Triunfos de la diplomacia: Grecia y Macedonia resuelven disputa de nombres

Mientras el mundo se concentra en las negociaciones entre Estados Unidos y Corea del Norte, el anuncio de hoy de una resolución al prolongado desacuerdo entre Grecia y Macedonia sobre el nombre de esta última es testimonio del triunfo de la diplomacia paciente. Si bien las sucesivas administraciones estadounidenses han apoyado activamente este esfuerzo, la administración Trump merece felicitaciones por el compromiso silencioso que ayudó a empujarlo más allá de la línea.



cuando durante el año es más larga la luz del día

La disputa por el nombre se remonta a la disolución de Yugoslavia en 1991, cuando el país independencia declarada como la República de Macedonia. Atenas se opuso al reconocimiento internacional del nombre del nuevo país, que compartía con una región del norte de Grecia, dada la preocupación de que pudiera implicar reclamos territoriales. Como compromiso, el país se unió a las Naciones Unidas en 1993 con un nombre provisional (ex República Yugoslava de Macedonia). Tras un embargo comercial griego de 19 meses, macedonia enmendó su constitución y cambió su bandera en 1995. Sin embargo, Grecia le impidió unirse a la OTAN o iniciar conversaciones de adhesión con la Unión Europea (UE) hasta que la cuestión del nombre se resolviera definitivamente.

Después de años de esfuerzos fallidos, la política estaba madura en ambos países para un acuerdo. En Macedonia, la falta de progreso en la integración euroatlántica contribuyó al retroceso democrático durante la última década. El gobierno del primer ministro Nikola Gruevski tomó acciones que provocaron a su vecino del sur. En 2006 nombrada El aeropuerto de Skopje después de Alejandro Magno (el antiguo rey griego que controlaba el territorio que incluía la región griega de Macedonia), y en 2011 erigido una estatua de 72 pies de él en la capital. Tras una crisis política de dos años dominada por un escándalo de corrupción y violencia en el parlamento, el elección del primer ministro Zoran Zaev el verano pasado marcó el primer cambio de poder en 11 años. Su gobierno de centroizquierda enfrentó una economía débil, tensas relaciones étnicas e instituciones políticas en deterioro. Motivado para resolver el problema del nombre, deshizo los irritantes del aeropuerto y la estatua como gestos de buena voluntad.





Zaev encontró un socio listo en el primer ministro griego Alexis Tsipras, quien estaba libre del bagaje ideológico que plagaba a sus predecesores, políticamente seguro después de su muerte en septiembre de 2015. reelección y dispuesto a entablar negociaciones pragmáticas. Habiendo sido visto inicialmente como un paria en Europa dadas sus opiniones políticas poco ortodoxas y las dificultades económicas del país, el acuerdo lo ayuda a reformularlo como un solucionador de problemas y líder regional. Después de iniciar negociaciones el año pasado , estos primeros ministros jóvenes y progresistas encontraron puntos en común y demostraron valentía política al hacer compromisos difíciles.

¿Podemos ver la lluvia de meteoritos esta noche?

Hoy temprano, Tsipras y Zaev hablaron por teléfono para finalizar el trato. Tsipras dio la buena noticia cuando informado El presidente griego, Prokopis Pavlopoulos, durante una reunión televisada, informó que se había alcanzado un acuerdo. en un conferencia de prensa , él Anunciado El nuevo nombre del país será República de Macedonia del Norte (Severna Makedonija), un nombre compuesto con un modificador geográfico para distinguir el país del vecino territorio griego. Macedonia cambiará su nombre constitucional para todos los usos (erga omnes) y eliminará cualquier elemento percibido como irredentista. Su idioma será el macedonio y su gente será conocida como macedonios (ciudadanos de la República de Macedonia del Norte). Zaev celebró una conferencia de prensa simultánea. Los líderes firmarán el acuerdo este fin de semana a orillas del lago Prespa a lo largo de las fronteras de sus países.



Este acuerdo llega justo a tiempo para finalizar los preparativos antes de la reunión del Consejo de la UE a finales de este mes y la cumbre de la OTAN en julio. Es probable que ambas instituciones extiendan invitaciones provisionales con condiciones. La OTAN debería ser un proceso más fluido, ya que la Alianza estaba dispuesta a invitar a Macedonia a la Cumbre de Bucarest 2008 junto con las vecinas Albania y Croacia; todos los estados miembros deberán ratificar el tratado de adhesión. La adhesión a la UE llevará más tiempo: se necesitan más reformas en Skopje, además holandés y francés Los líderes han expresado su oposición a la ampliación del sindicato antes de abordar las debilidades internas.

Aún queda un camino difícil por delante, ya que tanto Grecia como Macedonia se han enfrentado a protestas a gran escala en las últimas semanas y más por venir. El ministro de Defensa griego y socio de la coalición de derecha de Tsipras, Panos Kammenos, ya prevenido su partido no apoyará ningún nombre que incluya la palabra Macedonia; sin embargo, no derrocará al gobierno, especialmente ahora que Grecia se prepara para salir de su tercer rescate financiero internacional en agosto. En Skopje, el presidente Gjorge Ivanov ha dicho cualquier acuerdo no debería requerir cambios en la constitución del país o el nombre utilizado en el país. También existe la preocupación de que Rusia, que se opone a la expansión de la OTAN, haya lanzado un campaña de desinformación para avivar la oposición. El gobierno debe ratificar el acuerdo bilateral en el parlamento, celebrar un referéndum (que prometió para el otoño) y reformar la constitución. Solo entonces el gobierno griego ratificará el acuerdo. Con las elecciones griegas previstas para el próximo año, los retrasos prolongados por parte de Macedonia podrían arruinar el acuerdo si Tsipras no logra ser reelegido.

Estados Unidos ha mantenido una diplomacia silenciosa en los últimos meses, encabezada por el subsecretario de Estado para Asuntos Europeos, Wess Mitchell, y con el apoyo de embajadores en Atenas y Skopje. Durante una visita a la región en marzo, Mitchell, con razón observado que las condiciones para llegar a un compromiso eran mejores que nunca. Altas figuras de la administración han brindado su apoyo: Secretario de Defensa Jim Mattis se reunió con la ministra de Defensa de Macedonia, Radmila Shekerinska, a principios de mayo, y la vicepresidenta Mike Pence llamó al primer ministro griego Tsipras a mediados de mayo, y el canciller griego, Nikos Kotzias, se reunió con el secretario de Estado Mike Pompeo y asesor de seguridad nacional John Bolton en Washington varios días después. El mérito especial es para Matthew Nimetz, un diplomático estadounidense de 78 años que ha servido como Representante Especial de las Naciones Unidas para la cuestión del nombre desde 1999. La Unión Europea intensificó su compromiso en los últimos meses, celebrando su primera Unión Europea-Balcanes Occidentales cumbre en 15 años en mayo. Otros líderes europeos también expresaron su apoyo, con la canciller alemana Angela. Merkel recibir a Zaev en Berlín en febrero y a la Primera Ministra británica Theresa Mayo visitando Skopje a mediados de mayo.



El acuerdo de hoy dará a Atenas la tranquilidad de tener un vecino aliado de la OTAN en el camino hacia la adhesión a la UE, impulsará el sentimiento de pertenencia de Skopje a la comunidad internacional y aumentará los lazos comerciales y de inversión entre ellos. La integración euroatlántica ayudará a consolidar la democracia de Macedonia, las reformas de libre mercado y la lucha contra la corrupción. También contrarrestará la creciente influencia de terceros países (en particular Rusia, Arabia Saudita y Turquía) en los Balcanes Occidentales. Por último, la resolución de esta disputa de larga data brinda esperanza en una región llena de conflictos y da fe del valor de un compromiso diplomático sostenido.

¿En qué barco navegó Colón?