Construyendo la economía de los ODS: necesidades, gasto y financiamiento para el logro universal de los Objetivos de Desarrollo Sostenible

Verter varios colores de pintura en un solo balde produce un charco de lodo gris, no un arco iris brillante. De manera similar, cuando se trata de discusiones sobre la financiación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), mezclar demasiados temas en el mismo debate genera confusión en las políticas en lugar de avances prácticos. Por ejemplo, el refrán común de miles de millones a billones sobre el financiamiento de los ODS cae en esta trampa. Si bien originalmente era un dispositivo útil para llamar la atención sobre la necesidad de un cambio de paradigma en el financiamiento, incluso de fuentes privadas, el énfasis del meme en los megaagregados es ahora una distracción de las consideraciones operativas.



El propósito del financiamiento de los ODS es garantizar que la combinación adecuada de recursos esté disponible en los lugares correctos en el momento adecuado para resolver problemas específicos del mundo real. Estos incluyen desafíos como la privación de las necesidades humanas básicas, las enfermedades no transmisibles inducidas por la obesidad, la pérdida de especies de la tierra y los océanos y las emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera. Los ODS solo se financiarán y alcanzarán de manera adecuada cuando haya claridad sobre cada uno de los problemas subyacentes que deben resolverse, sobre los respectivos mecanismos necesarios para abordarlos y sobre la combinación adecuada y el volumen de recursos necesarios para su implementación. En este documento, hacemos hincapié en la necesidad de pensar más allá de los agregados de financiamiento para una descripción más detallada de tipos específicos de brechas de recursos en países específicos. Reducimos los problemas del panorama general para alentar a acercarnos a los aspectos prácticos.

Nuestro punto de partida es preguntarnos qué se necesitará para construir una nueva economía global que sea consistente con los ODS, incluido el imperativo de abordar el cambio climático. Pensamos en una economía de los ODS como aquella en la que se cumplen las aspiraciones de dos acuerdos fundamentales sobre desarrollo sostenible. Uno está incrustado en el tercer párrafo de la resolución de las Naciones Unidas de 2015 (70/1) que nos otorgó los ODS, titulada Transformar nuestro mundo: la Agenda 2030 para el desarrollo sostenible. Ofrece una descripción concisa de la ambición general:





Decidimos, de aquí a 2030, acabar con la pobreza y el hambre en todas partes; combatir las desigualdades dentro y entre países; construir sociedades pacíficas, justas e inclusivas; proteger los derechos humanos y promover la igualdad de género y el empoderamiento de mujeres y niñas; y asegurar la protección duradera del planeta y sus recursos naturales. Decidimos también crear las condiciones para un crecimiento económico sostenible, inclusivo y sostenido, la prosperidad compartida y el trabajo decente para todos, teniendo en cuenta los diferentes niveles de desarrollo y capacidades nacionales.

El segundo acuerdo fundamental está incluido en el párrafo 12 de la Agenda de Acción de Addis Abeba 2015 de la ONU sobre la financiación para el desarrollo. Se compromete con un nuevo pacto social, uno que brinde protección social y servicios públicos esenciales para todos:



Para poner fin a la pobreza en todas sus formas en todo el mundo y terminar la asignatura pendiente de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, nos comprometemos con un nuevo pacto social. En este esfuerzo, proporcionaremos sistemas y medidas de protección social fiscalmente sostenibles y apropiados a nivel nacional para todos, incluidos los pisos, con un enfoque en los que se encuentran más por debajo de la línea de pobreza y los vulnerables, las personas con discapacidad, los indígenas, los niños, los jóvenes y las personas mayores. . También alentamos a los países a considerar el establecimiento de objetivos de gasto apropiados a nivel nacional para inversiones de calidad en servicios públicos esenciales para todos, incluida la salud, la educación, la energía, el agua y el saneamiento, en consonancia con las estrategias nacionales de desarrollo sostenible.

Dentro de este compromiso de Addis, el énfasis en los objetivos de gasto apropiados a nivel nacional es crucial. Addis no previó una estimación puntual única de las necesidades de gasto para todos, sino que permitió la diferenciación de países. Por lo tanto, cada país tiene un camino fiscal único para desarrollar su propia economía de los ODS.

En última instancia, las economías de los ODS requieren la creación de servicios públicos y sistemas sociales que hagan tres cosas: garantizar que los servicios públicos esenciales estén disponibles para todos los seres humanos; construir ciudades e industrias de rápido crecimiento que también tengan éxito en términos ambientales y sociales; y modernizar las ciudades e industrias actualmente avanzadas que aún no están cumpliendo una serie de resultados de los ODS, como el sistema alimentario mundial y sus efectos adversos sobre la salud y el medio ambiente. Para avanzar hacia esta visión, todos los segmentos de la sociedad deben contribuir. El sector privado es crucial para muchas tareas, pero el sector público es dominante para abordar las fallas del mercado y de coordinación que hacen que persistan los desafíos de los ODS.



En este documento, nos concentramos en lo que los propios gobiernos deben hacer a través del gasto público, no porque sea la única forma de gasto relevante para los ODS, ni mucho menos, sino porque es la forma de gasto más directamente bajo el ámbito de los responsables de la formulación de políticas. Al hacer esto, podemos aclarar evaluaciones de tipo de orden de magnitud de la naturaleza de los volúmenes de gasto público requeridos para los ODS. Suponiendo que los dólares privados son complementos de los dólares públicos, las estimaciones de este documento pueden considerarse como límites inferiores aproximados para los requisitos de financiamiento y gasto de los ODS.