La amenaza de puerta trasera para el cifrado

Esta publicación apareció originalmente en el página de opinión del Boston Globe el 1 de octubre de 2015.



A medida que intensifican una campaña para el acceso de puerta trasera a la información en iPhones y otros dispositivos con cifrado, algunos líderes policiales pintan una visión oscura de la tecnología. Manhattan DA Cyrus Vance sugiere que las contraseñas en los teléfonos inteligentes bloquearon la identificación de un asesino. El primer ministro británico, David Cameron, ve un refugio seguro para los terroristas en lugares oscuros. El director del FBI, James Comey, alude a los teléfonos que emiten mensajes diabólicos en los bolsillos de los reclutas de ISIS y dice que el cifrado generalizado amenaza con llevarnos a un lugar muy, muy oscuro.

Claro, es el trabajo de los agentes de la ley mirar el lado oscuro y concentrarse en proteger a las personas y atrapar a los delincuentes. Pero el mal reside en los terroristas y los delincuentes, no en los teléfonos o las aplicaciones que utilizan. Los teléfonos móviles son objetivos simplemente porque se han convertido en nuevas y ricas fuentes de evidencia para la aplicación de la ley. El presidente del Tribunal Supremo, John Roberts, los llamó ventanas a toda nuestra vida.





Comey reconoce que los beneficios de un cifrado sólido pueden superar los costos, pero dice que parte de mi trabajo es asegurarme de que el debate se base en una comprensión razonable de los costos. Parte de mi trabajo en el Departamento de Comercio hace unos años era asegurarme de que el debate gubernamental sobre cuestiones de seguridad y aplicación de la ley se basara en una comprensión razonable de los costos para la seguridad y la privacidad, la innovación, el crecimiento económico y los valores democráticos en el mundo.

Con puertas traseras, estos costos son reales. Los principales criptólogos han detallado cómo las puertas traseras crearían graves riesgos de seguridad. Comey ha sugerido al Congreso que las empresas de tecnología pueden resolver este problema si dedican suficiente tiempo a ello. Sin embargo, ninguna cantidad de pensamiento mágico puede deshacer la contradicción entre promover un cifrado sólido como defensa contra el aluvión del robo de identidad, el espionaje y otros delitos cibernéticos al tiempo que abre nuevas vulnerabilidades.



Existe una gran necesidad de fortalecer la seguridad de los datos en todas partes, y no hay una forma realista de dejar una puerta abierta para los buenos y las democracias que tienen controles y equilibrios rigurosos, pero no para los ciberdelincuentes o los estados autoritarios.

Las puertas traseras socavan no solo la seguridad, sino también la posición competitiva de las empresas estadounidenses que están tratando de fortalecer la confianza global en sus marcas y las percepciones correctas de acceso directo para la inteligencia estadounidense y la aplicación de la ley dejadas por las filtraciones de Snowden.

primera película de ciencia ficción

Si se adoptan puertas traseras para los productos estadounidenses, las personas que intentan mantener la información segura, ya sea por razones benignas o nefastas, recurrirán a alternativas como teléfonos baratos, dispositivos vendidos en otros países y aplicaciones de cifrado.



Estados Unidos enfrentaría la opción de unirse a las filas de países que intentan bloquear dispositivos y servicios. Ese dilema muestra otro costo importante de las puertas traseras: socavan la posición de Estados Unidos en el mundo.

quien desarrolló el telescopio

Estados Unidos ha promovido tecnologías que ayudan a los activistas democráticos a evitar la vigilancia de gobiernos represivos, ha objetado las medidas en India y China que implican puertas traseras o bloquean las importaciones de dispositivos cifrados como Blackberries, y ha tomado medidas sin precedentes para brindar transparencia y límites a la recopilación de inteligencia extranjera. Sin embargo, si Estados Unidos adopta requisitos de puerta trasera, sin importar cuán limitado sean los controles y contrapesos, enfrentará gritos de hipocresía.

En el contexto de las discusiones del presidente Obama con el presidente chino, Xi Jinping, sobre la ciberseguridad, hay preocupaciones sobre las medidas chinas que requieren tecnología de la información segura y controlable y afirman la soberanía de Internet. Es difícil imaginar a nuestro presidente avanzando en tales preocupaciones si su propio gobierno está contemplando puertas traseras.



Al final, el propio presidente probablemente tendrá que decidir dónde sale su administración por puertas traseras. Cuando lo haga, tendrá que tomar partido.

Las opciones son menos crudas de lo que implica el meme de la aplicación de la ley que se oscurece. Aun así, puede ser, como ha escrito el presidente del Tribunal Supremo Roberts, que los teléfonos móviles se hayan convertido en herramientas importantes para facilitar la coordinación y la comunicación entre los miembros de empresas delictivas, pero la privacidad tiene un coste. Lo mismo ocurre con la seguridad y la confianza.

Ha llegado el momento de que el presidente cierre la puerta a las puertas traseras y envíe un mensaje claro al mundo de que la tecnología estadounidense es un instrumento confiable de libertad.