Rayos cósmicos de los cuásares

Localización Observatorio Real

22 de noviembre de 2007



La Tierra es bombardeada constantemente por partículas de alta energía del espacio, rayos cósmicos. La mayoría son protones, las partículas con carga positiva que normalmente viven en los núcleos de los átomos. Muchos provienen del sol, pero los rayos cósmicos de mayor energía son un enigma. Algunos tienen energías apenas creíbles, mucho más allá de lo que podría producir cualquier acelerador de partículas concebible aquí en la Tierra. No sabemos de dónde vinieron, cómo pudieron llegar aquí, y no tenemos idea de qué proceso podría darles tan estupendas energías. Ahora, un nuevo observatorio ha permitido la colaboración de más de 300 científicos para responder a la primera de estas preguntas. Con un conjunto de 1600 detectores que se extienden por más de 3000 km2 de Argentina, el Observatorio Pierre Auger detecta las lluvias de partículas generadas cuando los rayos cósmicos de alta energía chocan contra las moléculas de aire. Los investigadores han descubierto que el origen de los rayos cósmicos de mayor energía son los cuásares. Todas las galaxias tienen agujeros negros en su centro. En algunas galaxias, el gas y las estrellas están cayendo en el agujero negro central y, como resultado, se irradian cantidades prodigiosas de energía, convirtiendo el núcleo de la galaxia en un quásar brillante. Cómo los cuásares pueden generar rayos cósmicos de tan alta energía es un misterio total.