte, la primera vez desde la cumbre del G-7 de 1990 que no se incluyó tal pasaje. Más recientemente, ambos países mostraron una mayor flexibilidad en su enfoque del tema de los Territorios del Norte. El principal resultado de tres cumbres ruso-japonesas en 1997-1998 fue la intención anunciada de firmar un tratado de paz para el año 2000.

Si bien esto puede aumentar las perspectivas de los lazos políticos y económicos entre Rusia y Japón, las dificultades económicas de Japón y las obvias limitaciones que tienen para los programas de ayuda e inversión internacionales se están convirtiendo ahora en nuevos y serios impedimentos para mejorar las relaciones entre los dos países. . Es difícil pronosticar la gravedad de estos obstáculos o cuánto tardará la economía japonesa en recuperarse, aunque es probable que sean varios años. Conseguir un activismo inversor lo suficientemente fuerte como para afrontar los riesgos de la economía rusa llevará aún más tiempo. Mientras tanto, puede afectar negativamente las negociaciones del tratado de paz, debilitando los argumentos y posiciones de aquellas fuerzas dentro de Rusia, especialmente en la Duma, que apoyan las concesiones de Moscú en el tema de las islas.

También hay muchos argumentos razonables de que, incluso con un tratado de paz, es poco probable que la cooperación económica entre Japón y Rusia aumente a corto plazo. En primer lugar, el entorno de inversión en Rusia -sus dimensiones políticas, legales y económicas, especialmente a raíz de la crisis financiera en curso- no será atractivo para la consideración seria de Japón durante mucho tiempo. En segundo lugar, las principales prioridades de Japón en la cooperación económica con Rusia son la energía y los recursos. Estos proyectos son costosos, a largo plazo y requieren garantías gubernamentales, factores que dificultan la rápida implementación. En tercer lugar, durante las últimas décadas de estancamiento con Rusia, Japón invirtió en muchos proyectos de energía en el Medio Oriente, Indonesia y recientemente en Asia Central. Como resultado, no hay una necesidad inmediata y directa de la energía y los recursos de Rusia.

Un segundo gran desafío político para el liderazgo ruso con respecto a Asia oriental implica la integración del Lejano Oriente ruso de manera más directa en la región. La crisis económica asiática, especialmente si se prolonga el período de recuperación de las economías en crisis, impedirá obviamente la protointegración económica rusa con Asia-Pacífico. Si bien esto es negativo para cualquier país, afectará más a los forasteros como Rusia. Las posibilidades optimistas que se avecinaban frente a Rusia después de su admisión al grupo de Cooperación Económica Asia Pacífico (APEC) en 1997 están ahora en suspenso indefinido. Más que eso, la desaceleración de la integración asiática puede influir no solo en el ritmo, sino también en la dirección geoeconómica y el modelo de interacción de Rusia con las economías de Asia Pacífico.

Hay dos puntos de vista principales con respecto a la capacidad de Rusia para conectarse a la red económica y política de Asia. El primero estipula que la conexión directa de Rusia con el Pacífico a través de una zona bastante estrecha en la provincia marítima de Rusia con sus puertos libres de hielo (Vladivostok, Nakhodka) es la única ruta y la más favorable para los intereses políticos y económicos rusos a largo plazo. A pesar de su lejanía geográfica y vulnerabilidad, el área es potencialmente capaz de convertirse en la puerta de entrada de Rusia a la región del Pacífico. Sin embargo, más allá de esta zona, la mayor parte del Lejano Oriente de Rusia es tierra semiárida y subpoblada, que carece de transporte o infraestructura económica significativa. Está conectado al núcleo de Rusia por dos rutas ferroviarias principales y cuenta con una infraestructura económica y energética mínima para respaldar su cadena de empresas de orientación militar.

Los defensores de este punto de vista argumentan que para estar vinculada a las economías de Asia Pacífico, Rusia debería aprovechar al máximo la experiencia positiva de las Zonas Económicas Especiales (ZEE) de China. Aunque Rusia carece de los dos pilares principales del éxito de las ZEE chinas -una abundancia de mano de obra barata y capital de sus compatriotas en el extranjero- tiene algunos puntos fuertes alternativos que pueden ser de relativo interés para los inversores extranjeros. La fuerza laboral de Rusia es generalmente más calificada, lo que brinda mejores oportunidades para empresas conjuntas orientadas a la alta tecnología y la posibilidad de encontrar ciertos nichos en el mercado de Asia y el Pacífico. Las instalaciones de industrias de defensa reconvertidas y relativamente avanzadas en el Lejano Oriente podrían ser una ventaja para estas estrategias de exportación orientadas a la alta tecnología.

Una opinión contraria argumenta la inviabilidad del alcance directo de Rusia al Pacífico a través de sus puertos sin hielo. Los defensores cuestionan la capacidad del Lejano Oriente ruso para atraer capital extranjero sustancial. Para ello, prosigue el argumento, Rusia necesita programas nacionales serios para desarrollar infraestructuras regionales y fomentar la migración hacia el este. Sin embargo, estos costosos programas son demasiado ambiciosos para el futuro cercano.

Por lo tanto, surge una tercera posibilidad política para la integración política y económica rusa en la región: luchar por la permeabilidad económica de China y los puertos chinos en los mares de China Oriental y Meridional. Este escenario implica un nivel muy alto de cohesión política y estratégica entre Rusia y China, expandiendo el comercio, los intercambios de capital y de conocimientos técnicos a través de la frontera ahora amigable, la realización de la compatibilidad mutuamente ventajosa de las economías de ambos países y el desarrollo de un mayor nivel económico y político. interdependencia. Aunque no es evidente, esta compatibilidad ya existe en términos de mano de obra, capacidades técnicas y suficiencia de recursos energéticos.

Este escenario, aunque débil en algunos aspectos -el más obvio es la vulnerabilidad geoeconómica rusa y la dependencia de China- debería considerarse seriamente como una alternativa política viable. Los defensores de este enfoque argumentan que la presencia potencial efectiva de Rusia en el Pacífico, tanto económica como política, nunca será posible si se enfrentan a los intereses chinos. Además, este enfoque político puede aprovechar el estado positivo actual de las relaciones bilaterales entre Beijing y Moscú. Con la disminución de las posibilidades de flujos sustanciales de capital e inversión a Rusia desde Japón o Corea, la crisis tiende a favorecer un escenario de corto a mediano plazo orientado a China como estrategia de política rusa para su Lejano Oriente.

Este enfoque también reconoce las motivaciones chinas. Primero, la creciente debilidad de Rusia, las perspectivas de su posterior degradación e incluso la desintegración territorial, no son de interés a largo plazo de China. Debido en parte a su evolución interna, pero principalmente a su preocupación por las reformas económicas, Pekín ya no ve a Rusia como una amenaza o un rival. Por el contrario, Rusia y China, siendo dos estados que están reformando sus sociedades y economías en una dirección pro-mercado, mientras poseen un sistema de valores y prioridades políticas no occidentales, comparten cada vez más similitudes en sus interacciones con el mundo exterior. Numerosos signos recientes de crecientes vínculos geopolíticos y diplomáticos entre Moscú y Beijing lo confirman.

En segundo lugar, la posible conexión geoeconómica de Rusia a través de China con el Pacífico asiático coincide con la propia orientación geoestratégica de China. Muchos factores obvios indican que la geoestrategia de China ahora está orientada hacia el sur y sureste, la región donde se encuentran las provincias más dinámicas económicamente. Ésta es la dirección de los flujos financieros, de transporte y de materias primas más importantes hacia y desde China. La costa sureste más Taiwán es una región de importancia estratégica para China y también su área más vulnerable, dadas las debilidades relativas de la flota de China y la vulnerabilidad de sus comunicaciones marítimas. Con estas prioridades orientadas hacia el sur, Pekín buscaría estabilizar las relaciones con su vecino del norte. Por último, pero no menos importante, cualquier escenario de desarrollo para la economía de China prevé una creciente demanda de recursos y energía importados. Según varias estimaciones, el consumo total de energía de China oscilará entre el 10 y el 20 por ciento del total mundial a mediados de siglo. Debido a los esfuerzos de China para diversificar sus fuentes de energía, las fuentes menos costosas y estratégicamente vulnerables en Rusia y Asia Central probablemente recibirán una alta prioridad en Beijing.

Trascendencia

No hace falta decir que, dados los problemas económicos actuales de Rusia, una convergencia geoeconómica ruso-china es más un escenario para el futuro que para el presente. La agenda actual de Rusia es detener la mayor degradación de los territorios rusos al norte de la frontera ruso-china en lugar de adquirir la permeabilidad de los territorios chinos. La escasez económica y energética en el Lejano Oriente ruso ha desencadenado flujos migratorios de regreso al centro de Rusia, agravando el problema de subpoblación de la región. La provincia marítima, por nombrar sólo un ejemplo, está seriamente debilitada por conflictos prolongados, tanto personales como políticos, entre el gobernador de la provincia y el alcalde de la ciudad de Vladivostok. El gobernador de la provincia criticó la política territorial flexible de Moscú con China y, al hacerlo, influyó negativamente en la normalización bilateral hasta la demarcación total de la frontera en 1998.

La estabilización económica y política de Rusia es un requisito previo necesario para su sólido posicionamiento económico en el Pacífico asiático. Esta estabilización se puede lograr principalmente a través de esfuerzos internos, y solo entonces Rusia podrá beneficiarse de las prioridades políticas y económicas compartidas con otros estados, ya sea China o sus otros vecinos de Asia Pacífico.

Taiwán

Fondo

Como economía de mercado liberalizada, la República de China en Taiwán no es inmune a ninguna crisis financiera internacional. Desde la depreciación del baht tailandés a principios de julio de 1997, Taiwán se vio arrastrada gradualmente a esta tormenta financiera en expansión. Llevando con orgullo el título de milagro económico durante más de una década, el umbral de tolerancia de Taiwán al sufrimiento económico se ha vuelto muy bajo. A pesar de que los indicadores y las estadísticas muestran que Taiwán es la economía regional con mejor desempeño en la crisis, la gente en Taiwán todavía está preocupada por una nueva recesión en la situación económica. A fin de cuentas, se podría describir a Taiwán como alerta, pero no pesimista.

Los problemas financieros asiáticos afectaron a Taiwán en tres áreas generales: finanzas, economía e industria. El nuevo dólar de Taiwán se devaluó bruscamente, las tasas de interés subieron y el mercado de valores se desplomó. El crecimiento económico alcanzó su punto más bajo en décadas. Las exportaciones de Taiwán también sufrieron debido a que otros competidores en la región devaluaron sus monedas mucho más que las de Taiwán, lo que a su vez perjudicó la participación de mercado de Taiwán en el extranjero.

Una lista de determinadas estadísticas económicas ofrece una buena indicación de cómo le ha ido a Taiwán con el estallido de la crisis a mediados de 1997. Para empezar, el crecimiento económico de Taiwán se redujo al 5,1 por ciento en 1998, mucho más bajo que el objetivo del 6,7 por ciento. Al mismo tiempo, las exportaciones de Taiwán en 1998 disminuyeron un 9,4 por ciento con respecto a 1997, la caída más pronunciada en 43 años. Las importaciones también disminuyeron un 8,5 por ciento en 1998 por debajo de la cifra de 1997. En consecuencia, el superávit de comercio exterior disminuyó más del 20 por ciento a sólo US $ 5,9 mil millones, el nivel más bajo desde 1984. La producción industrial en los primeros 11 meses de 1998 fue 4,3 por ciento más alta que en el mismo período de 1997, pero la tasa de crecimiento alcanzó sólo la mitad. del récord de 1997. Debido en parte al crecimiento industrial, la tasa de desempleo de Taiwán fue sólo del 2,66 por ciento en los primeros 11 meses de 1998, en realidad un 0,1 por ciento menos que el 2,7 por ciento en 1997. Los precios internos en Taiwán se mantuvieron estables como el índice de precios al por mayor y el índice de precios al consumidor en el primer 11 meses de 1998 fue sólo un 1,6 por ciento más alto que el mismo período en 1997. Sin embargo, desde finales de junio de 1997 hasta noviembre de 1998, el nuevo dólar de Taiwán se devaluó un 14,2 por ciento y durante el mismo período el índice bursátil ponderado de Taiwán disminuyó un 20,5 por ciento. .

El gobierno de Taiwán utiliza un sistema de clasificación de cinco colores para medir el desempeño económico mensual del país con base en nueve indicadores económicos principales. Desde la crisis financiera asiática, Taiwán permaneció en la zona verde (crecimiento constante) hasta marzo de 1998. De marzo a septiembre de 1998, la calificación pasó a la zona amarillo-azul (desaceleración económica), y desde octubre de 1998, la economía cayó al zona azul que indica una economía en recesión para 1999.

Respuesta de política

Por lo tanto, Taiwán no ha sido inmune a las crisis financieras asiáticas y su economía ha sufrido en un grado considerable. No obstante, Taipei ha podido minimizar el impacto negativo del colapso económico asiático gracias a fundamentos económicos sólidos y medidas políticas eficaces. Taiwán tenía grandes reservas de divisas por un total de 83.500 millones de dólares a fines de 1997. Estas enormes reservas proporcionan a Taiwán confianza y crédito para afrontar desafíos financieros. Las cuentas corrientes de Taiwán están en buenas condiciones con solo una pequeña cantidad de deuda externa. Su deuda pública era de solo US $ 100 millones, mientras que la deuda del sector privado era de US $ 30 mil millones contra activos externos de US $ 35,5 mil millones. Además, las altas tasas de ahorro de Taiwán han superado la inversión cada año durante los últimos 10 años; Taiwán ha disfrutado de un superávit por cuenta corriente durante los últimos 10 años. La economía de Taiwán se basa principalmente en empresas pequeñas y medianas, que tienen mayor flexibilidad que las grandes corporaciones multinacionales para adaptarse a hacer frente a un entorno económico cambiante.

Taiwán inició sus medidas de liberalización económica y financiera, que han cubierto las tasas de interés, los tipos de cambio y el movimiento de capital, hace casi 15 años. El inicio temprano de la desregulación y nueva regulación del sistema bancario mantuvo a las instituciones financieras de Taiwán relativamente saludables antes de que estallara la crisis. El sistema de tipo de cambio flotante de Taiwán, vigente desde 1979, y las políticas prudentes del Banco Central de China al permitir que el mercado determine el tipo de cambio desde el 17 de octubre de 1997, han facilitado la capacidad de ajuste de la economía. Los tipos de cambio flexibles, respaldados por una intervención oportuna y decisiva del banco central, han garantizado un valor de la moneda estable.

Taiwán cree que su base económica está en buena forma y que la política de liberalización de los mercados financieros ha dado resultados positivos. En consecuencia, las medidas del gobierno para gestionar las crisis se centran en soluciones de ataque de precisión en lugar de reformar la estructura económica fundamental del país como otras economías asiáticas. En defensa de los valores de la moneda, Taipei generalmente le dio al mercado un viaje gratis con algunas intervenciones seleccionadas en los mercados de divisas para mantener el nuevo dólar taiwanés dentro de un rango razonable. En cuanto a los precios de las acciones, Taiwán reactivó su experiencia en tiempos de guerra aprendida durante la crisis de los misiles en 1996 al movilizar grandes bancos y conglomerados empresariales, junto con el gobierno, para formar fondos estabilizadores del mercado de valores e intervinieron conjuntamente para evitar una caída anormal del mercado de valores. Otras medidas incluyen proporcionar incentivos fiscales y garantías de tasas de interés bajas a los compradores de vivienda por primera vez a fin de superar las presiones deflacionarias en el mercado inmobiliario.

Para capear la tormenta financiera de una manera más organizada, el gobierno de Taiwán adoptó un paquete económico en agosto de 1998 destinado a estimular la demanda interna mediante el aumento del gasto público y la promoción de la inversión privada. Para aumentar el gasto público, por ejemplo, el gobierno está llevando a cabo varios planes que incluyen: sistemas de transporte público, un ferrocarril de alta velocidad a través de Taiwán y un sistema de transporte público entre el centro de Taipei y el Aeropuerto Internacional de Chiang Kai-Shek en Taoyuan; 24 proyectos de conservación del agua y protección del medio ambiente; una infraestructura de información nacional mejorada que incluye educación en información a nivel nacional, una red global de idioma chino y automatización de oficinas en todos los gobiernos locales. Según el gobierno, al aumentar el gasto público en los años fiscales 1999 y 2000, la economía de Taiwán aumentará su producción industrial a 12.500 millones de dólares, creará más de 130.000 puestos de trabajo y recaudará 31,5 millones de dólares adicionales en ingresos fiscales.

Para facilitar la inversión privada, el gobierno estableció un centro de coordinación para promover 541 proyectos de inversión en manufactura, once plantas de energía, dos grandes centros de procesamiento y transbordo de exportaciones y otras inversiones en hoteles, centros de entretenimiento y áreas turísticas. En términos comparativos, Taiwán ha podido minimizar el impacto económico negativo de las crisis financieras asiáticas y mantener el mejor historial de desempeño en la región.

Casi dos años después de la crisis financiera asiática, el índice de miseria financiera de Taiwán muestra que la isla es la economía menos afectada de la región. El índice representa las caídas combinadas en los tipos de cambio de divisas y los precios de las acciones de un país. Cuanto mayor es el cambio en la puntuación de un país con respecto al año anterior, más ha sufrido por la crisis económica de la región. El índice de Taiwán cayó 34,7 puntos entre julio de 1997 y noviembre de 1998, el segundo descenso más bajo entre todas las economías asiáticas después de los 31,4 puntos de Hong Kong. El declive de Taiwán se debió a una caída en los tipos de cambio y una caída de 20,5 puntos en el precio de las acciones. La segunda economía más grande del mundo, Japón, vio caer su puntaje 35,5 puntos, mientras que el índice de Singapur cayó 42,1 puntos. En peor situación estaban Filipinas, Tailandia, Corea del Sur y Malasia. Indonesia tuvo el peor desempeño con una caída de 114 puntos entre 1997 y 1998.

Trascendencia

Los indicadores económicos y las estadísticas muestran que Taiwán pudo evitar lo peor de la tormenta financiera. Además, los desarrollos en el frente social y político brindan más evidencia de que la gente en Taiwán respondió al caos regional de una manera única. Cuando la turbulencia financiera regional llevó a un cambio de gobierno en países como Japón, Corea, Indonesia y Tailandia, el gobierno gobernante del Kuomintang (KMT) en Taipei no pareció afectado. Durante las elecciones parlamentarias generales de diciembre de 1998, la crisis financiera asiática y los problemas económicos internos nunca se convirtieron en un tema importante de debate entre los candidatos. La gran victoria del gobernante KMT en las elecciones, en cierto modo, representó la aprobación general de la capacidad del gobierno para manejar los problemas económicos y financieros. De los 10 principales problemas internos en 1998 destacados por el club de prensa nacional de Taiwán, el pronunciamiento del presidente Clinton sobre la política de los tres noes y la reanudación del diálogo a través del Estrecho fueron los dos temas dominantes que llamaron la atención del pueblo taiwanés. Uno puede sorprenderse por el hecho de que los problemas financieros asiáticos ni siquiera figuran en la lista.

cuantos minutos en dos dias

Para Taiwán, la desventaja ha sido la incapacidad del gobierno de capitalizar el desempeño económico y la capacidad financiera relativamente buenos del país para acelerar la participación y visibilidad de Taiwán en los foros económicos internacionales. En primer lugar, Taipei consideró que la crisis le dio a Taiwán una oportunidad sin precedentes de utilizar su influencia financiera para mejorar sus relaciones bilaterales con varios países del sudeste asiático. Pero las visitas de alto nivel entre Taiwán y los países del sudeste asiático, incluso bajo el formato de tránsitos aeroportuarios, fueron fuertemente rechazadas por Beijing y resultaron en logros menores. En segundo lugar, dado que a Taiwán se le niega la membresía en el Fondo Monetario Internacional, la única forma de contribuir a los esfuerzos internacionales para manejar las crisis financieras era trabajar a través de mecanismos regionales multilaterales como APEC y el Banco Asiático de Desarrollo (ADB). Sin embargo, Estados Unidos y algunos gobiernos no querían que organizaciones ajenas al FMI presionasen por reformas financieras en algunos países asiáticos. Por lo tanto, el esfuerzo de Taiwán por aumentar su visibilidad internacional fracasó nuevamente.

En un tercer caso, Estados Unidos invitó a las siete principales naciones industrializadas y a más de una docena de economías recientemente desarrolladas a discutir formas de lidiar con la crisis financiera global. Desafortunadamente, con la fuerte oposición de China, el ministro de finanzas y el gobernador del banco central de Taiwán no fueron invitados a Washington en el verano de 1998. En el caso más reciente, el presidente Lee Teng-hui sugirió a principios de 1998 que Taiwán y China continental cooperaran para hacer frente a la crisis. Crisis financiera del sudeste asiático y principal enviado a través del Estrecho de Taiwán, CF Koo, sugirió la idea nuevamente cuando visitó Beijing en octubre de 1998. Hasta ahora Beijing no ha respondido.

Según las estadísticas publicadas por el gobierno, desde la crisis financiera asiática, el desempeño económico del primer año de Taiwán fue excelente para los estándares asiáticos. En resumen, a pesar del impacto negativo de la crisis, Taiwán sigue disponiendo de energía y capital adicionales para afrontar los problemas financieros regionales y ofrecer asistencia a los vecinos que la necesiten.